La Su­pre­ma Cor­te eli­ge pre­si­den­te en me­dio de la ten­sión con el Go­bierno

El má­xi­mo tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la Pro­vin­cia de­fi­ne hoy su con­duc­ción. Se de­ba­te en­tre un per­fil más con­ci­lia­dor o uno más dis­tan­te con el go­ber­na­dor Cor­ne­jo.

Los Andes - - Portada - HO­RA­CIO MEI­LÁN hmei­lan@lo­san­des.com.ar

Pe­dro Llo­ren­te (ac­tual pre­si­den­te), Jor­ge Nan­cla­res y Ju­lio Gó­mez aso­man co­mo los prin­ci­pa­les can­di­da­tos a ocu­par la pre­si­den­cia de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de Men­do­za. La de­fi­ni­ción lle­ga jus­to en un mo­men­to de gran ten­sión con el go­ber­na­dor Al­fre­do Cor­ne­jo que, en­tre otros as­pec­tos, im­pul­sa un pro­yec­to pa­ra am­pliar el má­xi- mo tri­bu­nal. El pro­ce­di­mien­to pa­ra la elec­ción es la vo­ta­ción en un cón­cla­ve del que par­ti­ci­pan só­lo los sie­te in­te­gran­tes de la Cor­te y por es­tas ho­ras la ros­ca po­lí­ti­ca es­tá a pleno. Si bien los prin­ci­pa­les nom­bres que sue­nan son los men­cio­na­dos, en los pa­si­llos de Tri­bu­na­les se ase­gu­ra que “cual­quie­ra pue­de ser”. No obs­tan­te, se es­pe­cu- la que en­tre los mi­nis­tros del tri­bu­nal se ha­rá un es­fuer­zo pa­ra que el ele­gi­do lle­gue con una gran ma­yo­ría de vo­tos a fa­vor, pa­ra te­ner más fuer­za en la pul­sea­da que man­tie­nen con el Eje­cu­ti­vo pro­vin­cial. De allí que se con­si­de­re fa­vo­ri­tos a los can­di­da­tos con un per­fil más con­ci­lia­dor pa­ra no ahon­dar la grie­ta.

Mien­tras el Se­na­do de­ba­ta la po­si­ble me­dia san­ción a una nueva con­for­ma­ción de la Su­pre­ma Cor­te, en el Pa­la­cio Ju­di­cial los miem­bros del tri­bu­nal ele­gi­rán a su nue­vo pre­si­den­te. Es­to es así por­que lle­ga a su fin el man­da­to del ac­tual con­duc­tor, Pe­dro Llo­ren­te.

Es­tá con­fir­ma­do que hoy los in­te­gran­tes de la Cor­te vo­ten a sus au­to­ri­da­des, aun­que no hay un ho­ra­rio es­ti­pu­la­do. Tam­po­co un can­di­da­to de­fi­ni­do, só­lo es­pe­cu­la­cio­nes.

“Cual­quie­ra pue­de ser” di­cen vo­ces en los pa­si­llos del Pa­la­cio de Jus­ti­cia.

Eso es cier­to, más allá de que en es­tos ám­bi­tos -co­mo en cual­quie­ra- la “ros­ca” po­lí­ti­ca es­tá a la or­den del día. Es que la mo­da­li­dad de elec­ción es en for­ma­to de cón­cla­ve en­tre los ( to­da­vía) sie­te in­te­gran­tes del cuer­po. Y só­lo ellos sa­ben lo que se di­ce al mo­men­to de ar­gu­men­tar y de vo­tar al nue­vo ti­tu­lar.

De to­dos mo­dos siem­pre hay quie­nes ex­pre­san su in­ten­ción. O quie­nes apues­tan por un pos­tu­lan­te. Y en ese sen­ti­do, nom­bres hay.

No fal­ta el que se­ña­la que Llo­ren­te pue­de con­ti­nuar al fren­te por otro pe­río­do. Si bien tam­bién fi­gu­ra en­tre los que po­dría ju­bi­lar­se (con 76 años es el ma­yor de los mi­nis­tros), quie­nes lo pos­tu­lan des­ta­can su “per­fil con­ci­lia­dor” en tiem­pos en que la “grie­ta” mues­tra más ro­ces que acuer­dos, tan­to aden­tro del cuer­po co­mo en la re­la­ción con el Go­bierno.

Llo­ren­te lle­gó a la Cor­te ha­ce 30 años, de la mano del en­ton­ces sa­lien­te go­ber­na­dor Santiago Fe­li­pe Lla­ver (UCR). Ve­nía de pre­si­dir el Se­na­do y de ejer­cer co­mo vir­tual vi­ce­go­ber­na­dor (por la ida de Jo­sé Ge­noud al Se­na­do na­cio­nal). Eso hi­zo que fue­ra el úni­co fun­cio­na­rio en la la re­cien­te his­to­ria ins­ti­tu­cio­nal lo­cal, en ocu­par car­gos re­le­van­tes en los tres po­de­res del Es­ta­do.

Ade­más es quien más ve­ces pre­si­dió la Cor­te. Has­ta aho­ra ha com­ple­ta­do 16 años en ese car­go, un pri­mer pe­río­do de 1993 a 2003 y el se­gun­do que aho­ra cul­mi­na y que em­pe­zó en 2011, cuan­do en ajus­ta­da vo­ta­ción (4 a 3) le ga­nó la pul­sea­da a Ale­jan­dro Pérez Hual­de, que bus­ca­ba ser re­ele­gi­do.

Llo­ren­te no su­ma to­das las vo­lun­ta­des. Pre­ci­sa­men­te su edad y ha­ber es­ta­do tan­to en el car­go, no le jue­gan a fa­vor. In­clu­so hay quien le acha­ca que la al­ta ten­sión con el Go­bierno “se da en su man­da­to”.

En el Eje­cu­ti­vo, de to­dos mo­dos, no ve­rían con ma­los ojos su re­elec­ción. Aun­que tam­po­co lo ha­rían si el ele­gi­do fue­ra otro his­tó­ri­co, Jor­ge Nan­cla­res.

Hay quien di­ce que en los úl­ti­mos días es­te juez se ha man­te­ni­do “muy ac­ti­vo”, ca­si co­mo pro­po­nién­do­se.

Nan­cla­res (67) tam­bién lle­va 30 años en la Cor­te y tam­bién fue pro­mo­vi­do por Lla­ver, en oc­tu­bre de 1987. Pre­si­dió el má­xi­mo tri­bu­nal de 2003 a 2009 y ha so­li­do man­te­ner un ba­jo per­fil his­tó­ri­co.

Su ac­ti­tud “con­ci­lia­do­ra” tam­bién ha si­do pon­de­ra­da por dis­tin­tos sec­to­res de la Jus­ti­cia, y eso le jue­ga a fa­vor.

Otro nom­bre que se es­cu­cha es el de Ju­lio Gó­mez. El magistrado es uno de los más nue­vos en la Cor­te (in­gre­só en 2015 im­pul­sa­do por el pe­ro­nis­ta Fran­cis­co Pérez). Ha si­do cues­tio­na­do en el mar­co de los fa­llos que no le han agra­da­do al Go­bierno, fir­ma­dos con fun­da­men­tos con­jun­tos con el juez Omar Pa­ler­mo, el más apun­ta­do por Cor­ne­jo.

No fal­tan los que pon­de­ran la “gran ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo” de Gó­mez. Pe­ro ellos mis­mos ase­gu­ran que “no es el hom­bre pa­ra es­te mo­men­to”. No por­que no pue­da ha­cer una bue­na ta­rea, sino por­que su elec­ción pro­fun­di­za­ría la “grie­ta”, en lu­gar de ayu­dar a se­llar­la. Más allá de las es­pe­cu­la­cio­nes, la pa­la­bra fi­nal la tie­nen los pro­pios jue­ces.

Una vo­ta­ción par­ti­cu­lar

El pro­yec­to que Cor­ne­jo im­pul­sa en la Le­gis­la­tu­ra, lle­van­do de sie­te a nue­ve los miem­bros de la Cor­te, ha pues­to un man­to de in­cer­ti­dum­bre en la elec­ción de hoy.

Por un la­do, al­gu­nos se­ña­lan que quien sea elec­to pre­si­den­te del tri­bu­nal, lo ha­rá en mo­do de “tran­si­ción”, pre­ci­sa­men­te pa­ra es­pe­rar a que lle­guen los nue­vos in­te­gran­tes.

De to­dos mo­dos, el pro­yec­to na­da di­ce de eso. De he­cho sus au­to­res se­ña­lan que “quien sea ele­gi­do aho­ra, de­be­rá cum­plir los dos años co­mo pre­si­den­te”. Y re­cién en 2019, los 9 miem­bros de­ci­dan quién se­rá el nue­vo ti­tu­lar.

De to­dos mo­dos es po­si­ble que al mo­men­to de ar­gu­men­tar vo­tos hoy en la Cor­te, se bus­que un can­di­da­to “de pleno con­sen­so”. La idea es que el vo­to sea lo más am­plio po­si­ble. “Si la vo­ta­ción sa­le 7 a 0 o 6 a 1, no ten­dría po­si­bi­li­dad de ser cam­bia­da cuan­do se su­men los nue­vos in­te­gran­tes”, di­cen.

Eso le da más po­si­bi­li­da­des a los “con­ci­lia­do­res”.

POS­TU­LAN­TES. Quie­nes as­pi­ran a con­du­cir la Cor­te son los su­pre­mos Pe­dro Llo­ren­te, Jor­ge Nan­cla­res y Ju­lio Gó­mez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.