Mon­te­vi­deo te ve

Los Andes - Rumbos - - GUSTOS -

Es­ca­le­ra in­fi­ni­ta has­ta el fa­ro Aun­que el Ba­ro­lo es un edifi­cio pri­va­do y ac­tual­men­te de ofi­ci­nas, po­de­mos re­co­rrer­lo de una pun­ta a la otra en vi­si­tas guia­das que echan luz so­bre su cons­truc­ción ins­pi­ra­da en la Di­vi­na Co­me­dia. El pa­seo pro­po­ne co­no­cer el Infierno, el Pur­ga­to­rio y el Pa­raí­so, y lue­go ir su­bien­do por sus es­tre­chas es­ca­le­ras cir­cu­la­res has­ta ter­mi­nar en una vis­ta in­creí­ble de la ciu­dad des­de 100 me­tros de al­tu­ra. Pe­ro cuan­do lle­ga­mos allí, to­da­vía hay más. Tam­bién po­de­mos as­cen­der has­ta el fa­ro (de no­che es im­pre­sio­nan­te, ya que lo en­cien­den du­ran­te la vi­si­ta) pa­ra apre­ciar la pa­no­rá­mi­ca de una in­men­sa ciu­dad de Bue­nos Ai­res que pa­re­ce ilu­mi­na­da por mi­llo­nes de lu­ciér­na­gas. To­do con­clu­ye en el agra­da­ble con­vi­te a un brin­dis (con un de­li­cio­so vino es­pe­cial­men­te ela­bo­ra­do por una bo­de­ga pri­va­da pa­ra el Ba­ro­lo y al­gu­nos ri­cos bo­ca­dos) y un ín­ti­mo con­cier­to de vio­lon­ce­lo, en una ofi­ci­na am­bien­ta­da en la dé­ca­da del 20. Quie­nes quie­ren, pue­den po­ner­se unos som­bre­ros de épo­ca pa­ra dis­fru­tar aún más de la sen­sa­ción de brin­dar en el Ba­ro­lo de aque­llos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.