Co­lo­res pa­ra lu­cir

Los to­nos sa­tu­ra­dos son los gran­des pro­ta­go­nis­tas de los días más cá­li­dos.La pa­le­ta se mue­ve ha­cia el ama­ri­llo, ro­jo y ver­de.

Los Andes - Rumbos - - ESTILOS -

Ko­xis apues­ta al plás­ti­co o vi­ni­lo, co­mo un gé­ne­ro que lle­gó en el in­vierno y se va a man­te­ner en el ve­rano, en cal­za­do y ves­ti­men­ta.

Ha­ce dos años, Bruno y Fran­co Moretti –in­ge­nie­ro uno, doc­tor en Bio­lo­gía Mo­le­cu­lar el otro– unie­ron sus co­no­ci­mien­tos pa­ra pro­du­cir gi­ne­bra ar­te­sa­nal. Co­mo cien­tí­fi­cos lo­cos, los her­ma­nos oriun­dos de Ci­po­llet­ti, Río Ne­gro, se en­ce­rra­ron en su la­bo­ra­to­rio del por­te­ño ba­rrio de Pa­ler­mo. Hi­cie­ron prue­bas, en­sa­ya­ron des­ti­la­dos, co­rri­gie­ron sabores y des­car­ta­ron fór­mu­las una y otra vez. Por fin, lle­ga­ron a la re­ce­ta de Bue­nos Ai­res Gin, pro­duc­to que hoy com­pi­te co­do a co­do con mar­cas de gin pre­mium co­mo la pio­ne­ra Prín­ci­pe de los Após­to­les.

¿Qué los lle­vó a pro­du­cir gin?

Fran­co: Te­nía­mos mu­chas ga­nas de em­pren­der jun­tos. La idea ori­gi­nal era ha­cer whisky, pe­ro el whisky tie­ne otro rit­mo. En­tre que ter­mi­nás de desa­rro­llar el al­cohol y lo añe­jás en ba­rri­cas, tar­da 3 o 4 años. Con el gin, otra be­bi­da que nos gus­ta­ba mu­cho, tar­dás me­ses en el de­sa­rro­llo, pe­ro so­lo seis días en sa­car un lo­te.

¿Es­tá cre­cien­do su con­su­mo en la Ar­gen­ti­na?

Bruno: Sí, em­pe­zó en Eu­ro­pa y acá va a ir po­nién­do­se más de mo­da den­tro de un par de años. Hoy el pú­bli­co es­tá em­pe­zan­do a re­co­no­cer las va­rian­tes de gin, a dis­tin­guir las mar­cas en sa­bor y ca­li­dad. Es­to vie­ne po­ten­cia­do por el boom de la coc­te­le­ría, en la que el gin es el rey; es la ba­se de mu­chos cóc­te­les.

F: An­tes ha­bía unas tres mar­cas de gin; la gen­te iba a un bar, pe­día un gin to­nic y ni se fi­ja­ba con qué se ha­cía. No se co­no­cía la com­ple­ji­dad que existe den­tro del mun­do del gin.

¿Ta­to Gio­van­no­ni les alla­nó el ca­mino con su Prín­ci­pe de los Após­to­les?

B: Sí, fue el pri­me­ro en desa­rro­llar su pro­pio gin, y el úni­co du­ran­te un tiem­po. Lan­zó su mar­ca ha­ce unos 5 años en un con­tex­to que le pro­pi­ció mu­cho el cre­ci­mien­to. No ha­bía im­por­ta­ción de gin, no exis­tía en las ba­rras de los ba­res. Des­pués fue­ron apa­re­cien­do otros gins ar­te­sa­na­les.

¿Qué son los bo­tá­ni­cos y qué pa­pel jue­gan en la pro­duc­ción de gin?

F: Son una se­rie de hier­bas que se le agre­gan al gin pa­ra apor­tar­le com­ple­ji­dad y aro­ma. Pri­me­ro se las in­fu­sio­na en al­cohol y agua. El al­cohol les ex­trae to­dos los acei­tes esen­cia­les. Se fil­tran los bo­tá­ni­cos y des­pués se des­ti­la ese fil­tra­do. El bo­tá­ni­co in­elu­di­ble, que tie­ne que es­tar pre­sen­te pa­ra que sea gin, es el enebro. B: Y a la vez, por su in­ten­so sa­bor y aro­ma, es el más com­pli­ca­do de ma­ne­jar. Lle­gar a un equi­li­brio en el que se per­ci­ba el enebro sin amar­gar el pro­duc­to es to­do un ar­te. •

FE­DE­RI­CO LÓ­PEZ CLA­RO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.