EN MEN­DO­ZA TAM­BIÉN HAY PULPERÍAS

El tra­di­cio­nal lo­cal Los Abue­los, de La Con­sul­ta, cum­ple 65 años y sus due­ños y clien­tes lo fes­te­ja­rán con una gran pe­ña noc­tur­na es­te sá­ba­do.

Los Andes - - Portada - GI­SE­LA MANONI gma­no­ni@lo­san­des.com.ar

El tra­di­cio­nal bar cam­pes­tre Los Abue­los, en La Con­sul­ta, cum­ple 65 años. Co­mo fes­te­jo, ma­ña­na ha­brá una gran pe­ña noc­tur­na a la que in­vi­tan sus due­ños y clien­tes. No cam­bió su esen­cia, pe­ro aho­ra has­ta lo vi­si­tan los tu­ris­tas.

Di­cen que a es­te bar lle­ga­ban los arrie­ros bus­can­do un re­pa­ro en la co­pa y 'pi­ca­di­ta' con los que los re­ci­bía don Ra­món Ro­ge­lio Pa­la­cios cuan­do iban o ve­nían de Chi­le. Di­cen que las be­bi­das se en­fria­ban con el agua del ca­nal, que los asa­dos se im­pro­vi­sa­ban al cos­ta­do de una gui­ta­rra, que las 'pi­cu­das' reunían a to­dos fren­te al horno de ba­rro y que los clien­tes eran más bien ami­gos.

Es­te si­tio en­tra­ña­ble de La Con­sul­ta fes­te­ja es­te fin de se­ma­na sus 65 años de vi­da. Con el tiem­po; su­po ag­gior­nar­se pa­ra re­ci­bir tu­ris­tas ex­tran­je­ros, adop­tó el rol de res­tau­ran­te, de sa­lón de fies­tas y has­ta de alo­ja­mien­to. Sin em­bar­go, el bar Los Abue­los nun­ca per­dió su esen­cia gau­ches­ca y esa mís­ti­ca cons­trui­da a ba­se de co­pas, to­na­das y me­sas com­par­ti­das.

Dé­ca­das des­pués es Bernardo Pa­la­cios el que sa­le a re­ci­bir ata­via­do de gau­cho. En torno a una pe­que­ña me­sa, cu­bier­ta de fo­tos fa­mi­lia­res y an­ti­guas, don Se­ra­fín Flo­res, don Al­fre­do Pa­non­te y don Omar Bai­lo des­pun­tan anéc­do­tas y va­sos de ginebra, en una tar­de llu­vio­sa.

“Acá lo po­co que hay se com­par­te”, apun­ta el an­fi­trión mien­tras va afi­lan­do el cu­chi­llo pa­ra com­par­tir al­go de ja­món ca­se­ro. Mi­nu­tos des­pués, se ven­drán las to­na­das y el gri­to cu­yano de los clien­tes se mez­cla­rá con chis­tes y obli­gos y abra­zos. “Sa­ca­le la vai­na”, le gri­ta Die­go Cen­teno, se­ña­lan­do que aún fal­ta fi­lo y los de­más ríen. Es­te san­car­lino hoy vi­ve en Gual­ta­llary, pe­ro siem­pre se ha­ce un ra­to pa­ra pa- sar por el bar Los Abue­los.

Tam­bién, se su­man a la juer­ga los clien­tes que vie­nen a com­prar hue­vos o mer­ca­de­ría, pues ade­lan­te tam­bién fun­cio­na un almacén. Es­pue­las, ara­dos, fo­tos y re- cuer­dos fa­mi­lia­res, vie­jos te­lé­fo­nos al igual que ra­dios y ba­lan­zas, di­plo­mas, re­co­no­ci­mien­tos... to­do se mez­cla en el re­la­to, que don Bernardo com­par­te sin re­ser­vas. “Es­ta ban­de­ra me la dio un ale­mán que se enamo­ró de nues­tra mú­si­ca cu­ya­na, cuan­do la lle­vá­ba­mos por el mun­do”, agre­ga.

Un gran gui­ta­rrón de hie­rro re­ci­be hoy a los vi­si­tan­tes en es­te vie­jo bar, ubi­ca­do en el barrio Le­mos al­go “re­ti­ra­do” del cen­tro de La Con­sul­ta. “Lo ins­ta­la­mos es­ta se­ma­na por el cum­plea­ños. La idea es que se lle­ne con las ta­pi­tas de bo­te­llas que la gen­te com­par­te aquí”, ex­pli­ca Exe­quiel, hi­jo de Bernardo.

Orí­ge­nes

Don Ra­món Ro­ge­lio era, en reali­dad, pe­lu­que­ro (hay un si­tio de­di­ca­do a su an­ti­guo ofi­cio en el sa­lón con pei­nes, bro­chas y na­va­jas). Cuen­ta la le­yen­da fa­mi­liar, que un 12 de oc­tu­bre -ha­ce 65 años- ar­mó un fue­gui­to pa­ra ce­le­brar el día de los pue­blos ame­ri­ca­nos con un “chu­rras­co”.

Co­mo an­tes ha­bían po­cas ca­sas en la zo­na, em­pe­za­ron a caer los vecinos y ami­gos con sus si­llas y gui­ta­rras pa­ra su­mar­se al fo­gón y se ar­mó la fa­rra. “Fue cuan­do mi abue­lo pen­só en que si po­nía un bar, po­dría vi­vir eso to­dos los días. Ce­rró la pe­lu­que­ría y abrió el ne­go­cio”, re­la­ta Bernardo.

Só­lo en un de­par­ta­men­to que ama las tra­di­cio­nes, co­mo San Car­los, se en­tien­de que un bar ba­rrial y de gau­chos co­mo és­te se ha­ya man­te­ni­do en el tiem­po. Pe­se a ello, es­te si­tio em­ble­má­ti­co es­ta­ba des­ti­na­do a des­apa­re­cer. Fue con la cri­sis del 2001, que la fa­mi­lia Pa­la­cios en­ten­dió que si que­ría se­guir en el ru­bro de­bía su­bir­se al in­ci­pien­te des­pe­gue tu­rís­ti­co que es­ta­ba vi­vien­do el Va­lle de Uco.

En­ton­ces, jun­to a pro­duc­to­res y em­pren­de­do­res tu­rís­ti­cos y de la mano del pro­fe­sio­nal Mar­ce­lo Rey­no­so, ar- ma­ron la pro­pues­ta ' Los ca­mi­nos de Al­ta­mi­ra', que lle­vó a San Car­los al mun­do y fue pre­mia­da en dis­tin­tas na­cio­nes.

La idea era ha­cer­le ex­pe­ri­men­tar al tu­ris­ta el amor por el cam­po y por las cos­tum­bres lo­ca­les. Na­da le cos­tó a don Bernardo, aman­te de las dan­zas y la mú­si­ca cu­ya­na. Em­pe­zó a trans­for­mar su ca­sa y ne­go­cio en un si­tio con his­to­ria. Si­guió con el ritual de la pa­rri­lla, el fo­gón y las co­mi­das ca­se­ras, pe­ro ya en sa­lo­nes y pa­tios que ter­mi­na­ban siem­pre con­ver­ti­dos en pe­ñas mul­ti­cul­tu­ra­les.

To­dos re­co­no­cen la tra­yec­to­ria de es­te bar en San Car­los. “Don­de se co­me bien y se es­tá en­tre ami­gos”, di­ce don Omar, un pam­peano que se enamo­ró de San Car­los y nun­ca más se fue. Cae la no­che y van lle­gan­do los “chi­cos de la sa­li­ta ro­ja, los más in­quie­tos y mal­edu­ca­dos”, di­ce don Ber­nan­do y to­dos ce­le­bran la hu­mo­ra­da.

GUS­TA­VO ROGÉ / LOS AN­DES

BIEN­VE­NI­DA. Bernardo Pa­la­cios es el en­car­ga­do de re­ci­bir a los vi­si­tan­tes que lle­gan a su lo­cal, con­ver­ti­do aho­ra en si­tio tu­rís­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.