El acu­sa­do de un ase­si­na­to con­tó có­mo “tra­ba­ja­ba” la ban­da

Uno de los impu­tados por el ho­mi­ci­dio de An­to­nio Ver­du­go re­la­tó an­te los jue­ces el me­ca­nis­mo de la ga­vi­lla.

Los Andes - - Policiales - OS­CAR GUI­LLÉN ogui­llen@lo­san­des.com.ar

La ban­da que ha­bría par­ti­ci­pa­do en el ase­si­na­to de An­to­nio Ver­du­go Sepúlveda (36) que­dó muy com­pro­me­ti­da lue­go de que uno de sus in­te­gran­tes de­cla­ra­ra en el jui­cio que se es­tá rea­li­zan­do en la Ter­ce­ra Cá­ma­ra del Cri­men.

Ayer, en ho­ras de la sies­ta, Gus­ta­vo Ro­jas ( 19) de­ci­dió vol­ver a de­cla­rar y ex­pli­có no só­lo cuál fue el rol que rea­li­za­ron su her­mano Án­gel (24), Ro­ber­to Ro­lan­do Pe­rey­ra ( 28) y Ariel Ar­go­ta ( 28) sino que se­ña­ló a otro par­ti­ci­pan­te del cri­men que fue so­bre­seí­do.

La de­cla­ra­ción de Gus­ta­vo Ro­jas so­nó ve­ro­sí­mil por­que dio de­ta­lles pre­ci­sos que so­la­men­te pue­de sa­ber al­guien que es­tu­vo en el lu­gar del he­cho.

Cristian Ver­du­go fue ase­si­na­do en la no­che del 16 de enero de 2016 en una vi­vien­da del lo­teo Los Ol­mos, ubi­ca­do en Al­mi­ran­te Brown al 2.900 de Vis­tal­ba.

Los sos­pe­cho­sos es­tán impu­tados por ho­mi­ci­dio cri­mi­nis y ro­bo en po­bla­do y en ban­da, agra­va­do por el uso de ar­ma de fue­go, de­li­to que tie­ne pe­na de pri­sión per­pe­tua.

“El Je­fe”

Se­gún con­tó Gus­ta­vo Ro­jas, Ar­go­ta era el je­fe de la ban­da y Pe­rey­ra se en­car­ga­da de bus­car a al­gu­nos jó­ve­nes pa­ra que los acom­pa­ña­ran a rea­li­zar ro­bos do­mi­ci­lia­rios, al­gu­nos de los cua­les tam­bién son juz­ga­dos por la Ter­ce­ra Cá­ma­ra y otros que aún es­tán en la eta­pa de ins­truc­ción.

En re­la­ción al gol­pe que ter­mi­nó con la vi­da de Ver­du­go, el impu­tado ex­pli­có que lle­ga­ron al lo­teo en el au­to de Ar­go­ta que se que­dó en el vehí- cu­los mien­tras él, su her­mano, Pe­rey­ra y Morales se ba­ja­ron.

Lue­go Pe­rey­ra cor­tó la te­la pe­ri­me­tral del lo­te 40 y en­tró jun­to con An­gel Ro­jas y Morales, en tan­to que él se que­dó afue­ra ofi­cian­do de "cam­pa­na".

Mi­nu­tos más tar­de, sa­lió Pe­rey­ra y le en­tre­gó una mo- chi­la con to­dos los ob­je­tos que le ro­ba­ron a los due­ños de ca­sa: un par de compu­tado­ras, dos smartp­ho­nes, ro­pa y un po­co de di­ne­ro.

Re­la­to de­te­ni­do

Siem­pre se­gún la ver­sión de Ro­jas, Pe­rey­ra vol­vió a en­trar y es allí don­de el re­la­to se de­tie­ne por­que el hom­bre no pu­do ver có­mo sus ami­gos rom­pían la te­la pe­ri­me­tral de la ca­sa co­lin­dan­te don­de es­ta­ba en el pa­tio Ver­du­go con un ami­go, pre­pa­ran­do un asa­do.

Ro­jas ex­pli­có que Pe­rey­ra y Morales fue­ron los que se ba­ja­ron ar­ma­dos. Pe­ro lue­go An­gel Ro­jas, en una de­cla­ra­ción an­te­rior, di­jo que le dis­pa­ró a Ver­du­go pe­ro de for­ma ac­ci­den­tal.

Los ca­ma­ris­tas Lau­ra Gua­jar­do, Eduar­do Mar­tea­re­na y Die­go Lus­ver­ti de­ter­mi­na­ron que el de­ba­te con­ti­núe la se­ma­na que vie­ne, cuan­do se es­cu­chen los úl­ti­mos tes­ti­gos.

COM­PLI­CA­DO. Uno de los cua­tro acu­sa­dos por el ho­mi­ci­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.