En­tre el ma­te y el wok, un via­je a la vida de los “ar­gen­chi­nos”

Ca­da vez son más los com­pa­trio­tas que se aven­tu­ran 19.000 ki­ló­me­tros a tra­vés del océano pa­ra vi­vir el nue­vo “sue­ño chino”. ¿Có­mo es la vida co­ti­dia­na en uno de los paí­ses más pu­jan­tes y enig­má­ti­cos? Tres ar­gen­ti­nos del in­te­rior nos lo cuen­tan.

Los Andes - Rumbos - - PSICOLOGÍA - POR AYE IÑI­GO, DES­DE PE­KÍN

CUAN­DO BRIAN GON­ZÁ­LEZ en­tró a la far­ma­cia y pi­dió el me­di­ca­men­to ha­blan­do en un man­da­rín in­ta­cha­ble, la em­plea­da chi­na se asom­bró. “A ver, sa­ca­te los an­te­ojos”, le pi­dió, sin po­der creer que el que es­ta­ba ha­blan­do era un ex­tran­je­ro (un “ru­bio de ojos ver­des”, co­mo a ve­ces nos lla­man) y no un chino. “Ten­go un acen­to de Bei­jing ca­si per­fec­to, me pa­sa mu­chas ve­ces que los chi­nos se sor­pren­den cuan­do me es­cu­chan ha­blar”, cuen­ta Brian a Rumbos, sen­ta­do en un ca­fé de San­li­tun, uno de los ba­rrios más híps­ter de Bei­jing. Brian Gon­zá­lez es ar­gen­tino, tie­ne 27 años y vi­ve en la ca­pi­tal chi­na ha­ce ya nue­ve, don­de se con­vir­tió en es­tre­lla de la te­le­vi­sión e influencer en­tre los jóvenes chi­nos, con más de 300.000 se­gui­do­res en sus re­des so­cia­les. Aun­que no to­dos se vuel­ven “fa­mo­sos”, Brian no es el úni­co ar­gen­tino que uno pue­de en­con­trar­se por las ca­lles de Bei­jing. Se­gún da­tos es­ti­ma­ti­vos del Con­su­la­do de Bei­jing y la Aso­cia­ción de Ar­gen­ti­nos en Chi­na, ac­tual­men­te son cer­ca de 5.000 los ar­gen­ti­nos que se aven­tu­ra­ron a vi­vir en el país asiá­ti­co. Año a año son ca­da vez más los la­ti­noa­me­ri­ca­nos que de­ci­den pro­bar suer­te en Chi­na, don­de hay opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les pa­ra ex­tran­je­ros en los ru­bros más va­ria­dos. Brian te­nía 15 años cuan­do de­ci­dió que que­ría es­tu­diar chino. Era de tar­de y ca­mi­na­ba jun­to a una ami­ga las tres cua­dras que se­pa­ra­ban su ca­sa del co­le­gio en la lo­ca­li­dad bo­nae­ren­se de San Vi­cen­te, don­de ha­bía na­ci­do y vi­vi­do to­da su in­fan­cia. “Se me ocu­rrió de la na­da, te ju­ro que no ten­go idea por qué”, re­cuer­da hoy. A par­tir de ese mo­men­to to­do su­ce­dió a la ve­lo­ci­dad de la luz: co­men­zó a to­mar cla­ses de chino se­ma­nal­men­te y al po­co tiem­po se pre­sen­tó al Han­yu Qiao (“El puen­te chino”), una com­pe­ten­cia in­ter­na­cio­nal pa­ra ex­tran­je­ros que ha­blan man­da­rín. Sa­lió se­gun­do en la Ar­gen­ti­na, y ob­tu­vo co­mo pre­mio una be­ca pa­ra via­jar a Chi­na a per­fec­cio­nar­se en el idio­ma, pe­ro tu­vo que es­pe­rar has­ta los 18 años pa­ra via­jar ya que el pro­gra­ma es­ta­ba pen­sa­do pa­ra alum­nos uni­ver­si­ta­rios. Una vez ins­ta­la­do en Bei­jing ter­mi­nó los dos años de be­ca, hi­zo una Li­cen­cia­tu­ra en Fi­lo­lo­gía Chi­na y en 2016 se gra­duó de una Maes­tría en Co­mer­cio Ex­te­rior. En 2014, mien­tras cur­sa­ba en la fa­cul­tad, de­ci­dió pre­sen­tar­se por di­ver­sión en un cas­ting de te­le­vi­sión y

Men­do­ci­na de Cha­cras de Co­ria, Pi­lar Bour­bon es­tá be­ca­da en li­te­ra­tu­ra y ha­bla un man­da­rín per­fec­to que sor­pren­de a los pro­pios chi­nos.

fue se­lec­cio­na­do pa­ra ser par­te de "In­for­mal talks", un pro­gra­ma del pri­me ti­me emi­ti­do por Hu­bei TV que cuen­ta con on­ce pa­ne­lis­tas ex­tran­je­ros que dis­cu­ten y de­ba­ten rnn rhrnns goh­re di­fer­nir Iraq "Aun­que no lo crea­mos, los chi­nos son más pa­re­ci­dos a no­so­tros que los eu­ro­peos. Pa­ra los chi­nos es re im-por­tan­te el mo­men­to de la co­mi­da, la fa­mi­lia, el agra­de-ci­mien­to a los pa­dres. Y pa­ra los la­ti­nos tam­bién. Mu-chas co­sas cul­tu­ra­les son muy pa­re­ci­das a las nues­tras. Qui­zás la ma­ne­ra no es la mis­ma, pe­ro lo esen­cial sí", de­ta­lla Brian. Además de ser un ído­lo pa­ra tee­na­gers chi­nos, su pa­so por la te­le­vi­sión lo lle­vó en 2016 a ser el in­tér­pre­te y en-tre­vis­ta­dor de Lio­nel Mes­si du­ran­te la vi­si­ta del as­tro del fút­bol a Chi­na. "Tam­bién hi­ce de in­tér­pre­te de fun-cio­na­rios pú­bli­cos co­mo Axel Ki­ci­loff. Fue re im­por-tan­te, por­que yo soy de un pue­bli­to y ven­go de una fa-mi­lia hu­mil­de". Cuan­do pien­sa en el fu­tu­ro, Brian to­da­vía se ima­gi­na vi­vien­do en Chi­na. Además de la te­le­vi­sión, aca­ba de fun­dar una pe­que­ña em­pre­sa de co­mer­cio con un so­cio chino pa­ra ser ei ne­xo de ex­por­ta­ción de pro­duc­tos chi-llos aA mé­ri­ca La­ti­na. "Me gus­ta ir a Ar­gen­ti­na, pe­ro de va­ca­cio­nes. Cuan­do voy me sien­to des­acos­tum­bra­do. Ne­ce­si­to co­mi­da pi­can­te o re­sol­ver to­do con el ce­lu­lar, co­mo en Chi­na. Además, acá me sien­to muy se­gu­ro, pue­do i ry ve­nir a cual­quier lu­gar, sa­lir a cual­quier hora v nun­ca nasa na­da". EL PUEN­TE DE LA LI­TE­RA­TU­RA Di­cen que el ar­te de­rri­ba fron­te­ras, y eso es lo que in­ten­tó ha­cer el cor­do­bés Gui­ller­mo Bra­vo en Chi­na ha­ce un año. En el cuar­to pi­so del Ins­ti­tu­to Cer­van­tes de Bei­jing, Gui­ller­mo fun­dó Mil Go­tas, la pri­me­ra li­bre­ría his­pa­noa­me­ri­ca­na de la ca­pi­tal chi­na. "Fun­dé la li­bre­ría por una ne­ce­si­dad per­so­nal de con­se­guir li­bros en es­pa­ñol. En­ton­ces fui tra­yen­do y de a po­co com­par­tien­do con ami­gos. Lue­go em­pe­cé en in-ter­net y, co­mo fun­cio­nó bien, co­men­za­mos en un es­pa-cio fí­si­co", di­ce es­te es­cri­tor y edi­tor que vi­ve en Chi­na ha­ce ya cin­co años. Gui­ller­mo na­ció en la lo­ca­li­dad cor-do­be­sa de Pi­lar, don­de vi­vió has­ta los 18. Con pa­dres psi­có­lo­gos y cua­tro her­ma­nos, lo que más re­cuer­da de sus pri­me­ros años de ju­ven­tud eran sus días tra­ba­jandc en el ne­go­cio de su abue­lo, de­di­ca­do ala ven­ta de ma­te-ria­les de cons­truc­ción. Allí, mien­tras ayu­da­ba a car­gar "al hom­bro" bol­sas de la­dri­llo o aten­día el mos­tra­dor, tu­vo quq pri­me­ras eh? rhs d li­tP­roun "Me en­can­ta­ba tra­ba­jar ahí con mi abue­lo. Además, creo que esa ex­pe­rien­cia me sir­vió pa­ra co­men­zar con la li­bre­ría. Fue una in­fan­cia fe­liz. Mi abue­lo era el per-so­na­je cen­tral de la fa­mi­lia por­que to­do gi­ra­ba en torno a su em­pre­sa. Des­pués, a mis 18, me fui a vi­vir a Cór­do-ha ca­pi­tal! pa­ra es­tu­diar Any iter­tu Fo­rren) er­da Aun­que in­ten­tó enamo­rar­se de la be­lle­za de los edi­fi-cios, el imán de su pri­mer amor por los li­bros lo atraía ca­da vez más. Alen­ta­do por un tío con quien se en­via­ba car­tas, ter­mi­nó vi­vien­do una lar­ga tem­po­ra­da en París,

A los 15 años Brian Gon­zá­lez co­men­zó a es­tu­diar man­da­rín. Hoy es una ce­le­bri­dad en Chi­na y fue tra­duc­tor de Lio­nel Mes­si.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.