Agua­ri­bay, el ár­bol má­gi­co

Ahu­yen­ta mos­qui­tos, apor­ta oxí­geno, cre­ce mu­cho y ca­si no hay que re­gar­lo.

Los Andes - Rumbos - - GUSTOS -

Su nom­bre cien­tí­fi­co es Schi­nus arei­ra y pro­vee múl­ti­ples be­ne­fi­cios a los ha­bi­tan­tes del Pla­ne­ta. Es­ta es­pe­cie fue in­tro­du­ci­da por los In­cas, que lo usa­ban pa­ra mar­car sus ru­tas y el lí­mi­te de su te­rri­to­rio y, ade­más, los pro­veía de le­ña y co­bi­jo, ya que de­ba­jo de un agua­ri­bay no se acer­can je­je­nes ni mos­qui­tos. Es un ár­bol que cre­ce cons­tan­te­men­te, aun­que no ne­ce­si­ta un rie­go cons­tan­te. Es­te cre­ci­mien­to ha­ce que cap­te dió­xi­do de car­bono (el res­pon­sa­ble del ca­len­ta­mien­to glo­bal) y li­be­re mu­cho oxí­geno, in­dis­pen­sa­ble pa­ra nues­tra es­pe­cie. Por eso, que­ri­dos lec­to­res, los in­vi­to a plan­tar Agua­ri­bay en sus ca­sas y con­tri­buir a un mun­do me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.