Tra­ge­dia: mu­rió al so­co­rrer a an­cia­nos por un de­rrum­be

Ha­cía ho­ras ex­tra y al de­rrum­bar­se el te­cho del ge­riá­tri­co cu­brió con su cuer­po a an­cia­nos. En la re­si­den­cia ubi­ca­da en Mai­pú, don­de se alo­jan 60 per­so­nas, se es­ta­ban ha­cien­do re­pa­ra­cio­nes.

Los Andes - - Portada - SAN­DRA CON­TE scon­te@lo­san­des.com.ar

Un en­fer­me­ro de una re­si­den­cia ge­riá­tri­ca de Mai­pú fa­lle­ció aplastado por par­te de un te­cho que se de­rrum­bó. La víc­ti­ma, Adrián Vi­de­la, tra­ba­ja­ba ha­bi­tual­men­te en el es­ta­ble­ci­mien­to, en el que se rea­li­za­ban me­jo­ras edi­li­cias. Se en­con­tra­ba cum­plien­do ho­ras ex­tras cuan­do se pro­du­jo el in­ci­den­te. Al ver que par­te de la es­truc­tu­ra se des­plo­ma­ba, cu­brió he­roi­ca­men­te con su cuer­po a un an­ciano en si­lla de rue­das, al que le sal­vó la vi­da. En el es­ta­ble­ci­mien­to se alo­jan 60 per­so­nas ma­yo­res de edad.

Adrián Vi­de­la, un hom­bre de unos 50 años que tra­ba­ja­ba co­mo en­fer­me­ro en la re­si­den­cia ge­riá­tri­ca La Ca­sa Gran­de, ubi­ca­da en Mai­pú, fa­lle­ció ayer cuan­do se le ca­yó par­te de un te­cho que es­ta­ba en re­pa­ra­cio­nes. El hom­bre, que ya ha­bía ter­mi­na­do su turno, se ha­bía que­da­do más tiem­po -co­mo so­lía ha­cer- y al no­tar que la es­truc­tu­ra se ve­nía aba­jo cu­brió con su cuer­po a un an­ciano que es­ta­ba en si­lla de rue­das y que así lo­gró sal­var­se.

El in­mue­ble, ubi­ca­do en ca­lle Tro­pe­ro So­sa 697, tie­ne un sec­tor vie­jo -al es­ti­lo in­glés de las ca­so­nas del fe­rro­ca­rril de prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do- y otro nue­vo. En el pri­me­ro, dos obre­ros es­ta­ban arre­glan­do un te­cho, cuan­do, a eso de las 16, és­te se des­plo­mó y ca­yó so­bre una sa­la de es­tar don­de se en­con­tra­ban al me­nos un adul­to ma­yor y el en­fer­me­ro.

Si bien en un pri­mer mo­men­to se ha­bló de que va­rias per­so­nas ha­bían re­sul­ta­do he­ri­das en el ac­ci­den­te, Ru­bén Darío Ochoa, je­fe del cuer­po de Bom­be­ros Vo­lun­ta­rios de Mai­pú, ex­pli­có que cuan­do lle­ga­ron só­lo ha­bía dos de­ba­jo de los es­com­bros. Uno, Vi­de­la, quien ha­bía fa­lle­ci­do, y otro un an­ciano en si­lla de rue­das, que es­ta­ba lú­ci­do. Sí hu­bo al­gu­nos in­ter­na­dos que fue­ron tras­la­da­dos en am­bu­lan­cia, aun­que no se pu­do con­fir­mar si su­frie­ron le­sio­nes o se des­com­pen­sa­ron des­pués.

Por la po­si­ción del cuer­po del en­fer­me­ro, los bom­be­ros con­clu­ye­ron que ha­bía pro­te­gi­do al ma­yor, con lo que le sal­vó la vi­da. La es­po­sa y al me­nos uno de los hi­jos de Adrián Vi­de­la, ade­más de otros fa­mi­lia­res, fue­ron lle­gan­do al ge­riá­tri­co con­mo­cio­na­dos y más de uno gri­tó que de­be­rían ha­ber he­cho las re­pa­ra­cio­nes an­tes.

Al­ber­to Ló­pez, tío de la víc­ti­ma fa­tal, con­tó a Los An­des que ha­cía mu­chos años que su so­brino tra­ba­ja­ba allí y que en la fa­mi­lia son va­rios, él in­clui­do, los que se han abocado al área de la sa­lud. “Agra­dez­co a Dios por­que mu­rió en ser­vi­cio. Se de­di­có a es­to no tan­to pa­ra te­ner un sus­ten­to sino por vo­ca­ción de ser­vi­cio y hoy no mi­dió las con­se­cuen­cias”, di­jo el hom­bre, in­ten­tan­do no que­brar­se.

Ri­car­do Prin­ci­piano te­nía a su pa­pá in­ter­na­do en la re­si­den­cia y tam­bién co­no­cía a Vi­de­la, por­que años atrás ha­bían tra­ba­ja­do jun­tos en el Mer­ca­do de Go­doy Cruz. “Es­tu­dió pa­ra en­fer­me­ro des­pués. Me lla­ma­ba pa­ra avi­sar­me que en dos o tres días se iban a ter­mi­nar los re­me­dios. Hoy ha­bía com­ple­ta­do su turno de tra­ba­jo pe­ro se que­da­ba cuan­do ha­cía fal­ta”, co­men­tó. Otras per­so­nas reu­ni­das en el ex­te­rior se­ña­la­ron que era ha­bi­tual que ex­ten­die­ra su jor­na­da.

Des­alo­jo pau­la­tino

Des­de po­co des­pués de ocu­rri­do el in­ci­den­te, per­so­nal de Trán­si­to de Mai­pú cor­tó ca­lle Tro­pe­ro So­sa y se des­ple­gó un

Tes­ti­mo­nios “Agra­dez­co a Dios por­que mu­rió en ser­vi­cio. Se de­di­có a es­to por vo­ca­ción de ser­vi­cio y hoy no mi­dió las con­se­cuen­cias” Al­ber­to Ló­pez Tío de la víc­ti­ma fa­tal “Siem­pre es­tán pin­tan­do, arre­glan­do. Nun­ca vi al­go en mal es­ta­do. Nos co­no­ce­mos to­dos, so­mos co­mo una fa­mi­lia” Alicia Apo­de­ra­da de un in­terno

ope­ra­ti­vo del que par­ti­ci­pa­ron uni­for­ma­dos del de­par­ta­men­to, Bom­be­ros de la Po­li­cía de Men­do­za y Vo­lun­ta­rios de Mai­pú, De­fen­sa Ci­vil, Po­li­cía Cien­tí­fi­ca, PAMI y la Fis­ca­lía de De­li­tos Com­ple­jos, en­tre otros.

Leo­pol­do fue uno de los pri­me­ros en lle­gar al lu­gar, ya que sue­le vi­si­tar a una mu­jer que es­tá in­ter­na­da allí, los mar­tes a las 15.30. Ayer arri­bó una ho­ra tar­de y se en­con­tró con que no le per­mi­tían en­trar. Preo­cu­pa­do, ma­ni­fes­tó que ha­cía 15 días que la ha­bían in­gre­sa­do y que les ha­bía pa­re­ci­do que el si­tio es­ta­ba en bue­nas con­di­cio­nes, ade­más de que la aten­ción ha­bía si­do muy bue­na.

Lue­go de la in­cer­ti­dum­bre ini­cial, los fa­mi­lia­res y apo­de­ra­dos de las per­so­nas alo­ja­das en la re­si­den­cia fue­ron re­ci­bien­do la con­fir­ma­ción de que sus co­no­ci­dos es­ta­ban bien. Alicia, quien es apo­de­ra­da de un hom­bre que vi­vía en la ca­lle y aho­ra es­tá en La Ca­sa Gran­de, ex­pli­có que ella vi­ve cer­ca y sue­le ir en for­ma pe­rió­di­ca.

“Siem­pre es­tán pin­tan­do, arre­glan­do. Nun­ca vi al­go en mal es­ta­do. Co­no­ce­mos por el nom­bre des­de la chi­ca que lim­pia has­ta el ge­ren­te. So­mos to­dos una fa­mi­lia”, ma­ni­fes­tó la mu­jer, pa­ra agre­gar que “en Mai­pú es uno de los me­jo­res (ge­riá­tri­cos) pa­ra cla­se me­dia”.

A las 18.30, em­pe­za­ron a per­mi­tir que los fa­mi­lia­res pa­sa­ran a ver a los adul­tos ma­yo­res, quie­nes ha­bían si­do lle­va­dos a un pa­tio y es­ta­ban acom­pa­ña­dos por pro­fe­sio­na­les de sa­lud. Va­rios de ellos, se pu­do ver des­de afue­ra, se mue­ven en si­lla de rue­das.

En for­ma pau­la­ti­na, se fue ha­bi­li­tan­do el in­gre­so de vehícu­los -uno a uno- pa­ra re­ti­rar a los más de 60 an­cia­nos que se en­cuen­tran in­ter­na­dos. La ma­yo­ría fue­ron re­ti­ra­dos por sus fa­mi­lia­res, pe­ro en los ca­sos en que es­to no era po­si­ble se iba a tra­mi­tar su tras­la­do a otros ge­riá­tri­cos. Es que la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Mai­pú or­de­nó la clau­su­ra pre­ven­ti­va del in­mue­ble (ver apar­te).

Víc­tor Quil­ca aguar­da­ba des­de las 16, cuan­do se en­te­ró del ac­ci­den­te, a que le di­je­ran qué va a ocu­rrir con su ami­go, de quien es apo­de­ra­do. Si bien le ha­bían di­cho que es­ta­ba bien, pa­sa­das las 20 to­da­vía no ha­bía po­di­do ver­lo y no sa­bía a dón­de iban a lle­var­lo.

JO­SÉ GU­TIÉ­RREZ / LOS AN­DES

CON­MO­CIÓN. Fa­mi­lia­res de los ocu­pan­tes del ho­gar de ma­yo­res atien­den a va­rios de és­tos, lue­go del de­rrum­be de par­te de un te­cho.

SIN CON­SUE­LO.

Fa­mi­lia­res de Adrián Varela no po­dían creer el trá­gi­co fi­nal del en­fer­me­ro.

LA CA­SA GRAN­DE. Así se lla­ma el ge­riá­tri­co, que es­ta­ba ha­bi­li­ta­do y en bue­nas con­di­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.