La ni­ña de Abra Pam­pa

(Re­crea­ción de una le­yen­da in­cai­ca)

Los Andes - Rumbos - - BAJORELIEVE - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Los in­cas, una ci­vi­li­za­ción ade­lan­ta­da y con un gran sen­ti­do ar­tís­ti­co, des­ta­ca­ron tam­bién en las com­ple­jas for­mas de in­ter­pre­tar el mun­do que los ro­dea­ba a tra­vés de sus le­yen­das.

Una de es­tas es la his­to­ria de un pue­bli­to que que­dó des­ha­bi­ta­do por el frío: en Abra Pam­pa, las plan­tas que, con sus flo­res, ale­gra­ban el lu­gar, se re­tra­je­ron de tal for­ma que de­sa­pa­re­cie­ron ba­jo la tie­rra, que aún con­ser­va­ba un al­go de ca­lor: el ca­se­río que­dó en­cla­va­do en un pai­sa­je co­lor gre­da, sin to­nos que ale­gra­ran la des­nu­dez de las mon­ta­ñas, que llo­ra­ron are­na. Y co­mo se con­vir­tie­ra en un lu­gar muy tris­te, sus ha­bi­tan­tes co­men­za­ron a aban­do­nar la tie­rra de sus abue­los.

Pron­to el si­len­cio se asen­tó en el va­lle ocu­pan­do los es­pa­cios don­de an­tes se oía el cha­ran­go o la que­na, don­de los jó­ve­nes gue­rre­ros can­ta­ban pa­ra las jó­ve­nes que iban por agua al río; nin­gu­na son­ri­sa vo­la­ba de es­tos a aqué­llas, nin­gu­na co­pla in­ten­ta­ba enamo­rar­las.

Pe­ro un día lle­gó una ni­ña que ve­nía de tie­rras le­ja­nas, y al ver tan­ta so­le­dad y tan­to pai­sa­je de un so­lo co­lor, pen­só que bien po­día ella lle­nar­lo de ta­llos ver­des, de flo­res per­fu­ma­das y de can­tos de pájaros. Y en­ton­ces, con el de­do, ima­gi­nan­do co­lo­res, co­men­zó a pin­tar en el ai­re (que el Vien­to, cu­rio­so an­te la in­tru­sa, ha­bía de­ja­do in­mó- vil): di­bu­jó cho­zas en el va­lle, pin­tó flo­res so­bre las fal­das de los mon­tes, fran­jas de co­lo­res so­bre las cues­tas, ar­bo­li­tos en cu­yas ra­mas se po­sa­ban los pájaros y una nu­be muy blan­ca na­ve­gan­do co­mo una ca­noa en el cie­lo…

Y a me­di­da que el ai­re se en­ti­bia­ba y el frío se re­traía más allá de las pro­fun­das que­bra­das, lla­mó a la pri­ma­ve­ra pa­ra pre­gun­tar­le si no po­día vol­ver allí, de vi­si­ta, una vez al año. Pe­ro mien­tras ella ha­bla­ba con la pri­ma­ve­ra, que lle­gó ro­dea­da de pájaros, pa­só un hom­bre arrean-

Al ver el tris­te pai­sa­je, la pe­que­ña co­men­zó a pin­tar con el de­do en el ai­re... Di­bu­jó cho­zas, flo­res, nu­bes, ar­bo­li­tos y pájaros.

do unas lla­mas, y al ver las flo­res, las fal­das ver­dean­do, las cho­zas des­ha­bi­ta­das y un lin­do co­rral he­cho de he­bras de co­lo­res, de­ci­dió que­dar­se. Esa no­che, le pi­dió al vien­to que vo­la­ra has­ta el pue­blo ve­cino y le di­je­se a su fa­mi­lia que es­ta­ba en Abra Pam­pa y que po­dían ir a vi­vir con él.

Sin que na­die su­pie­se por dón­de ha­bía ve­ni­do, la jo­ven­ci­ta se fue sin que na­die la vie­ra par­tir, pe­ro pron­to lle­gó la her­ma­na del pas­tor con sus ca­bri­tas, y su pa­dre, ya muy vie­jo, con sus ga­lli­ni­tas ne­gras, y una de sus ve­ci­nas con el hu­so y su ovi­llo, y pron­to to­das las ca­si­tas que la jo­ven pin­ta­ra con el de­do es­ta­ban ha­bi­ta­das.

A al­guien se le ocu­rrió ha­cer una pla­za; con pie­dras, hi­cie­ron un ca­mi­ni­to pa­ra pa­sar el río; al­guien en­cen­dió fue­go y otro co­men­zó a ha­cer va­si­jas de ba­rro; pron­to las mu­je­res co­men­za­ron a sa­car sus te­la­res al re­pa­ro del ale­ro y a en­ga­la­nar sus cer­cos con las la­nas co­lo­rea­das con las raí­ces y los pé­ta­los de las flo­res.

El hu­mo que se veía des­de le­jos avi­sa­ba a los via­je­ros que allí ha­bía bue­na gen­te tra­ba­jan­do, sem­bran­do, hi­lan­do y co­ci­nan­do: se­gu­ra­men­te les brin­da­rían un lu­gar pa­ra pa­sar la no­che al la­do del fue­go, un cán­ta­ro pa­ra la sed, una man­ta pa­ra el frío, y al­gún pla­to de co­mi­da.

Y des­de que par­tió la jo­ven, Abra Pam­pa ya nun­ca es­tu­vo des­ha­bi­ta­da. Ca­da no­che, el an­ciano de la ca­sa se sien­ta ba­jo las es­tre­llas y cuen­ta a los más pe­que­ños la his­to­ria de la ni­ña que, con sus de­dos, pin­tó un pue­bli­to en la he­la­da mon­ta­ña ro­deán­do­lo de flo­res y de pájaros.

Su­ge­ren­cias: 1) Bus­car en bi­blio­te­cas de ba­rrio Poe­sía, mú­si­ca y dan­za in­ca, de la Co­lec­ción Mar Dul­ce; 2) Bus­car en usa­dos: Ri­tos y fá­bu­las de los In­cas, de Cris­tó­bal de Mo­li­na; 3) Ver las nue­vas pu­bli­ca­cio­nes pa­ra ni­ños so­bre el te­ma. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.