Ma­sa­cre de Las Ve­gas: ¿có­mo pa­rar?

Ava­la­da por le­yes y por la pro­pia Cons­ti­tu­ción, la te­nen­cia de ar­mas de gue­rra por par­te de los ciu­da­da­nos nor­te­ame­ri­ca­nos si­gue ge­ne­ran­do tra­ge­dias. La del re­ci­tal en Las Ve­gas fue una de las más es­pe­luz­nan­tes de to­dos los tiem­pos.

Los Andes - - Portada -

La te­nen­cia de ar­mas de gue­rra por par­te de los ciu­da­da­nos, ava­la­da por le­yes y por la pro­pia Cons­ti­tu­ción, si­gue ge­ne­ran­do tra­ge­dias en Es­ta­dos Uni­dos. De­be­ría ha­ber cam­bios pro­fun­dos.

El pri­mer día del mes en cur­so ocu­rrió en Es­ta­dos Uni­dos la peor de las tra­ge­dias de un ata­can­te so­li­ta­rio contra con­ciu­da­da­nos, cau­san­do la muer­te de 59 de ellos y más de 500 he­ri­dos.

Per­tre­cha­do con ar­mas pro­pias de un ba­ta­llón de sol­da­dos, ame­tra­lló a mi­les de asis­ten­tes a un re­ci­tal des­de la ha­bi­ta­ción del ho­tel que arren­dó cer­ca de la mul­ti­tud y al que in­gre­só con un arsenal que de­bió ha­ber im­pli­ca­do trans­por­tar va­rios bul­tos y va­li­jas, si­tua­ción que pa­só des­aper­ci­bi­da pa­ra los re­cep­cio­nis­tas.

Cuan­do es­tas lí­neas se es­cri­ben, el te­rri­ble su­ce­so que fue la prin­ci­pal no­ti­cia de dia­rios, ra­dios, te­le­vi­sión y re­des so­cia­les, por es­tas ho­ras co­men­zó a des­apa­re­cer, len­ta­men­te, de los me­dios de di­fu­sión. En cam­bio, el due­lo de las fa­mi­lias que per­die­ron a sus deu­dos qui­zá no des­apa­rez­ca ja­más.

El pre­si­den­te del país del Nor­te vi­si­tó el lu­gar de la tra­ge­dia, a los fa­mi­lia­res, y brin­dó su apo­yo a las fuer­zas de se­gu­ri­dad, los so­co­rris­tas y los ser­vi­cios mé­di­cos, pe­ro afir­mó ca- te­gó­ri­ca­men­te que "no ha­bla­re­mos hoy so­bre la vio­len­cia de las ar­mas. Es­to fue obra de una per­so­na en­fer­ma y de­men­te". Es muy cri­ti­ca­ble no ha­ber trans­mi­ti­do un men­sa­je so­bre el te­ma de la por­ta­ción de ar­mas en el país que, co­mo se sa­be, tie­ne ca­te­go­ría le­gal en la ma­yo­ría de los Es­ta­dos, in­clu­si­ve en al­gu­nos con por­ta­ción a la vis­ta. Los fa­mi­lia­res con sus co­ra­zo­nes es­tru­ja­dos por el do­lor y la de­s­es­pe­ran­za se­gu­ra­men­te ne­ce­si­ta­ban que el hom­bre que ri­ge los des­ti­nos del país hu­bie­ra abier­to una pe­que­ña luz en una cues­tión que es una só­li­da grie­ta en el pue­blo nor­te­ame­ri­cano.

El mis­mo Donald Trump in­tro­du­jo un con­cep­to ate­rra­dor en sus con­do­len­cias al men­cio­nar que el au­tor de la ma­tan­za era un lo­co, pe­ro ese des­equi­li­bra­do pu­do com­prar sin tra­bas prác­ti­ca­men­te una ar­me­ría en ne­go­cios del ra­mo.

Des­pués de in­ci­den­tes co­mo es­tos, nor­mal­men­te en Es­ta­dos Uni­dos se re­crea el de­ba­te so­bre la pro­pie­dad de ar­mas. ¿Su­ce­de­rá de nue­vo es­ta vez? Su­po­ne­mos que sí, pe­ro son in­cier­tos los po­si­bles re­sul­ta­dos pa­ra res­trin­gir la pro­pie­dad de las ar­mas. In­clu­si­ve ana­lis­tas sos­tie­nen que le­jos de en­du­re­cer­se las res­tric­cio­nes, se han vuel­to más la­xas. Prác­ti­ca­men­te to­dos los miem­bros del go­bierno tie­nen con­tac­tos con gru­pos de opi­nión que de­fien­den el de­re­cho de po­seer ar­mas y por eso es po­si­ble que na­da cam­bie en un fu­tu­ro cer­cano, ya que ha­ría fal­ta un cam­bio de las le­yes, en es­pe­cial la par­te de la Car­ta Mag­na per­ti­nen­te. Pe­ro, lo que es más com­pli­ca­do es el te­ma cul­tu­ral y so­cial. Hay una idio­sin­cra­sia ma­yo­ri­ta­ria en EEUU que fun­da per­fec­ta­men­te la po­si­bi­li­dad de com­prar y por­tar ar­mas le­gal­men­te. El de­re­cho de los ciu­da­da­nos a por­tar­las se ba­sa en el tex­to de la Se­gun­da En­mien­da de la Cons­ti­tu­ción de ese país y, so­bre to­do, en una in­ter­pre­ta­ción que hi­zo de es­ta nor­ma la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia en 2008.

El mo­no­po­lio del uso de la fuer­za por par­te del Es­ta­do no es un te­ma in­dis­cu­ti­ble en EEUU. La Aso­cia­ción del Ri­fle, en­ti­dad que el pre­si­den­te re­pu­bli­cano res­pal­da, de­fien­de el de­re­cho a por­tar ar­mas. El Par­ti­do De­mó­cra­ta en cam­bio no la aprue­ba. El fu­tu­ro es in­cier­to. El de­ba­te se ten­dría que dar en to­da la na­ción, con au­sen­tes ex­plí­ci­tos: los 59 caí­dos que asis­tían al re­ci­tal mu­si­cal.

Ce­rra­mos es­te co­men­ta­rio ci­tan­do al cien­tí­fi­co de la Universidad de Har­vard, Da­vid He­men­way. Le pre­gun­ta­ron por la po­se­sión de ar­mas por par­te de los ci­vi­les: "Ha­cen fal­ta re­pu­bli­ca­nos va­lien­tes. Es pro­ba­ble que la vio­len­cia en Las Ve­gas es­ta­blez­ca un nue­vo de­ba­te so­bre es­te de­li­ca­do asun­to…" Pe­ro dio un pro­nós­ti­co des­alen­ta­dor. "Du­do que las co­sas cam­bien".

¿Có­mo se po­drá evi­tar que reapa­rez­ca un nue­vo es­ta­lli­do de lo­cu­ra, otro ejer­ci­cio de ti­ro al blan­co so­bre inocen­tes víc­ti­mas? Si no hay cam­bios pro­fun­dos en las le­yes que per­mi­ten que 250 mi­llo­nes de ar­mas es­tén en ma­nos par­ti­cu­la­res, en una na­ción de 350 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, el fu­tu­ro se­gui­rá in­cier­to y ame­na­zan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.