El men­do­cino que me­jor co­no­ce la his­to­ria de “Vi­ven”

Ho­ra­cio Bo­lla­ti es ami­go de los 16 so­bre­vi­vien­tes. Su tes­ti­mo­nio apa­re­ce en uno de los 70 li­bros que tie­ne so­bre el te­ma, y es­cri­bió él mis­mo uno so­bre ac­ci­den­tes ae­ro­náu­ti­cos re­gis­tra­dos en la pro­vin­cia des­de 1985.

Los Andes - - Sociedad - SANDRA CON­TE scon­te@lo­san­des.com.ar

To­da­vía con­ser­va ví­vi­do el re­cuer­do de la ima­gen, en el te­le­vi­sor blan­co y ne­gro de su pa­dre, de los jó­ve­nes que agi­ta­ban sus bra­zos a los he­li­cóp­te­ros chi­le­nos que lle­ga­ban a res­ca­tar­los. En su bi­blio­te­ca tie­ne más de 70 li­bros vin­cu­la­dos a la his­to­ria de “Vi­ven”. Fi­nal­men­te, Ho­ra­cio Bo­lla­ti lo­gró co­no­cer y en­ta­blar una amis­tad con los 16 so­bre­vi­vien­tes del ac­ci­den­te del avión uru­gua­yo que se es­tre­lló en la Cor­di­lle­ra de los An­des ha­ce 45 años, tam­bién un vier­nes 13 de oc­tu­bre.

Des­de el li­ving de su ca­sa en la 4° sec­ción cuen­ta que el fin de se­ma­na pa­sa­do es­tu­vo en Uru­guay, pa­ra pre­sen­ciar una nue­va edi­ción del cam­peo­na­to ho­me­na­je, que ca­da año jue­gan uru­gua­yos ( los “Old Ch­ris­tians”) y chi­le­nos ( los “Old Boys”) en con­me­mo­ra­ción de ese par­ti­do de rugby que no lle­ga­ron a ju­gar en 1972. De he­cho, los equi­pos es­tán in­te­gra­dos por so­bre­vi­vien­tes o fa­mi­lia­res de fa­lle­ci­dos en la tra­ge­dia.

Bo­lla­ti aña­de que la­men­ta­ble­men­te, el do­min­go fa­lle­ció Fer­nan­do Gon­zá­lez Fo­res­tic, uno de los ju­ga­do­res chi­le­nos, quien iba co­mo pa­sa­je­ro en una avio­ne­ta que ca­yó en el Río de la Pla­ta, al día si­guien­te del par­ti­do. Si bien el pi­lo­to lo­gró lle­gar a la ori­lla, el chi­leno se per­dió de vis­ta y lo en­con­tra­ron aho­ga­do a cua­tro ki­ló­me­tros de dis­tan­cia. “La tra­ge­dia si­gue mar­can­do al­gu­nas co­sas”, lan­za el men­do­cino.

El hom­bre, téc­ni­co elec­tró­ni­co, pi­lo­to pri­va­do y ra­dio­afi­cio­na­do, cuen­ta que su fa­na­tis­mo por el ac­ci­den­te en la mon­ta­ña na­ció des­de que pre­sen­ció el res­ca­te, cuan­do te­nía 10 años. En 1997 fue por pri­me­ra vez al Va­lle de las Lá­gri­mas, don­de ca­yó el avión y hoy se en­cuen­tran, ade­más de res­tos del fu­se­la­je, una cruz y un ce­men­te­rio don­de es­tán en­te­rra­das 28 víc­ti­mas (uno de ellos fue lle­va­do por su pa­dre a Uru­guay, pa­ra se­pul­tar­lo).

En to­tal ha com­ple­ta­do cin­co ve­ces la tra­ve­sía de tres días des­de Ma­lar­güe, a lo­mo de ca­ba­llo, pa­ra lle­gar al si­tio, va­rias de ellas acom­pa­ña­do por su es­po­sa Mónica y en una por su hi­ja An­drea, quie­nes com­par­ten su in­te­rés por la his­to- ria. Pe­ro lue­go de la pri­me­ra, le hi­cie­ron una en­tre­vis­ta pa­ra una re­vis­ta lo­cal, en la que con­ta­ba que su sue­ño se­ría co­no­cer a los so­bre­vi­vien­tes.

Ese mis­mo año, An­to­nio Vi­zin­tín, uno de ellos, vino de vi­si­ta a la pro­vin­cia, le­yó el ar­tícu­lo y lo con­tac­tó. Así, Ho­ra­cio lo­gró co­no­cer a los 16 que sal­va­ron su vi­da y a mu­chos fa­mi­lia­res de los 29 que la per­die­ron en la mon­ta­ña, al­gu­nos pro­duc­to del im­pac­to y el res­to por un alud y las di­fí­ci­les con­di­cio­nes que en­fren­ta­ron du­ran­te 72 días, has­ta que los res­ca­ta­ron. En los en­cuen­tros ha ido co­no­cien­do da­tos que no es­tán en las pu­bli­ca­cio­nes y pre­fie­re pre­ser­var.

Bo­lla­ti mues­tra los dis­tin­tos li­bros so­bre la his­to­ria que ha ido co­lec­cio­nan­do, uno en ale­mán y otro en ja­po­nés. En otro más, de Ariel Os­val­do Torres, “Ha­cia el avión de los uru­gua­yos”, que re­la­ta las vi­ven­cias de quie­nes pe­re­gri­nan al lu­gar del ac­ci­den­te, se en­cuen­tra el tes­ti­mo­nio de Ho­ra­cio, quien fue el pri­me­ro en ha­cer una trans­mi­sión de ra­dio des­de el si­tio.

Pe­ro ade­más, él mis­mo es au­tor de “Bri­llos en la mon­ta­ña. Don­de la ae­ro­náu­ti­ca to­ma otro sen­ti­do”, que compila sus vein­te me­jo­res ex­pe­rien­cias en la búsqueda de avio­nes caí­dos en­tre 1985 y 2010; otra de sus afi­cio­nes.

Cuan­do se le pre­gun­ta por qué es tan mar­ca­do su in­te­rés por “Vi­ven”, Bo­lla­ti plan­tea que tie­ne múl­ti­ples aris­tas: un men­sa­je fuer­te de su­per­vi­ven­cia, de her­man­dad, de sa­cri­fi­car­se por otros; en de­fi­ni­ti­va, mu­chos “va­lo­res pa­ra co­se­char”.

Ho­ra­cio, en su ca­sa de la Cuar­ta Sec­ción, mues­tra sus obras y otros ele­men­tos re­la­cio­na­dos al ca­so.

FO­TO HIS­TÓ­RI­CA. So­bre­vi­vien­tes jun­to al fu­se­la­je de la ae­ro­na­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.