El 70% de ce­rea­les, ga­lle­tas y pos­tres tie­ne azú­car

| ALI­MEN­TA­CIÓN NO SA­LU­DA­BLE Un es­tu­dio rea­li­za­do en el país aler­ta que de­be im­ple­men­tar­se el eti­que­ta­do fron­tal de es­tos pro­duc­tos pa­ra in­for­mar al con­su­mi­dor.

Los Andes - - Sociedad -

Sie­te de ca­da diez ce­rea­les pa­ra desa­yuno, ga­lle­ti­tas dul­ces y pos­tres que se co­mer­cia­li­zan en el país tie­nen co­mo in­gre­dien­te prin­ci­pal el azú­car, se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por la Fun­da­ción In­te­ra­me­ri­ca­na del Co­ra­zón (FIC), or­ga­ni­za­ción que pro­mue­ve la im­ple­men­ta­ción del eti­que­ta­do fron­tal de ali­men­tos pro­ce­sa­dos pa­ra que el con­su­mi­dor pue­da sa­ber cuán sa­lu­da­bles son sus op­cio­nes ya des­de la gón­do­la.

La FIC lle­gó a es­te re­sul­ta­do a par­tir del aná­li­sis de una mues­tra de 301 en­va­ses de es­tos ali­men­tos dul­ces, 70% de los cua­les re­sul­tó te­ner el azú­car co­mo com­po­nen­te de ma­yor pro­por­ción. Es­to a pe­sar de que “la evi­den­cia cien­tí­fi­ca de­mues­tra que el con­su­mo de azú­car es­tá aso­cia­do con el so­bre­pe­so, la obe­si­dad, la dia­be­tes y las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, con to­do lo que eso im­pli­ca”, ase­gu­ró Lo­re­na Alle­man­di, di­rec­to­ra del área de po­lí­ti­cas de ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble de la FIC.

“Es­to es fac­ti­ble por­que la re­gu­la­ción vi­gen­te no obli­ga hoy al fa­bri­can­te a re­por­tar la can­ti­dad de azú­car agre­ga­da que tie­ne el pro­duc­to den­tro de la ta­bla nu­tri­cio­nal que de­ben te­ner to­das las eti­que­tas”, afir­mó. Por és­ta y otras ra­zo­nes, la or­ga­ni­za­ción con­si­de­ra que la nor­ma­ti­va ac­tual en ma­te­ria de eti­que­ta­do de ali­men­tos es “in­su­fi­cien­te” y bre­ga por “un sis­te­ma de ad­ver­ten­cias nu­tri­cio­na­les en los en­va­ses de ali­men­tos” si­mi­lar al que adop­tó Chi­le, que in- cor­po­ró a los pro­duc­tos la le­yen­da “al­to con­te­ni­do” en so­dio, gra­sas o azú­car ca­da vez que ame­ri­ta el ca­so.

Pa­ra po­der es­ta­ble­cer cuán­do un pro­duc­to tie­ne un ni­vel al­to de es­tos in­gre­dien­tes es ne­ce­sa­rio te­ner an­tes un “per­fil de nu­trien­tes”, al­go que Ar­gen­ti­na tam­po­co tie­ne. “Un per­fil de nu­trien­tes es­ta­ble­ce los um­bra­les, los lí­mi­tes, a par­tir de los cua­les se con­si­de­ra que un ali­men­to se ex­ce­de en al­gún nu­trien­te, es­pe­cial­men­te en los con­si­de­ra­dos crí­ti­cos, co­mo es el ca­so de los azú­ca­res, la sal y las gra­sas trans”, ex­pli­có Alle­man­di.

Es­te per­fil va­ría de país en país, más allá de las re­co­men­da­cio­nes de la OMS y la OPS, y a par­tir de él se pue­den adop­tar dis­tin­tos ti­pos de eti­que­ta­do fron­ta­les: “Pa­ra no­so­tros el más útil es uno que des­ta­que con una ad­ver­ten­cia ne­ga­ti­va cuan­do un pro­duc­to se ex­ce­da en al­guno de ellos”, de­fi­nió.

Ac­tual­men­te, el ró­tu­lo de los ali­men­tos de­be con­te­ner obli­ga­to­ria­men­te la de­no­mi­na­ción de ven­ta del ali­men­to, la lis­ta de in­gre­dien­tes, la ta­bla de nu­trien­tes, los con­te­ni­dos ne­tos, la iden­ti­fi­ca­ción del ori­gen y del lo­te, la fe­cha de du­ra­ción y la pre­pa­ra­ción e ins­truc­cio­nes de uso del ali­men­to, cuan­do co­rres­pon­da. Es de­cir que in­clu­ya in­for­ma­ción hi­gié­ni­co-sa­ni­ta­ria, bro­ma­to­ló­gi­ca y de iden­ti­fi­ca­ción co­mer­cial pe­ro no “una pers­pec­ti­va de pre­ven­ción de en­fer­me­da­des crónicas no trans­mi­si­bles”, ar­gu­men­tó Alle­man­di.

“Ade­más, pa­ra la ma­yo­ría de los nu­trien­tes, hoy va­mos

La pre­va­len­cia de es­ta en­fer­me­dad en la Ar­gen­ti­na se du­pli­có en los úl­ti­mos 30 años, se­gún la OPS.

más de obe­sos en el país.

a la ta­bla nu­tri­cio­nal y po­de­mos ver la can­ti­dad que tie­nen, pe­ro co­mo en Ar­gen­ti­na no es obli­ga­to­rio in­cluir ahí al azú­car, al­gu­nos lo tie­nen y otros no”, di­jo.

Por eso, cuan­do rea­li­za­ron el es­tu­dio so­bre ce­rea­les de desa­yuno, ga­lle­ti­tas dul­ces y pos­tres, los in­ves­ti­ga­do­res en­con­tra­ron que en “la gran ma­yo­ría” de los ali­men­tos cu­ya lis­ta de in­gre­dien­tes en­lis­ta­dos por or­den de prio­ri­dad es­ta­ba en­ca­be­za­da por el azú­car, no con­sig­na­ban es­ta sus­tan­cia en su ta­bla nu­tri­cio­nal. “A pe­sar de que no po­dés sa­ber cuán­ta can­ti­dad tie­ne por­que no es obli­ga­to­rio, es un buen ejer­ci­cio pa­ra el con­su­mi­dor ve­ri­fi­car en qué lu­gar es­tá el azú­car, por­que si es­tá en los pri­me­ros dos lu­ga­res, es un pro­duc­to que va a es­tar apor­tan­do gran­des can­ti­da­des de es­te nu­trien­te crí­ti­co”, in­for­mó.

Pa­ra la FIC, la adop­ción de un sis­te­ma de eti­que­ta­do fron­tal con ad­ver­ten­cias de­be for­mar par­te de una po­lí­ti­ca pú­bli­ca in­te­gral de lucha contra la ali­men­ta­ción no sa­lu­da­ble que in­clu­ya tam­bién la re­gu­la­ción de las es­tra­te­gias de mar­ke­ting a las que pue­den ape­lar los fa­bri­can­tes y el fo­men­to de “en­tor­nos es­co­la­res sa­lu­da­bles”.

Una de las en­fer­me­da­des a las que se aso­cia el con­su­mo ex­ce­si­vo de azú­car es la obe­si­dad, que en 30 años du­pli­có su pre­va­len­cia en la Ar­gen­ti­na, se­gún un in­for­me da­do a co­no­cer el mar­tes por la FAO y la OPS. “Es­tas ci­fras mues­tran la ur­gen­cia sa­ni­ta­ria que es­to im­pli­ca y la ne­ce­si­dad de que a la po­bla­ción la pro­te­ja el Es­ta­do, por­que es­to no se va a re­sol­ver con me­di­das a ni­vel in­di­vi­dual, edu­can­do al con­su­mi­dor den­tro de un con­sul­to­rio, una me­di­da que sir­ve pe­ro es in­su­fi­cien­te”, con­clu­yó Alle­man­di. Télam

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.