Pro­ce­san a Gils Carbó por la com­pra de un edi­fi­cio

Pa­ra el juez, la je­fa de los fis­ca­les de­frau­dó al Es­ta­do en la ad­qui­si­ción de la ac­tual se­de de la Pro­cu­ra­ción. Y la em­bar­gó por $ 7 mi­llo­nes.

Los Andes - - Política -

La je­fa de los fis­ca­les, Ale­jan­dra Gils Carbó, que­dó ayer pro­ce­sa­da por frau­de al Es­ta­do, de­bi­do a su­pues­tas irre­gu­la­ri­da­des co­me­ti­das en la com­pra de un edi­fi­cio pa­ra la Pro­cu­ra­ción Ge­ne­ral de la Na­ción en el mi­cro­cen­tro de la Ca­pi­tal Fe­de­ral.

El juez fe­de­ral Ju­lián Er­co­li­ni pro­ce­só a la Pro­cu­ra­do­ra Ge­ne­ral por “ad­mi­nis­tra­ción frau­du­len­ta en per­jui­cio de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca” y or­de­nó un em­bar­go so­bre sus bie­nes por 7 mi­llo­nes de pe­sos, jun­to a otros cua­tro impu­tados que par­ti­ci­pa­ron de la ope­ra­ción, in­for­ma­ron fuentes ju­di­cia­les.

De es­ta ma­ne­ra, es la pri­me­ra vez que un Pro­cu­ra­dor Ge­ne­ral de la Na­ción que­da pro­ce­sa­do en la Jus­ti­cia.

Gils Carbó ad­hi­rió al kirch­ne­ris­mo y su ac­cio­nar la con­vir­tió en blan­co del go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri, que des­de que asu­mió pre­ten­de re­mo­ver­la del car­go.

Ape­nas ha­bía si­do con­vo­ca­da a in­da­ga­to­ria, la fun­cio­na­ria sa­lió a dar en­tre­vis­tas re­cha­zan­do las sos­pe­chas en su contra y mi­ni­mi­zan­do su rol de impu­tada, al sub­ra­yar que el pro­pio Ma­cri asu­mió la je­fa­tu­ra del Eje­cu­ti­vo pro­ce­sa­do en la cau­sa de las es­cu­chas ile­ga­les, en la que lue­go, ape­nas fue un­gi­do je­fe de Es­ta­do, que­dó so­bre­seí­do por el juez Se­bas­tián Ca­sa­ne­llo.

En ju­lio pa­sa­do, cuan­do se or­de­nó la in­da­ga­to­ria de la fun­cio­na­ria, Ma­cri ad­vir­tió que Gils Carbó “no tie­ne au­to­ri­dad mo­ral” pa­ra se­guir en el car­go: “Es­pe­ro que en al­gún mo­men­to la Pro­cu­ra­do­ra se dé cuen­ta y, si no, que el Con­gre­so sa­que un in­for­me de la Bi­ca­me­ral y avan­ce­mos en un pro­ce­so pa­ra po­der te­ner un Pro­cu­ra­dor que es­té a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias”.

Hay otra cau­sa ava­la­da por el Go­bierno en el fue­ro en lo Con­ten­cio­so Ad­mi­nis­tra­ti­vo Fe­de­ral, don­de de­be de­fi­nir­se si el je­fe de los fis­ca­les pue­de ser re­mo­vi­do sin jui­cio po­lí­ti­co.

El 31 de agos­to Gils Carbó fue in­da­ga­da en la cau­sa que ana­li­za las abul­ta­das co­mi­sio­nes que se pa­ga­ron por la com­pra del edi­fi­cio de la ca­lle Pe­rón 667, don­de hoy se eri­ge la Pro­cu­ra­ción.

Allí es­tá pro­ba­do que el fun­cio­na­rio cla­ve que se en­car­gó de la li­ci­ta­ción, Gui­ller­mo Be­llin­gi, re­sul­tó me­dio her­mano de Juan Car­los Thill, quien co­bró la mi­tad de una co­mi­sión de 7,7 mi­llo­nes de pe­sos que se le pa­ga­ron a la in­mo­bi­lia­ria Jau­re­gui­berry por su in­ter­ven­ción en la ope­ra­ción. Pre­ci­sa­men­te por eso Be­llin­gi y Thill es­tán impu­tados jun­to a Gils Carbó.

Tan­to en su in­da­ga­to­ria co­mo an­te la pren­sa, Gils Carbó se des­pe­gó de la ope­ra­ción: ase­gu­ró que des­co­no­cía el víncu­lo y que no hu­bo per­jui­cio pa­ra el Es­ta­do. Sin em­bar­go, Er­co­li­ni sos­tu­vo que “exis­ten prue­bas su­fi­cien­tes pa­ra afir­mar, con el gra­do de pro­ba­bi­li­dad re­que­ri­do” en es­ta eta­pa, que “Ale­jan­dra Mag­da­le­na Gils Carbó - Pro­cu­ra­do­ra Ge­ne­ral de la Na­ción- y Gui­ller­mo Al­fre­do Be­llin­gi -Sub­di­rec­tor Ge­ne­ral del mis­mo or­ga­nis­mo- vio­lan­do cons­cien­te y vo­lun­ta­ria­men­te los de­be­res ati­nen­tes a sus car­gos, pre­vio acuer­do con eje­cu­ti­vos de Ar­fin­sa Ar­gen­ti­na Fi­nan­cie­ra SA -en par­ti­cu­lar con Adrián Mar­ce­lo Gon­zá­lez Fis­cher, en for­ma di­rec­ta o a tra­vés de in­ter­me­dia­rios- idea­ron y lle­va­ron a ca­bo un com­ple­jo plan orien­ta­do a ad­qui­rir di­rec­ta­men­te pa­ra el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co Fis­cal, ba­jo la si­mu­la­ción en­ga­ño­sa de una li­ci­ta­ción pú­bli­ca, el edi­fi­cio ubi­ca­do en la ca­lle Te­nien­te Ge­ne­ral Juan Do­min­go Pe­rón 667 de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res, con la in­ter­ven­ción do­lo­sa fun­da­men­tal de Bár­ba­ra Jau­re­gui­berry y Juan Car­los Thill”.

Se­gún el fa­llo, “me­dian­te la ma­nio­bra, se ge­ne­ró tam­bién de mo­do de­li­be­ra­do un lu­cro in­de­bi­do pa­ra al­gu­nos de sus in­ter­vi­nien­tes, que co­mo con­tra­par­ti­da con­for­mó un per­jui­cio pa­tri­mo­nial apre­cia­ble pa­ra el Es­ta­do na­cio­nal”.

Er­co­li­ni sos­tu­vo que “la cuan­tio­sa prue­ba reuni­da en es­ta cau­sa per­mi­te con­si­de­rar que los ac­tos de eje­cu­ción de la ma­nio­bra desa­rro­lla­da, en­mar­ca­da en la ad­mi­nis­tra­ción y cui­da­do de bie­nes pe­cu­nia­rios per­te­ne­cien­tes al Es­ta­do, ha­bría si­do rea­li­za­da cuan­to me­nos en­tre el 17 de di­ciem- bre de 2012 y el 15 de ju­lio de 2013, me­dian­te dis­tin­tas ac­cio­nes ar­di­do­sas”.

Ello, aña­dió, “con la in­ter­ven­ción do­lo­sa de di­ver­sas per­so­nas, con ro­les di­fe­ren­cia­dos; con abu­so de po­der; con apro­ve­cha­mien­to - pa­ra dar apa­rien­cia de le­gi­ti­mi­dad al ac­to ge­ne­ral -de los ca­na­les ad­mi­nis­tra­ti­vos; con la uti­li­za­ción ins­tru­men­tal de fun­cio­na­rios del or­ga­nis­mo aje­nos al plan; con per­so­nas in­ser­ta­das con ca­li­dad si­mu­la­da; otras in­ter­pues­tas pa­ra apa­rien­cia de em­pre­sa o ne­go­cia­ción; y va­lién­do­se de otras for­mas en­ga­ño­sas orien­ta­das a ha­cer apa­re­cer co­mo le­gí­ti­ma la li­ci­ta­ción pú­bli­ca que lle­vó a la ad­qui­si­ción del in­mue­ble y los ac­tos de ad­mi­nis­tra­ción que la ro­dea­ron”.

Er­co­li­ni agre­gó que “se en­cuen­tra acre­di­ta­do con el gra­do de pro­ba­bi­li­dad ya men­cio­na­do que, en el mar­co de la ma­nio­bra des­crip­ta pre­ce­den­te­men­te, Ale­jan­dra Mag­da­le­na Gils Carbó y Gui­ller­mo Al­fre­do Be­llin­gi, en su con­di­ción de fun­cio­na­rios pú­bli­cos, con la in­ter­ven­ción do­lo­sa de Adrián Mar­ce­lo Gon­zá­lez Fis­cher, Bár­ba­ra Jau­re­gui­berry y Juan Car­los Thill, se in­tere­sa­ron di­rec­ta­men­te, apro­ve­chán­do­se asi­mis­mo de per­so­nas in­ter­pues­tas y tam­bién me­dian­te la si­mu­la­ción de­li­be­ra­da de una li­ci­ta­ción pú­bli­ca, en la com­pra­ven­ta del edi­fi­cio con mi­ras a la ob­ten­ción de be­ne­fi­cios per­so­na­les”.

El juez pro­ce­só a Gils Carbó co­mo “coau­to­ra pe­nal­men­te res­pon­sa­ble del de­li­to de ad­mi­nis­tra­ción frau­du­len­ta agra­va­da por ha­ber­se co­me­ti­do en per­jui­cio de una ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca” y la em­bar­gó por 7 mi­llo­nes de pe­sos.

Tam­bién a Be­llin­gi por el mis­mo de­li­to y em­bar­go, mien­tras con­si­de­ró par­tí­ci­pes ne­ce­sa­rios a Fis­her, Thill y Jau­re­gui­berry y los em­bar­gó a ca­da uno por 5 mi­llo­nes de pe­sos.

Dis­pu­so ade­más la fal­ta de mé­ri­to pa­ra los otros impu­tados: Blás Zu­ri­ta, Os­val­do Le­gui­za­món, Ig­na­cio Cos­ta Ur­qui­za, Pe­dro Do­na­to Vi­ce­con­te y Ro­ber­to Da­niel Mar­tino.

PRO­CU­RA­DO­RA K. Gils Carbó ad­hi­rió al kirch­ne­ris­mo. Ma­cri pre­ten­de re­mo­ver­la del car­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.