Or­te­ga y Gas­set, una ex­pli­ca­ción cer­te­ra y ol­vi­da­da al pro­ble­ma ca­ta­lán

Los Andes - - Mundo -

El pro­ble­ma in­de­pen­den­tis­ta en Es­pa­ña es al­go que no pue­do me­nos que sen­tir cer­cano. Re­cuer­do que allá por 2002, con mo­ti­vo de mi es­tan­cia de es­tu­dios en la ciu­dad de Pam­plo­na, Na­va­rra, con­se­guí sal­var el pe­lle­jo por di­fe­ren­cia de mi­nu­tos, tras ha­ber pa­sa­do tan só­lo a unos me­tros an­tes de que es­ta­lla­ra una bom­ba de ETA, en el edi­fi­cio cen­tral de la Universidad.

En es­tos días he es­ta­do si­guien­do bas­tan­te de cer­ca en la pren­sa el te­ma ca­ta­lán. Una de las ex­pli­ca­cio­nes del pro­ble­ma que pa­re­ce ha­ber co­bra­do más pres­ti­gio al res­pec­to, es la del escritor pe­ruano Ma­rio Var­gas Llo­sa. For­zo­so es acla­rar que el Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra no se otor­ga a al­guien ne­ce­sa­ria­men­te por su pen­sa­mien­to pro­fun­do y ri­gu­ro­so, sino más bien por su sen­ti­do de la es­té­ti­ca a la ho­ra de blan­dir la plu­ma. Es­to ha si­do una nor­ma, con ex­cep­cio­nes ta­les co­mo Momm­sen, Berg­son o Sar­tre.

Jun­to a otros por­ta­vo­ces ca­li­fi­ca­dos de la uni­dad in­dis­cu­ti­ble de Es­pa­ña, Var­gas Llo­sa ha que­ri­do plan­tear el pro­ble­ma ca­ta­lán co­mo una an­tí­te­sis en­tre li­ber­tad cos­mo­po­li­ta vs. re­clu­sión pro­vin­cia­na y na­cio­na­lis­ta (ver "La ho­ra ce­ro", ar­tícu­lo pu­bli­ca­do días atrás en El País https:// el­pais. com/ el­pais/2017/09/29/opi­nion/1506690046_114565.html). Se su­po­ne, en es­te ca­so, que del pri­mer la­do jue­gan los es­pa­ño­lis­tas, y del otro los in­de­pen­den­tis­tas. En es­te pun­to, pues, pa­re­ce con­den­sar­se esen­cial­men­te la dis­cu­sión en torno al pro­ble­ma pre­di­cho (por en­ci­ma, des­de lue­go, de los as­pec­tos eco­nó­mi­cos, cla­ra con­se­cuen­cia su­ya). La acu­sa­ción a Puig­de­mont y sus se­gui­do­res, de no su­bir­se al tren de la his­to­ria y su pro­gre­so glo­bal, ha si­do el ar­ma que, en el gol­pe ases­ta­do por los de­fen­so­res de la Es­pa­ña in­mor­tal­men­te uni­fi­ca­da, ha bri­lla­do de ma­ne­ra ful­gu­ran­te -so­bre to­do en com­pa­ra­ción con los opa­cos pa­los de la Po­li­cía Na­cio­nal el 1-O.

Aho­ra bien, no to­do lo que bri­lla es oro. Las he­ri­das pro­vo­ca­das por ese gol­pe fue­ron en ver­dad su­per­fi­cia­les (al igual que los pa­los de la Po­li­cía, por cier­to). No hi­cie­ron me­lla en los in­de­pen­den­tis­tas. A los po­cos días de ocu­rri­do el re­fe­rén­dum, di­chos se­pa­ra­tis­tas avan­za­ron has­ta de­cla­rar una in­de­pen­den­cia de pan­to­mi­ma. El des­con­cier­to que se es­tá vi­vien­do en es­tas ho­ras allí es sin du­da dra­má­ti­co. Uno de los rasgos del ac­tual pro­ble­ma ca­ta­lán que más es- tu­por cau­san al es­pec­ta­dor del Nue­vo Mun­do, es que el mis­mo lle­va más de un si­glo de de­ba­te. En es­te sen­ti­do, pa­ra en­ten­der al­go de lo que es­tá pa­san­do allí, lo me­jor es re­leer a uno de los top del pen­sa­mien­to es­pa­ñol del s. XX: Or­te­ga y Gas­set. A mi en­ten­der, el sen­ti­do his­tó­ri­co de su ex­pli­ca­ción del pro­ble­ma no tie­ne pa­ran­gón.

En Es­pa­ña in­ver­te­bra­da (1921), li­bro pu­bli­ca­do ha­ce ya cien años, sor­pren­de leer la fres­cu­ra con la que Or­te­ga se­ña­la que "la apa­ri­ción de re­gio­na­lis­mos, na­cio­na­lis­mos y se­pa­ra­tis­mos ha si­do uno de los fe­nó­me­nos más ca­rac­te­rís­ti­cos de la vi­da po­lí­ti­ca es­pa­ño­la de los úl­ti­mos vein­te años". Aho­ra bien, a di­fe­ren­cia de los crí­ti­cos ac­tua­les del na­cio­na­lis­mo, su diag­nós­ti­co no tie­ne co­mo ob­je­to de re­pro­ba­ción el na­cio­na­lis­mo sino la fal­ta de po­lí­ti­ca: "Ca­ta­la­nis­mo y biz­cai­ta­rris­mo no son sín­to­mas alar­man­tes por lo que en ellos hay de po­si­ti­vo y pe­cu­liar - la afir­ma­ción "na­cio­na­lis­ta"-, sino por lo que en ellos hay de ne­ga­ti­vo y co­mún al gran mo­vi­mien­to de de­sin­te­gra­ción que em­pu­ja la vi­da to­da de Es­pa­ña", nos di­ce ni bien co­mien­za la 2ª par­te del li­bro.

Or­te­ga no tie­ne nin­gu­na in­qui­na contra el na­cio­na­lis­mo, pues­to que, a su mo­do de en­ten­der, Es­pa­ña mis­ma -co­mo an­tes ocu­rrie­ra con Ro­ma- es una na­ción com­pues­ta de na­cio­nes, es de­cir, un "sis­te­ma" u "ór­gano na­cio­nal" -un Es­ta­do-, cu­ya for­ma­ción se de­bió a una pro­gre­si­va in­cor­po­ra­ción de pue­blos, razas o na­cio­na­li­da­des di­ver­sas. En es­te sen­ti­do, él ala­ba el "ta­len­to na­cio­na­li­za­dor" de Cas­ti­lla, en tan­to "ta­len­to de ca­rác­ter im­pe­ra­ti­vo", por ha­ber sa­bi­do po­ner­se a la ca­be­za del pro­yec­to es­pa­ñol y man­dar en con­se­cuen­cia, re­du­cien­do así "a uni­dad es­pa­ño­la a Ara­gón, Ca­ta­lu­ña y Vas­co­nia". Por su- pues­to, par­te de la lu­ci­dez con la que Or­te­ga ana­li­za el pro­ble­ma de Es­pa­ña y Ca­ta­lu­ña, se de­be a que él ha­bla con la cla­ri­dad que a es­tas ho­ras gen­te co­mo Ra­joy o Var­gas Llo­sa no se atre­ven o, en el me­jor de los ca­sos, ig­no­ran: "No se le dé vuel­tas: Es­pa­ña es una co­sa he­cha por Cas­ti­lla". ¿Na­cio­na­lis­mo en Or­te­ga y Gas­set? Cla­ro que sí. En efec­to, pa­ra él, la su­po­si­ción de un abs­trac­to "uni­ta­ris­mo" es­pa­ñol, es­to es, la te­sis de la en­te­ra Es­pa­ña co­mo en­ti­dad ju­rí­di­ca ori­gi­nal, es fal­sa: Es­pa­ña fue ini­cial­men­te Cas­ti­lla, y, con­for­me se fue­ran in­cor­po­ran­do otros rei­nos y te­rri­to­rios, fue ha­cién­do­se -con ella al man­do- el Es­ta­do es­pa­ñol.

Des­de la pers­pec­ti­va de Or­te­ga ( y qué es­cla­re­ce­do­ra pa­re­ce to­da­vía la mis­ma), el pro­ble­ma de Es­pa­ña no es el na­cio­na­lis­mo sino, por el con­tra­rio, la inep­ti­tud po­lí­ti­ca del Go­bierno Cen­tral -en­tién­da­se ac­tual­men­te: el Pa­la­cio de la Mon­cloa­pa­ra man­te­ner­se en el man­do efi­caz. Se­gún en­se­ña allí mis­mo Or­te­ga, la po­lí­ti­ca, es­to es, man­dar, "no es sim­ple­men­te con­ven­cer ni sim­ple­men­te obli­gar, sino una ex­qui­si­ta mix­tu­ra de am­bas co­sas". Sien­do es­to así, la con­se­cuen­cia más cla­ra de la ma­la po­lí­ti­ca es la fal­ta de energía pa­ra pro­du­cir cohe­sión, per­mi­tien­do que apa­rez­ca en­ton­ces la de­sin­te­gra­ción.

Aun des­de nues­tra le­ja­nía de sim­ples es­pec­ta­do­res his­pa­noa­me­ri­ca­nos, no pa­re­ce di­fí­cil ad­ver­tir que en el na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán no hay abun­dan­te in­te­li­gen­cia. Las prue­bas es­tán a la vis­ta. Pe­ro tam­po­co creo que la li­ber­tad sea una reali­dad ubé­rri­ma asig­na­ble al li­de­raz­go de Ra­joy y sus in­te­lec­tua­les, por no de­cir na­da del rey. El me­diá­ti­co y mul­ti­fa­cé­ti­co ca­ta­lán no in­de­pen­den­tis­ta, Jor­di Évo­le, lo ha ex­pre­sa­do me­jor que na­die: "Ne­ce­si­ta­mos re­ge­ne­rar mu­cho es­te país, ne­ce­si­ta­mos que Es­pa­ña ilu­sio­ne más. Es­pa­ña aho­ra no ilu­sio­na na­da" (https://www.you­tu­be.com/watch?v=a8 ktD9I­vFoA&t=17s).

Al ter­mi­nar es­ta re­fle­xión, es jus­to re­cor­dar que Var­gas Llo­sa se ha ma­ni­fes­ta­do siem­pre ad­mi­ra­dor de Or­te­ga. Quién si no él, en­ton­ces, es­ta­ría me­jor dis­pues­to a acep­tar que ahí re­si­de el prin­ci­pio de acla­ra­ción: sa­can­do a la luz la sin­ce­ra ex­pli­ca­ción or­te­guia­na al pro­ble­ma ca­ta­lán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.