Em­bes­ti­da ju­di­cial de las mon­jas del Pró­vo­lo

ABU­SOS SE­XUA­LES

Los Andes - - Portada - IG­NA­CIO DE LA RO­SA ide­la­ro­sa@lo­san­des.com.ar

Los abo­ga­dos de las re­li­gio­sas Ku­mi­ko Ko­sa­ka, impu­tada y de­te­ni­da por de­nun­cias de abu­so se­xual y co­rrup­ción, y de Asun­ción Mar­tí­nez, impu­tada y no de­te­ni­da, de­nun­cia­ron a los pro­fe­sio­na­les del Cuer­po Mé­di­co Fo­ren­se e in­tér­pre­tes ofi­cia­les por “fal­sear” pe­ri­cias y tes­ti­mo­nios de las víc­ti­mas.

Los abo­ga­dos de las mon­jas Ku­mi­ko Ko­sa­ka -impu­tada y de­te­ni­da por las de­nun­cias de abu­sos se­xua­les y co­rrup­ción de me­no­res sor­dos en el Pró­vo­lo- y Asun­ción Mar­tí­nez -impu­tada pe­ro no de­te­ni­da­de­nun­cia­ron ayer a los pro­fe­sio­na­les del Cuer­po Mé­di­co Fo­ren­se e in­tér­pre­tes ofi­cia­les que in­ter­vie­nen en la in­ves­ti­ga­ción.

En la pre­sen­ta­ción acu­sa­ron a los psi­có­lo­gos y psi­quia­tras ju­di­cia­les de co­me­ter el de­li­to de “fal­sa pe­ri­cia” -con­si­de­ran­do que ter­gi­ver­sa­ron y hay fal­se­dad en los in­for­mes so­bre los de­nun­cian­tes-, mien­tras que a los in­tér­pre­tes de len­gua de señas los acu­san de “fal­sa in­ter­pre­ta­ción” - tam­bién ha­blan de ter­gi­ver­sa­cio­nes y ma­ni­pu­la­cio­nes-.

“La de­nun­cia cons­ta de 130 pá­gi­nas, fue pre­sen­ta­da en la Uni­dad Fis­cal Re­si­dual. Es­ta­mos de­nun­cian­do por fal­sa in­ter­pre­ta­ción a los in­tér­pre­tes Dé­bo­ra Pi­za­rro, Nancy Cor­tez y Cé­sar Pe­lle­gri­ni. Y por fal­sas pe­ri­cias a los doc­to­res y li­cen­cia­dos que acu­san a nues­tros de­fen­di­dos”, sin­te­ti­zó Varela Ál­va­rez, acom­pa­ña­do por las abo­ga­das Va­le­ria Cor­ba­cho -quien acom­pa­ñó a Ko­sa­ka cuan­do se en­tre­gó en Bue­nos Ai­res-, Ma­ría Pía Scat­ti­ni y un equi­po de in­tér­pre­tes par­ti­cu­la­res de len­gua de señas.

Du­ros cues­tio­na­mien­tos

El her­me­tis­mo pú­bli­co que man­tu­vo Varela Ál­va­rez des­de que asu­mió la de­fen­sa de Ku­mi­ko y Mar­tí­nez lle­gó a su fin ayer. Por me­dio de una con­fe­ren­cia de pren­sa -que con­tó con in­tér­pre­te de len­gua de señas-, el abo­ga­do y su equi­po se re­fi­rie­ron por pri­me­ra vez a las acu­sa­cio­nes que pe­san so­bre am­bas, prin­ci­pal­men­te so­bre la re­li­gio­sa ja­po­ne­sa.

“Va­mos a de­mos­trar la inocen­cia des­de la cien­cia, no des­de las in­ter­pre­ta­cio­nes. La Se­gun­da Cá­ma­ra del Cri­men ya or­de­nó la pri­sión do­mi­ci­lia­ria de Ko­sa­ka y es­ta­ble­ció que fue víc­ti­ma de una de­mo­ni­za­ción y fil­tra­cio­nes de for­ma par­cial de las pe­ri­cias a las que fue so­me­ti­da. Pe­ro no he­mos en­con­tra­do eco ni en ( el fis­cal Gus­ta­vo) Strop­pia­na ni en (la jue­za de Ga­ran­tías Ale­jan­dra) Alon­so; y jun­to con la que­re­lla se han cons­ti­tui­do co­mo un fron­tón”, in­di­có Varela, quien in­sis­tió que la mon­ja nun­ca es­tu­vo pró­fu­ga.

El abo­ga­do des­ta­có que le re­sul­ta in­com­pren­si­ble que no se ha­ya per­mi­ti­do in­ter­ve­nir a Ada­jus -pro­gra­ma na­cio­nal pa­ra la asis­ten­cia de per­so­nas sor­das en el ám­bi­to ju­rí­di­co-, en­ti­dad que fue re­cha­za­da por el fis­cal y la Jus­ti­cia de Ga­ran­tías.

“El in­for­me de Ada­jus nos per­mi­tió echar luz en la pre­dis­po­si­ción que tie­nen las per­so­nas sor­das a ser ma­ni­pu­la­das. En es­te ca­so no só­lo fue­ron ma­ni­pu­la­das, sino tam- bién ter­gi­ver­sa­das”, des­ta­có.

Quien se ex­pla­yó en los de­ta­lles en que ba­sa­ron la de­nun­cia so­bre el ac­cio­nar de los sie­te pro­fe­sio­na­les de la sa­lud del Cuer­po Mé­di­co Fo­ren­se ( psi­có­lo­gos y psi­quia­tras) fue Cor­ba­cho. “Pre­ten­de­mos que la Jus­ti­cia se en­ca­mi­ne a un pro­ce­so jus­to, al­go que la­men­ta­ble­men­te no es­tá ocu­rrien­do. En nin­gún lu­gar del mun­do se so­me­te a una per­so­na que de­nun­cia ha­ber si­do víc­ti­ma de un epi­so­dio se­xual a con­tar 5 ve­ces lo que vi­vió, co­mo es­tá ocu- rrien­do acá”, in­di­có.

Pa­ra ejem­pli­fi­car, se de­tu­vo en 3 ca­sos con­cre­tos (Ca­so C, ca­so D y ca­so B). Allí, in­di­có que so­bre una de las de­nun­cian­tes los pe­ri­tos rea­li­za­ron un in­for­me don­de cons­ta­ba que pre­sen­ta­ba una “dis­ca­pa­ci­dad ti­po sor­de­ra, hi­poa­cu­sia mo­de­ra­da, nu­la au­di­ción en un oí­do y 40% en el otro”. Sin em­bar­go, Cor­ba­cho cri­ti­có que los pro­fe­sio­na­les re­co­noz­can no ha­ber ob­ser­va­do es­tu­dios an­te­rio­res ni tam­po­co ha­yan so­me­ti­do a au­dio­me­trías u otoe­mi­sio­nes acús­ti­cas.

Ade­más, acu­só a los pro­fe­sio­na­les de no ha­ber re­cu­rri­do a los an­te­ce­den­tes con que cuen­ta es­ta per­so­na no só­lo en el Pró­vo­lo, sino en la es­cue­la Pa­vón y juz­ga­dos de Me­no­res: “Allí de­jan en cla­ro que la tes­ti­go no es­cu­cha na­da, ¿por qué en­ton­ces di­cen que es­cu­cha 40% en un oí­do? Es una fal­se­dad lo que di­cen”.

Cor­ba­cho tam­bién di­jo que hay in­for­mes que evi­den­cian que es­ta tes­ti­go pre­sen­ta­ba tras­tor­nos emo­cio­na­les y de otro ti­po -in­clu­yen­do in­di­cios de ha­ber su­fri­do abu­so psi­co­ló­gi­co- des­de 1998, y que nun­ca fue­ron te­ni­dos en cuen­ta; al igual que las in­ter­ven­cio­nes en los Juz­ga­dos de Fa­mi­lia 1, 2, 3 y 7 que tu­vo en­tre 1997 y 2007.

“Crea­ron una his­to­ria”

Scat­ti­ni, a su turno, fue quien se re­fi­rió al rol de los in­tér­pre­tes. En su ex­po­si­ción, la abo­ga­da des­ta­có que los pro­fe­sio­na­les de­nun­cia­dos no in­ter­pre­ta­ban de for­ma li­te­ral ni exac­ta las pre­gun­tas que ha­cían los psi­có­lo­gos en las cá­ma­ras Ge­sell ni las res­pues­tas de tes­ti­gos y de­nun­cian­tes. “Del in­for­me de Ada­jus se des­pren­de que los in­tér­pre­tes han aña­di­do, ca­lla­do y fal­sea­do in­for­ma­ción”, re­su­mió.

La abo­ga­da ase­gu­ró que los in­tér­pre­tes in­du­cían una res­pues­ta o ha­cían la se­ña de al­guno de los acu­sa­dos. “Con­si­de­ra­mos que los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud men­tal han es­ta­ble­ci­do con­clu­sio­nes fal­sas e in­cor­po­ra­ron a su vez ver­sio­nes do­lo­sas ma­lin­ten­cio­na­das. Y su­pri­mie­ron in­for­ma­ción, cam­bia­ron la se­cuen­cia, mo­di­fi­ca­ron re­la­tos y crea­ron una his­to­ria”, re­su­mió.

Un equi­po de in­tér­pre­tes y de asis­ten­tes de per­so­nas sor­das tam­bién par­ti­ci­pa­ron de la pre­sen­ta­ción. “Co­mo in­tér­pre­te, yo no ten­go de­re­cho a con­tar lo que sien­te otra per­so­na, no ten­go que agre­gar y no co­rres­pon­de na­rrar a otra per­so­na”, des­ta­có la in­tér­pre­te que tra­ba­jó con Varela Ál­va­rez, Vic­to­ria Mon­te­ro.

Ade­más, Mon­te­ro in­di­có que las sie­te cá­ma­ras Ge­sell gra­ba­das que ana­li­za­ron cuen­tan con una ca­li­dad téc­ni­ca pé­si­ma, y en cin­co de ellas no se con­ser­va la in­ter­pre­ta­ción, se pier­den los con­cep­tos bá­si­cos y se vul­ne­ra la con­fi­den­cia­li­dad.

“Es­to es un lla­ma­do de aten­ción gra­ve que ha­ce­mos a la ins­truc­ción. Y si no se tie­ne en cuen­ta a tiem­po, el jui­cio pue­de ser desas­tro­so en lo que se re­fie­re a nu­li­da­des. Ad­ver­ti­mos a Strop­pia­na que de­be­ría se­pa­rar a es­tos pro­fe­sio­na­les”, sin­te­ti­zó Varela Ál­va­rez.

ABO­GA­DO DE­FEN­SOR. Car­los Varela Alvarez dio una con­fe­ren­cia de pren­sa con in­tér­pre­te de señas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.