Amo­res de an­ta­ño

Los Andes - Rumbos - - BAJOR ELIEVE - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Re­cuer­do a mi abue­la di­cien­do, des­con­cer­ta­da an­te las cos­tum­bres de en­ton­ces –co­rrían los años 50–: “No­viaz­gos eran los de an­tes”. Du­ran­te los si­glos XVIII y XIX, no se de­cía no­viaz­go, sino es­tar pro­me­ti­dos; el jo­ven era el pre­ten­dien­te y la chica, la pre­ten­di­da. Es­tas re­la­cio­nes eran ca­si siem­pre un com­pro­mi­so se­rio.

Si eran ve­ci­nos, las co­sas se le fa­ci­li­ta­ban al mu­cha­cho, pues po­día ha­blar con la chica, pro­po­ner­le en­cuen­tros o con­fe­sar sus sen­ti­mien­tos. En ca­so con­tra­rio, de­bía es­pe­rar que al­guien lo pre­sen­ta­ra. Era más difícil aún si era de otro pue­blo, de otro lu­gar –mu­cho más de otro país–, pues de­bía traer car­tas de con­fian­za pa­ra al­guien de la ciu­dad don­de pen­sa­ba ra­di­car­se, y só­lo así se­ría re­ci­bi­do en los ho­ga­res de cier­to ran­go.

Una de las cos­tum­bres era “pa­sear­le la ca­lle” a la jo­ven con un ami­go de la fa­mi­lia mien­tras ella se en­con­tra­ba tras las re­jas de la ven­ta­na con sus amigas. Si ha­bía in­te­rés, la jo­ven es­pe­ra­ría su pa­so aun­que só­lo fue­ra pa­ra sa­lu­dar­se a dis­tan­cia; más ade­lan­te, ella po­día ha­blar con el ami­go mien­tras el in­tere­sa­do aguar­da­ba pa­cien­te­men­te cer­ca de él.

Des­pués de un tiem­po, al­gu­na de las se­ño­ras de la ca­sa apa­re­ce­ría y co­mo quien no quie­re la co­sa, in­vi­ta­ría al co­no­ci­do a una reunión so­cial que in­cluía al pre­ten­dien­te.

Eso, si las mu­je­res de la fa­mi­lia da­ban el vis­to bueno.

El in­ter­me­dia­rio era el en­car­ga­do de in­da­gar si la “ni­ña” es­ta­ba in­tere­sa­da y dar a co­no­cer los mé­ri­tos del ami­go: si es­tu­dia­ba, si tra­ba­ja­ba en una tien­da –ofi­cio muy chic por en­ton­ces–, si era se­rio. Y así pa­sa­ban me­ses.

Cuan­do le abrían las puer­tas de la ca­sa, no po­día es­tar a so­las con la ama­da: al prin­ci­pio ro­dea­rían a la pa­re­ja tías, abue­las y ma­dres; más ade­lan­te, pri­mas o her­ma­nas. Pron­to se­ría el mo­men­to de de­cla-

Cuan­do al fin le abrían las puer­tas, el jo­ven po­día ver a su ama­da... pe­ro siem­pre an­te la aten­ta mi­ra­da de tías y abue­las.

rar sus in­ten­cio­nes y lo­grar cier­ta pri­va­ci­dad, co­mo ha­blar en su­su­rros o to­mar­se de las ma­nos. El osa­do, lle­ga­ría a ro­bar­le un be­so en la me­ji­lla, más di­fí­cil­men­te en los la­bios.

Los re­ga­los de­bían ser dis­cre­tos: flo­res, de­vo­cio­na­rios, cin­tas; pe­ro si avan­za­ba la re­la­ción, po­dían vol­ver­se cos­to­sos. Si la “pre­ten­di­da” no te­nía in­te­rés, só­lo te­nía que re­cha­zar, al en­trar a mi­sa, el agua ben­di­ta que el mu­cha­cho, so­lí­ci­to, le pre- sen­ta­ría en la pun­ta de sus de­dos. El des­dén po­día he­rir pro­fun­da­men­te al jo­ven.

Al­guien me con­tó, cuan­do era chica –o qui­zás lo leí en un li­bro de me­mo­rias–, el ca­so de un es­tu­dian­te que un ama­ne­cer ve en­trar al tem­plo a una jo­ven acom­pa­ña­da de su cria­da. Fas­ci­na­do con su be­lle­za y su de­vo­ción, co­mien­za a es­pe­rar­la cer­ca de la igle­sia y se qui­ta el som­bre­ro a su pa­so, man­te­nién­do­lo so­bre el pe­cho, pe­ro ella no le pres­ta aten­ción. Un día, él se plan­ta al la­do de la pi­la y le ofre­ce im­pe­tuo­sa­men­te el agua ben­di­ta, pe­ro ella, sin mi­rar­lo, mo­ja sus de­dos en la fuen­te y si­gue has­ta su re­cli­na­to­rio.

Re­sen­ti­do, el jo­ven de­ci­de ol­vi­dar­la. Se re­ci­be en la uni­ver­si­dad, via­ja por el mun­do y re­gre­sa, ya ma­du­ro, a la tie­rra en que na­ció. Re­cuer­da aque­lla fi­gu­ra an­ge­li­cal y ha­bién­do­se en­con­tra­do con un ami­go, lo in­vi­ta a su ca­sa y le cuen­ta la his­to­ria. El ami­go se lle­va las ma­nos a los ojos y le ha­ce sa­ber que ella no po­día ver el ade­mán de él, por­que era ciega. Ha­bía muer­to jo­ven, de me­lan­co­lía, se­dien­ta de ser ama­da, pues nun­ca un hom­bre se ha­bía atre­vi­do a di­ri­gir­le la pa­la­bra.

Su­ge­ren­cias: 1) Pe­dir a las pa­re­jas ma­yo­res –y no tan ma­yo­res– de la fa­mi­lia que cuen­ten có­mo se co­no­cie­ron; 2) Se­gu­ra­men­te se di­ver­ti­rán con sus his­to­rias, y po­si­ble­men­te ellos ten­drán un mo­ti­vo pa­ra son­reír an­te esos re­cuer­dos. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.