Apa­tía, mi pro­pia nu­be in­te­rior

Fal­ta de áni­mo, de­sin­te­rés, can­san­cio fí­si­co. Cuan­do la apa­tía des­em­bar­ca en nues­tras vi­das, to­do se vuel­ve gris y abu­rri­do. ¿Pe­ro se tra­ta de una sen­sa­ción pa­sa­je­ra o es se­ñal de un ma­les­tar ma­yor? Dos ex­per­tos nos apor­tan cla­ves pa­ra que vuel­va a sa­lir

Los Andes - Rumbos - - VIDA COTIDIANA - POR PAO­LA FLORIO

“A ve­ces ten­go la ho­rri­ble sen­sa­ción de que pa­sa el tiem­po y no ha­go na­da, y na­da acon­te­ce, y na­da me con­mue­ve has­ta la raíz”, es­cri­bió al­gu­na vez Ma­rio Be­ne­det­ti. Di­cen de la apa­tía que es co­mo una mal­di­ción: que cuan­do te atra­pa, ya no te suelta y en­ton­ces en­jam­bra la vi­da, apa­ga las ga­nas y los sen­ti­mien­tos. Es un es­ta­do de áni­mo que pro­vo­ca gran des­mo­ti­va­ción y nos lle­va a sen­tir que las ilu­sio­nes se es­fu­man y que ya no te­ne­mos ener­gía pa­ra el mo­vi­mien­to más pe­que­ño.

La ma­yo­ría de no­so­tros nos he­mos sen­ti­do así al­gu­na vez. ¿Pe­ro qué nos ocu­rre exac­ta­men­te? ¿Se tra­ta de un es­ta­do de áni­mo? ¿Una ac­ti­tud des­ape­ga­da an­te la vi­da? Ca­be de­cir que la apa­tía es una di­men­sión que com­pren­de, en reali­dad, va­rios as­pec­tos, por­que su im­pac­to lle­ga a ca­da frag­men­to de nues­tro ser. La apa­tía es des­mo­ti­va­ción, es can­san­cio, de­silu­sión y tris­te­za. Un ca­lei­dos­co­pio de pro­ce­sos psí­qui­cos, emo­cio­na­les y fí­si­cos que nos de­jan en pau­sa, sus­pen­di­dos en al­gún lu­gar bru­mo­so.

Na­die de­be­ría que­dar atra­pa­do en es­ta si­tua­ción más de lo ne­ce­sa­rio. Por eso, es fun­da­men­tal co­no­cer las cau­sas y el mo­do de en­fren­tar es­te pro­fun­do ma­les­tar.

"To­dos po­de­mos te­ner mo­men­tos en que es­te­mos des­mo­ti­va­dos, sin ga­nas. De he­cho, bas­ta con re­co­rrer las ca­lles pa­ra ver que mu­cha gen­te en los trans­por­tes pú­bli­cos o ca­mi­nan­do, que pa­re­ce au­tó­ma­ta en su ma­ne­ra de ir por la vi­da. Son per­so­nas a las que, si uno les mi­ra los ros­tros, pue­de de­fi­nir co­mo apá­ti­cas e inex­pre­si­vas. Es que, jun­to con el otro ex­tre­mo que se­ría la irri­ta­bi­li­dad, es­tas dos ma­ne­ras de vi­vir son bas­tan­te co­mu­nes en la so­cie­dad ac­tual, don­de el pun­to me­dio no abun­da: o nos ca­lla­mos y aguan­ta­mos lo que sea al pun­to de anes­te­siar­nos, o es­ta­mos to­do el tiem­po al lí­mi­te de es­ta­llar, con la vio­len­cia a flor de piel. Nues­tro con­tex­to es es­tre­san­te”, ex­pli­ca el psi­có­lo­go y es­pe­cia­lis­ta en víncu­los Mau­ri­cio Stru­go.

La apa­tía es uno de los tan­tos ma­les­ta­res de la pos­mo­der­ni­dad, y afec­ta ca­da año a más per­so­nas. Al­gu­nas de sus prin­ci­pa­les cau­sas son el es­trés re­gu­lar, la fal­ta de des­can­so su­fi­cien­te y la ma­la ali­men­ta­ción, co­mo así tam­bién las preo­cu­pa­cio­nes, las vi­ven­cias trau­má­ti­cas, la ba­ja au­to­es­ti­ma y la fal­ta de re­cur­sos vin­cu­la­res pa­ra ha­cer fren­te a los pro­ble­mas dia­lo­gan­do.

Se­gún los ex­per­tos, quie­nes ex­pe­ri­men­tan es­te sín­dro­me tien­den a "anes­te­siar­se" a sí mis­mos, en un in­ten­to in­cons­cien­te por re­fu­giar­se y so­bre­vi­vir. No obs­tan­te, la apa­tía tam­bién pue­de ser se­ñal de otras cues­tio­nes psi­co­ló­gi­cas o fí­si­cas co­mo la de­pre­sión, el Alz­hei­mer o la anemia.

Ex­pli­ca Stru­go: “Pa­ra sa­lir de es­te círcu­lo, lo pri­me­ro que de­be­mos ha­cer es re­co­no­cer la apa­tía co­mo un pro­ble­ma y ras­trear, por ejem­plo, si su ori­gen se de­be a frus­tra­cio­nes co­ti­dia­nas o al­gu­na cir­cuns­tan­cia emo­cio­nal que nos ha pro­vo­ca­do es­ta des­co­ne­xión emo­cio­nal. Tam­bién es im­por­tan­te ana­li­zar si po­de­mos me­jo­rar el cua­dro con unas va­ca­cio­nes o mo­di­fi­can­do al-

gu­na ru­ti­na dia­ria, sa­lien­do a ca­mi­nar, ha­cien­do yo­ga u otras ac­ti­vi­da­des que nos per­mi­tan re­co­nec­tar­nos con la vi­ta­li­dad. Pe­ro si la sen­sa­ción de apa­tía per­sis­te en el tiem­po y si sen­ti­mos que to­do em­pie­za a per­der sen­ti­do, ya se­rá con­ve­nien­te con­sul­tar a un psi­có­lo­go”.

En al­gu­nos ca­sos, bas­ta­rá con un tra­ta­mien­to te­ra­péu­ti­co y, en otros, re­que­ri­rá un acom­pa­ña­mien­to psi­co­far­ma­co­ló­gi­co. Lo im­por­tan­te es no en­ce­rrar­se, po­der ha­blar de lo que nos pa­sa, eli­gien­do pa­ra ello a in­ter­lo­cu­to­res em­pá­ti­cos, que no nos juz­guen ni des­ca­li­fi­quen nues­tro ma­les­tar con fra­ses co­mo “te­nés to­do pa­ra es­tar me­jor” o "hay gen­te que es­tá peor", que ge­ne­ran frus­tra­ción en lu­gar de alen­tar.

ACTIVEMOS EL CAM­BIO

Pa­ra sa­lir a flo­te fren­te a la apa­tía, es esen­cial ad­mi­nis­trar bien nues­tro tiem­po, por lo que se vuel­ve fun­da­men­tal or­ga­ni­zar el tra­ba­jo y otras obli­ga­cio­nes dia­rias, de ma­ne­ra de te­ner tam­bién dis­pues­tos los es­pa­cios y mo­men­tos pa­ra el ocio y la re­la­ja­ción.

“Un estilo de vi­da sa­lu­da­ble re­sul­ta de gran ayu­da a la ho­ra de me­jo­rar la sin­to­ma­to­lo­gía. El con­trol de la ali­men­ta­ción pue­de ayu­dar­nos a co­rre­gir di­fe­ren­tes dé­fi­cits nu­tri­cio­na­les que abo­nan la sen­sa­ción de apa­tía", re­co­mien­da el doc­tor Clau­dio Wais­burg, di­rec­tor mé­di­co del Ins­ti­tu­to SOMA. Y acon­se­ja: "Del mis­mo mo­do, el ejer­ci­cio fí­si­co re­sul­ta de gran ayu­da, por­que du­ran­te la prác­ti­ca de cual­quier de­por­te o de una sim­ple ca­mi­na­ta ge­ne­ra­mos en­dor­fi­nas, que son hor­mo­nas muy úti­les pa­ra man­te­ner a ra­ya la ansiedad y la frus­tra­ción que se pro­du­cen en mu­chos de es­tos ca­sos”, acla­ra Wais­burg.

La pues­ta en mar­cha de es­tas ini­cia­ti­vas y el apo­yo del en­torno, acom­pa­ñan­do sin juz­gar y re­co­no­cien­do es­tos mo­vi­mien­tos vi­ta­les, son cen­tra­les pa­ra sa­lir ade­lan­te.

“El uso de sus­tan­cias psi­coac­ti­vas, es­pe­cial­men­te de ti­po de­pre­sor, pue­de te­ner efec­tos per­ju­di­cia­les y pro­vo­car in­clu­so la apa­tía, o co­la­bo­rar pa­ra que per­du­re en el tiem­po. Por eso, es im­por­tan­te que quien atra­vie­sa es­te pro­ce­so, con­sul­te a un es­pe­cia­lis­ta an­tes de au­to­me­di­car­se, por­que pue­de es­tar ha­cien­do al­go que em­peo­re sus sen­sa­cio­nes. El es­pe­cia­lis­ta sa­brá, en ca­so de ser ne­ce­sa­rio, cuál es la me­jor me­di­ca­ción”, acon­se­ja Wais­burg, quien su­gie­re, ade­más, fi­jar­se me­tas rea­lis­tas y al­can­za­bles. “En ge­ne­ral au­men­tar la au­to­es­ti­ma y la rea­li­za­ción de ta­reas agra­da­bles tam­bién re­sul­ta de gran uti­li­dad”, di­ce. A cam­biar los há­bi­tos, ge­ne­rar bue­nos mo­men­tos, es­pa­cios de ca­li­dad, ro­dear­se de per­so­nas con bue­na ener­gía y de­jar­se que­rer pa­ra vol­ver a bri­llar y a sa­car lo me­jor de ca­da uno. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.