Las avio­ne­tas de la pos­ver­dad

Los Andes - - Opinion -

En nota de opi­nión pu­bli­ca­da en Los An­des el jue­ves 2/11/2017, el se­ñor Gus­ta­vo Ma­rón, abo­ga­do de la Fe­de­ra­ción Ar­gen­ti­na de Cá­ma­ras Agroaé­reas (Fear­ca), ata­có de ma­ne­ra di­rec­ta a la Unión de Tra­ba­ja­do­res Ru­ra­les Sin Tie­rra y al Mo­vi­mien­to Na­cio­nal Cam­pe­sino In­dí­ge­na tra­tán­do­nos de men­ti­ro­sos y ge­ne­ra­do­res de pá­ni­co so­cial.

La em­pre­sa Ae­ro­tec, de la cual Ma­rón es con­sul­tor, es una de las con­tra­ta­das por el go­bierno de la pro­vin­cia pa­ra rea­li­zar las ae­ro­apli­ca­cio­nes con el ve­neno Co­ra­gen y Ba­ci­llus Thu­rin­gien­sis pa­ra el con­trol de la po­li­lla de la vid. No afir­ma­mos que es­ta con­di­ción des­ca­li­fi­ca al se­ñor Ma­rón pa­ra opi­nar al res­pec­to, pe­ro nos ha­ce sos­pe­char que a tra­vés de su opi­nión de­fien­de in­tere­ses eco­nó­mi­cos pro­pios y de sus pa­tro­nes, y no los de la so­cie­dad men­do­ci­na.

Dos se­ma­nas trans­cu­rrie­ron del ini­cio de las apli­ca­cio­nes aé­reas con in­sec­ti­ci­das por par­te del Is­ca­men, pa­ra el con­trol de la po­li­lla de la vid, y lo que se ha in­cre­men­ta­do a ni­vel so­cial es el cla­mor de se­rie­dad y res­pon­sa­bi­li­dad por par­te de las au­to­ri­da­des "com­pe­ten­tes". No só­lo el in­sec­to no re­co­no­ce los lí­mi­tes de las pro­pie­da­des, co­mo lo afir­ma Ma­rón, sino que tam­po­co lo ha­cen los mé­to­dos no pro­ba­dos con el de­bi­do pro­ce­so de au­dien­cia pú­bli­ca y es­tu­dio de im­pac­to ambiental co­rres­pon­dien­te.

Ob­je­ti­va­men­te no hay es­tu­dios pre­vios del Se­na­sa, ni del Is­ca­men, ni del INTA, ni de la Fa­cul­tad de Cien­cias Agra­rias, en cuan­to al im­pac­to ambiental y en la sa­lud hu­ma­na de la pul­ve­ri­za­ción aé­rea con Co­ra­gen. Tam­po­co es­tu­dios que de­mues­tren la efec­ti­vi­dad de es­te mé­to­do de apli­ca­ción pa­ra con­tro­lar la po­li­lla de la vid. Ade­más exis­ten nu­me­ro­sas vo­ces con au­to­ri­dad cien­tí­fi­ca y téc­ni­ca que sos­tie­nen que la apli­ca­ción de­be ser te­rres­tre e in­tra fin­ca y no aé­rea. Se­gui­mos sos­te­nien­do que las au­to­ri­da­des no dan ga­ran­tías de que no va­ya a afec­tar a la po­bla­ción y a otros se­res vi­vos, ya que no se res­pe­ta el prin­ci­pio pre­cau­to­rio que mar­ca la ley: si se des­co­no­cen los efec­tos no de­be­ría apli­car­se con es­te mé­to­do.

En es­tu­dios in­ter­na­cio­na­les se ha de­mos­tra­do que el Co­ra­gen afec­ta, has­ta con la muer­te, a al­gu­nas ara­ñas que son con­tro­la­do­ras bio­ló­gi­cas de pla­gas de los cul­ti­vos. ¿Qué nos ha­ce pen­sar que no ha­rá da­ños a hu­ma­nos y a los ani­ma­les? No cree­mos que esas ara­ñas, o la pro­pia po­li­lla de la vid, mue­ran "por sus pro­pias emo­cio­nes" cuan­do son tra­ta­das con es­te ve­neno, co­mo afir­ma Ma­rón so­bre quie­nes no es­ta­mos de acuer­do con que es­te in­sec­ti­ci­da, ni nin­gún otro, ven­gan des­de las avio­ne­tas, tra­tán­do­nos de fa­bu­la­do­res. Ade­más de ga­nar di­ne­ro con es­ta ac­ti­vi­dad, se­gu­ra­men­te Gus­ta­vo Ma­rón y sus se­res que­ri­dos, no vi­van en las zo­nas que es­tán sien­do o se­rán fu­mi­ga­das.

Ma­rón anun­cia que el Co­ra­gen "no ma­ta" (sí lo ha­ce con las po­li­llas y con otros se­res vi­vos) y que por ser un pro­duc­to de ban­da ver­de es ino­cuo. "Es ino­cuo pa­ra abe­jas, pe­ces, aves y al­gas acuá­ti­cas, al pun­to que se lo pue­de apli­car has­ta a un me­tro de dis­tan­cia de cual­quier cur­so de agua" re­za en la ar­gu­men­ta­ción de Ma­rón. Lo que no di­ce es que quien de­fi­ne es­ta inocui­dad es la pro­pia mul­ti­na­cio­nal DuPont, fa­bri­can­te del Co­ra­gen. En Chi­le, des­de don­de lle­gó la po­li­lla a nues­tro país, no es­tá re­co­men­da­da la pul­ve­ri­za­ción aé­rea con Co­ra­gen por los ries­gos que im­pli­ca. En la Unión Eu­ro­pea es­tán prohi­bi­das las pul­ve­ri­za­cio­nes aé­reas en ge­ne­ral.

El her­bi­ci­da más usa­do de nues­tro país, el gli­fo­sa­to, tam­bién co­rres­pon­de, se­gún el Se­na­sa, a la ca­te­go­ría to­xi­co­ló­gi­ca de ban­da ver­de, y ha si­do de­cla­ra­do en más de 200 in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas co­mo al­ta­men­te tó­xi­co, au­men­tan­do las ta­sas de cán­cer en mu­chos pue­blos de nues­tro país. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud re­co­no­ció que el gli­fo­sa­to es po­ten­cial­men­te can­ce­rí­geno. Es por es­to que la Unión Eu­ro­pea dis­pu­so de­jar de uti­li­zar­lo en los pró­xi­mos años.

Otra co­sa no nos cie­rra: ¿só­lo 0,12 li­tro (un va­si­to plás­ti­co des­car­ta­ble) de Co­ra­gen por hec­tá­rea es su­fi­cien­te pa­ra con­tro­lar la po­li­lla? O el Co­ra­gen es muy tó­xi­co, o no la con­tro­la. ¿O en reali­dad se­rá un ne­go­cio en torno al uso de las avio­ne­tas?

No es una "cons­pi­ra­ción in­ter­na­cio­nal" lo que es­tá en mar­cha, sino un pu­ña­do de cor­po­ra­cio­nes que pre­sio­nan con ame­na­zas y di­ne­ro a las ins­ti­tu­cio­nes pa­ra ma­xi­mi­zar su lu­cro, lo­gran­do que los agri­cul­to­res va­yan trans­fi­rien­do sus ga­nan­cias ha­cia las em­pre­sas de fa­bri­ca­ción, ven­ta y apli­ca­ción de agro­quí­mi­cos. Bas­ta pre­gun­tar a cual­quier vi­ña­te­ro si su prin­ci­pal pro­ble­ma es la po­li­lla o el pre­cio del vino, de otros in­su­mos o la ma­qui­na­ria ob­so­le­ta. Dra­mas con los que igual de­ci­de pro­du­cir.

Gus­ta­vo Ma­rón, en su nota, apro­ve­chó pa­ra agra­viar a pe­que­ños vi­ña­te­ros por "in­do­len­tes", a los con­ce­ja­les de San Car­los por "in­ge­nuos" y a or­ga­ni­za­cio­nes am­bien­ta­lis­tas por "re­dac­to­res ate­mo­ri­za­dos". Nos so­li­da­ri­za­mos con es­tos sec­to­res y re­afir­ma­mos la idea de que la po­li­lla de la vid de­be con­tro­lar­se pa­ra pro­te­ger al sec­tor vi­ti­vi­ní­co­la, que es pi­lar de nues­tra eco­no­mía, pe­ro no a cual­quier cos­to en la sa­lud hu­ma­na y el am­bien­te. Sa­lu­da­mos la ini­cia­ti­va de los y las con­ce­ja­les que ac­tua­ron con va­len­tía en de­fen­sa de los in­tere­ses del pue­blo a pe­sar de las pre­sio­nes.

Tan­to en San Car­los, en Mai­pú (que tam­bién se ex­pre­só en con­tra de las fu­mi­ga­cio­nes), co­mo en otros mu­ni­ci­pios que, oja­lá, pue­dan prohi­bir es­te mé­to­do de apli­ca­ción, la po­li­lla de la vid se­rá con­tro­la­da de otras for­mas y no se­rán "ex­ce­len­tes ni­chos eco­ló­gi­cos don­de res­guar­dar­se" co­mo cree Gus­ta­vo Ma­rón "a par­tir de sus pro­pias emo­cio­nes", ¿o de su bol­si­llo? Es­to no ocu­rri­rá por­que el Is­ca­men se ha com­pro­me­ti­do pú­bli­ca­men­te a asis­tir y tra­ba­jar con mu­ni­ci­pios don­de no se per­mi­tan los vue­los y, ade­más, lo man­da la ley que muy bien des­cri­bió Ma­rón en su opi­nión en es­te dia­rio.

Des­de la Unión de Tra­ba­ja­do­res y Tra­ba­ja­do­ras Ru­ra­les Sin Tie­rra es­ta­mos con­ven­ci­dos de que los po­bla­do­res ru­ra­les te­ne­mos de­re­cho a re­cla­mar que no sean apli­ca­dos es­tos mé­to­dos, que ge­ne­ran tan­ta in­cer­ti­dum­bre y es­ca­so aval cien­tí­fi­co, so­bre nues­tras fa­mi­lias y pro­duc­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.