Lu­cha con­tra la po­li­lla de la vid

Or­ga­nis­mos es­pe­cia­li­za­dos han es­ta­ble­ci­do di­ver­sas me­to­do­lo­gías pa­ra com­ba­tir la de­no­mi­na­da po­li­lla de la vid, que es­tá afec­tan­do a mi­les de hec­tá­reas en la pro­vin­cia y pro­du­cien­do da­ños mi­llo­na­rios en los cul­ti­vos. Hay gen­te que no es­tá de acuer­do con la

Los Andes - - Portada -

Hay di­ver­sas me­to­do­lo­gías pa­ra com­ba­tir la po­li­lla de la vid, que afec­ta a mi­les de hec­tá­reas, pe­ro se­gún los ex­per­tos la fu­mi­ga­ción aé­rea es la más se­gu­ra.

El pro­ble­ma plan­tea­do por la de­no­mi­na­da Lo­be­sia bo­tra­na, más co­no­ci­da co­mo po­li­lla de la vid, ha me­re­ci­do dis­tin­tos co­men­ta­rios en es­tas co­lum­nas. Que par­ten del in­gre­so de la pla­ga al país, los pro­ble­mas que per­mi­tie­ron que se ex­pan­die­ra ha­cia to­da la pro­vin­cia, los da­ños eco­nó­mi­cos ge­ne­ra­dos y aho­ra se plan­tea un nue­vo in­con­ve­nien­te, an­te la dis­cu­sión sur­gi­da en­tre los or­ga­nis­mos en­car­ga­dos del com­ba­te pa­ra su erra­di­ca­ción y al­gu­nas en­ti­da­des pri­va­das -a las que ha­bría que su­mar al de­par­ta­men­to de San Car­los- que se opo­nen a la fu­mi­ga­ción a tra­vés de avio­nes. En­tre los sec­to­res vi­ti­vi­ní­co­las, hay una­ni­mi­dad en se­ña­lar que, por la for­ma de im­ple­men­ta­ción y por la can­ti­dad de pla­gui­ci­da uti­li­za­do, no ha­brá pro­ble­mas pa­ra la flo­ra y pa­ra la fau­na.

El in­gre­so de la po­li­lla de la vid a la Ar­gen­ti­na ocu­rrió por las fa­llas de con­trol y la fal­ta de des­in­sec­ta­ción en el pa­so de co­se­cha­do­ras mecánicas des­de Chi­le y por ese mo­ti­vo tam­bién la "apa­ri­ción" de la pla­ga se pro­du­jo en una zo­na de Mai­pú, jun­to a una bo­de­ga que tra­jo las má­qui­nas. El Go­bierno y el INV lan­za­ron el aler­ta in­me­dia­to y es­ta­ble­cie­ron cri­te­rios pa­ra el tras­la­do de uvas y el pa­sa­je de ca­mio­nes des­de un lu­gar a otro de la pro­vin­cia, pe­ro muy po­cos le hi­cie­ron ca­so, aun­que des­pués sa­lie­ron a pro­tes­tar an­te el avan­ce de la pla­ga. Mu­chos to­ma­ron con­cien­cia de los da­ños pro­vo­ca­dos por el in­sec­to al ob­ser­var una dis­mi­nu­ción lla­ma­ti­va en la pro­duc­ción de sus vi­ñe­dos (en al­gu­nos ca­sos al­can­zó al 30%), mien­tras los or­ga­nis­mos es­pe­cí­fi­cos pro­fun­di­za­ban los es­tu­dios a los efec­tos de es­ta­ble­cer un plan de lu­cha efec­ti­vo con­tra el fla­ge­lo.

Los pro­fe­sio­na­les en­car­ga­dos de la me­di­da es­ta­ble­cie­ron tres for­mas de com­ba­te. En pri­mer lu­gar el de­no­mi­na­do mé­to­do de con­fu­sión se­xual, si­mi­lar al uti­li­za­do pa­ra com­ba­tir la mos­ca del Me­di­te­rrá­neo y que ge­ne­ra so­lu­cio­nes de ma­ne­ra na­tu­ral, pe­ro con el in­con­ve­nien­te de que la so­lu­ción de­fi­ni­ti­va es a lar­go pla­zo; la uti­li­za­ción de fe­ro­mo­nas y en ter­cer lu­gar la fu­mi­ga­ción a tra­vés de avio­nes. An­te los anun­cios, la Asam­blea por la So­be­ra­nía Ali­men­ta­ria y Oi­kos Red Ambiental, pre­sen­ta­ron una ac­ción de am­pa­ro con­tra el Go­bierno, el Is­ca­men y el Se­na­sa, con el fin de prohi­bir la fu­mi­ga­ción, se­ña­lan­do que ese tra­ta­mien­to "po­dría con­ta­mi­nar de mo­do per­ju­di­cial la sa­lud y el me­dio am­bien­te". El Con­ce­jo De­li­be­ran­te de San Car­los emi­tió una or­de­nan­za por la que prohí­be la apli­ca­ción aé­rea de agro­quí­mi­cos en to­do el te­rri­to­rio de­par­ta­men­tal, mien­tras los pro­duc­to­res apí­co­las de La­va­lle tam­bién ma­ni­fes­ta­ron su preo­cu­pa­ción.

Fren­te a esos plan­teos, los ex­per­tos de los or­ga­nis­mos a car­go de la erra­di­ca­ción de la pla­ga se en­car­ga­ron de des­men­tir, con fun­da­men­tos cien­tí­fi­cos, las acu­sa­cio­nes re­ci­bi­das. El Se­na­sa y el Is­ca­men se reunie­ron con más de 40 ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das (en­tre ellas el INV y el INTA), opor­tu­ni­dad en que se ana­li­za­ron los as­pec­tos téc­ni­cos y cien­tí­fi­cos de la ope­ra­to­ria, ase­gu­ran­do que to­do se ma­ne­ja ba­jo un con­cep­to si­mi­lar al que se apli­ca en to­dos los paí­ses vi­ti­vi­ní­co­las del mun­do. Des­ta- ca­ron que se uti­li­za tec­no­lo­gía de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción y que esa si­tua­ción "no só­lo ayu­da a los pro­duc­to­res a ter­mi­nar con la pla­ga sino que tam­bién pro­te­ge a la ciu­da­da­nía y a la flo­ra y la fau­na au­tóc­to­na de cual­quier ti­po de con­ta­mi­na­ción". Los dis­tin­tos sec­to­res de la ac­ti­vi­dad ma­ni­fes­ta­ron su apo­yo ab­so­lu­to a la im­ple­men­ta­ción del sis­te­ma, tal cual lo ra­ti­fi­ca una so­li­ci­ta­da pu­bli­ca­da días pa­sa­dos.

No se tra­ta de de­nos­tar o cri­ti­car a quie­nes no es­tán de acuer­do con la fu­mi­ga­ción por­que de al­gún mo­do con­si­de­ran que de­fien­den sus in­tere­ses, pe­ro me­nos se pue­de des­co­no­cer o po­ner en te­la de jui­cio el tra­ba­jo y es­tu­dios desa­rro­lla­dos por or­ga­nis­mos es­pe­cia­li­za­dos, cu­yos fun­cio­na­rios han com­pro­me­ti­do el pres­ti­gio de las ins­ti­tu­cio­nes. To­do lo que se ha­ga a fa­vor de erra­di­car la po­li­lla de la vid -den­tro de los pa­rá­me­tros sa­ni­ta­rios co­rres­pon­dien­tes- de­be ser bien­ve­ni­do por­que irá en be­ne­fi­cio de mi­les de pro­duc­to­res y de nues­tra prin­ci­pal in­dus­tria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.