Un po­li­cial prehis­tó­ri­co

Los an­tro­pó­lo­gos quie­ren sa­ber quién ma­tó a las otras es­pe­cies hu­ma­nas y tie­nen un sos­pe­cho­so.

Los Andes - Rumbos - - FUTURO IMPERFECTO - POR VIC­TOR T. LAURENCENA vic­tor­lau­ren­ce­na@gmail.com

Des­de que te­ne­mos re­gis­tro, los Ho­mo sa­piens nos he­mos creí­do el cen­tro de la crea­ción, se­res di­fe­ren­tes del res­to. Es en­ten­di­ble, ya que nues­tros pa­rien­tes más cer­ca­nos son los chim­pan­cés, que si bien pue­den usar he­rra­mien­tas y ma­ni­pu­lar a otros miem­bros de su co­mu­ni­dad, di­fí­cil­men­te empiecen a ado­rar dio­ses o fun­den un im­pe­rio. Por eso, a la no­che, mi­ra­mos al cie­lo y nos pre­gun­ta­mos si es­ta­mos so­los en el uni­ver­so, sin sa­ber que la res­pues­ta no es­tá en las es­tre­llas, sino acá mis­mo. En De Ani­ma­les a dio­ses, Yu­val Noah Ha­ra­ri afir­ma que es­ta­mos acos­tum­bra­dos a pen­sar que so­mos la úni­ca es­pe­cie hu­ma­na “por­que du­ran­te los úl­ti­mos 10.000 años he­mos si­do, efec­ti­va­men­te, la úni­ca”. Pe­ro un “hu­mano” es un ani­mal que per­te­ne­ce al gé­ne­ro “Ho­mo” y, en ese sen­ti­do, no so­mos es­pe­cia­les; só­lo los úni­cos que que­da­mos vi­vos. De he­cho, ha­ce 80.000 años coexistían cin­co es­pe­cies hu­ma­nas: Ho­mo sa­piens, nean­der­ta­les, Ho­mo erec­tus, de­ni­so­va­nos y Ho­mo flo­re­sien­sis.

Ha­ce 65 mil años, los sa­piens de­ja­mos Áfri­ca y co­men­za­mos la con­quis­ta del pla­ne­ta. Sin em­bar­go, el mun­do ya te­nía ha­bi­tan­tes, des­cen­dien­tes de una pri­me­ra ola mi­gra­to­ria que hi­zo lo mis­mo, pe­ro dos mi­llones de años an­tes. En Eu­ro­pa nos en­con­tra­mos con el nean­der­tal, un her­mano nues­tro adap­ta­do a las he­la­das tem­pe­ra­tu­ras de la úl­ti­ma gla­cia­ción. Ellos lle­va­ban una vi­da si­mi­lar a la nues­tra por aque­lla épo­ca: te­nían he­rra­mien­tas de pie­dra; con­tro­la­ban el fue­go; lu­cían co­lla­res de­co­ra­ti­vos; cui­da­ban a los en­fer­mos; y en­te­rra­ban a sus muer­tos. Por si es­to fue­ra po­co, hi­cie­ron la obra de ar­te más an­ti­gua que se co­no­ce. Ha­ce 67 mil años, un nean­der­tal pin­tó una mano en una cue­va de Es­pa­ña, “mi­les de años an­tes que los sa­piens”, afir­mó el ar­queó­lo­go João Zil­hão. “A ni­vel cog­ni­ti­vo y del pen­sa­mien­to sim­bó­li­co, no eran di­fe­ren­tes de los hu­ma­nos mo­der­nos”. Si bien las cau­sas de su ex­tin­ción aún ali­men­tan aca­lo­ra­dos de­ba­tes, la teo­ría más apo­ya­da afir­ma que les ga­na­mos en la com­pe­ten­cia por el ali­men­to o que di­rec­ta­men­te fue un ge­no­ci­dio. Sin em­bar­go, an­tes de de­jar es­te mun­do, unos po­cos nean­der­ta­les tu­vie­ron se­xo y con­ci­bie­ron hi­jos con sa­piens, tal co­mo pue­de ver­se en per­so­nas ac­tua­les que con­ser­van en su ADN ras­tros de es­ta es­pe­cie ex­tin­ta. “Si los nean­der­ta­les hu­bie­ran so­bre­vi­vi­do, ¿nos ima­gi­na­ría­mos que so­mos una cria­tu­ra di­fe­ren­te? Qui­zá por eso nues­tros an­te­pa­sa­dos los eli­mi­na­ron. Eran de­ma­sia­do fa­mi­lia­res pa­ra ig­no­rar­los, pe­ro de­ma­sia­do di­fe­ren­tes pa­ra to­le­rar­los”, re­fle­xio­na Ha­ra­ri. El Ho­mo erec­tus se ex­tin­guió ha­ce 70 mil años; el hom­bre de De­ni­so­va ha­ce 40 mil; el nean­der­tal, 30; y el Ho­mo flo­re­sien­sis, ape­nas do­ce. Na­cie­ron, vi­vie­ron, tal vez ama­ron, y mu­rie­ron. Lo úni­co que de­ja­ron son fó­si­les, briz­nas de ADN y la per­tur­ba­do­ra sos­pe­cha de que los ma­ta­mos a to­dos. •

HA­CE 80.000 AÑOS, COEXISTÍAN CIN­CO ES­PE­CIES HU­MA­NAS... ¿QUÉ FUE LO QUE LES PA­SÓ?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.