Ve­ne­zue­la, ya en de­fault, de­pen­de de Ru­sia y Chi­na

Ca­ra­cas de­be al pri­mer país 8.000 mi­llo­nes de dó­la­res y a los asiá­ti­cos 28.000 mi­llo­nes. Ade­más, de­be li­diar con el blo­queo de EEUU, que im­po­ne san­cio­nes y em­bar­gos.

Los Andes - - Mundo -

Ca­ra­cas. Ve­ne­zue­la fue de­cla­ra­da ayer en de­fault por no ha­ber pa­ga­do dos ven­ci­mien­tos de in­tere­ses de su deu­da so­be­ra­na, mien­tras que Bra­sil anun­ció que re­cu­rri­rá al Club de Pa­rís pa­ra in­ten­tar co­brar par­te de lo que le de­be el país ca­ri­be­ño.

La ca­li­fi­ca­do­ra de ries­go cre­di­ti­cio Stan­dard & Poors (S&P) re­ba­jó la deu­da so­be­ra­na de Ve­ne­zue­la en mo­ne­da ex­tran­je­ra a “de­fault” ( sus­pen­sión de pa­gos) por no ha­ber can­ce­la­do 200 mi­llo­nes de dó­la­res de in­tere­ses de dos bo­nos glo­ba­les con ven­ci­mien­tos en 2019 y 2024.

Tras cum­plir­se es­te fin de se­ma­na los 30 días usua­les de gra­cia sin que se efec­tua­ra el pa­go, S&P co­lo­có la deu­da so­be­ra­na ve­ne­zo­la­na en di­vi­sas a cor­to y lar­go pla­zo en la ca­te­go­ría SD/D (de­fault se­lec­ti­vo/de­fault), in­for­mó la fir­ma es­ta­dou­ni­den­se en un co­mu­ni­ca­do.

Por otro la­do, S&P man­tu­vo en CCC/C -el gra­do an­te­rior al de­fault- la deu­da so­be­ra­na en mo­ne­da na­cio­nal, pe­ro ad­vir­tió que hay 50 por cien­to de pro­ba­bi­li­da­des de que Ve­ne­zue­la “pue­da en­trar en sus­pen­sión de pa­gos otra vez en los pró­xi­mos tres me­ses”.

El des­tino de Ve­ne­zue­la, con de­fault par­cial de su deu­da y blo­quea­da por las san­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses, de- pen­de más que nun­ca de sus alia­dos Ru­sia y Chi­na, tras una reunión sin acuer­do con sus acree­do­res, con­si­de­ra­ban ayer va­rios eco­no­mis­tas.

El pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro ha­bía con­vo­ca­do a los acree­do­res tras anun­ciar su vo­lun­tad de re­es­truc­tu­rar su deu­da ex­te­rior, es­ti­ma­da en 150.000 mi­llo­nes de dó­la­res, ya que ape­nas dis­po­ne de 9.700 mi­llo­nes de re­ser­vas y de­be des­em­bol­sar al me­nos 1.470 mi­llo­nes an­tes de fi­nal de año, y otros 8.000 mi­llo­nes en 2018.

Se­gún par­ti­ci­pan­tes en la reunión en Ca­ra­cas, que el go­bierno ve­ne­zo­lano ca­li­fi­có de “ro­tun­do éxi­to”, el Eje­cu­ti­vo desea es­ta­ble­cer gru­pos de tra­ba­jo pa­ra eva­luar las pro­pues­tas de re­ne­go­cia­ción de la deu­da a cor­to y me­dio pla­zo.

“Las cuen­tas no cua­dran. Los te­ne­do­res de bo­nos tie­nen ra­zo­nes pa­ra es­tar alar­ma­dos”, afir­ma el eco­no­mis­ta ve­ne­zo­lano Or­lan­do Ochoa. “Ve­ne­zue­la es­tá pa­ra­dó­ji­ca­men­te al bor­de del pre­ci­pi­cio fi­nan­cie­ro, a pe­sar de con­tar con los re­cur­sos pa­ra ha­cer un cam­bio de orien­ta­ción eco­nó­mi­ca pe­tro­le­ra, lo cual le per­mi­ti­ría or­ga­ni­zar un plan de re­cu­pe­ra­ción”, ex­pli­ca.

A fi­na­les de agos­to, Was­hing­ton prohi­bió a sus ban­cos y sus ciu­da­da­nos com­prar nue­vas obli­ga­cio­nes o ne­go­ciar acuer­dos con el go­bierno ve­ne­zo­lano.

Pa­ra sor­tear las san­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses, Ma­du­ro cuen­ta con Ru­sia y Chi­na, dos alia­dos a los que Ca­ra­cas de­be 8.000 y 28.000 mi­llo­nes de dó­la­res res­pec­ti­va­men­te.

“Es ver­dad que acree­do­res co­mo es­tos dos paí­ses pue­den in­ter­ve­nir”, re­co­no­ce Ochoa, es­pe­cia­lis­ta de mer­ca­dos de deu­da.

La cues­tión aho­ra es sa­ber si to­da­vía Ru­sia y Chi­na es­tán dis­pues­tos a man­te­ner su apo­yo fi­nan­cie­ro al país pe­tro­le­ro. De mo­men­to, na­da da a en- ten­der lo con­tra­rio. Pe­kín de­cla­ró ayer que su coo­pe­ra­ción con Ca­ra­cas “se desa­rro­lla nor­mal­men­te”, y Mos­cú tie­ne pre­vis­to fir­mar hoy un acuer­do pa­ra re­es­truc­tu­rar 3.000 mi­llo­nes de dó­la­res de deu­da ve­ne­zo­la­na, se­gún fuen­tes con­cor­dan­tes.

Pe­ro pa­ra Ochoa, to­do es­to es “es­pe­cu­la­ti­vo”. “Pa­re­ce que am­bos paí­ses han lle­ga­do al lí­mi­te”, apun­tó.

“Cla­ro que Ru­sia tie­ne in- te­rés, po­lí­ti­ca­men­te, en ayu­dar a Ve­ne­zue­la”, ad­mi­tió por su par­te Su­bran. “Pe­ro el pro­ble­ma só­lo se pos­pon­dría”, pues los mer­ca­dos ya iden­ti­fi­ca­ron al país pe­tro­le­ro co­mo el ma­yor ries­go ac­tual pa­ra las in­ver­sio­nes.

Bus­can sal­var a Pdvsa

El pe­li­gro pa­ra Ve­ne­zue­la, otro­ra el país más ri­co de Amé­ri­ca La­ti­na, es ver­se apar­ta­do de los mer­ca­dos, co­mo su gru­po pe­tro­le­ro, Pdvsa, y te­ner que en­ca­rar em­bar­gos de ac­ti­vos y fi­lia­les en el ex­tran­je­ro. Pa­ra sa­lir de es­ta si­tua­ción, Ca­ra­cas po­dría per­mi­tir­se “un pe­que­ño sub­ter­fu­gio”, apun­ta Su­bran, quien cree que el país sud­ame­ri­cano “po­dría en­trar en de­fault só­lo en la par­te so­be­ra­na, pe­ro pro­te­ger Pdvsa”.

“Si Pdvsa cae en de­fault, los ac­ti­vos po­drían ser em­bar­ga­dos y por tan­to ya no ha­bría in­gre­sos del pe­tró­leo, así que no se­ría po­si­ble fi­nan­ciar la cuen­ta co­rrien­te”, aña­de. “Tie­ne sen­ti­do”, con­fir­ma Ochoa. “Los bo­nos de la re­pú­bli­ca son más pro­pen­sos a ser ne­go­cia­bles. Los de Pdvsa en­fren­ta­rían di­fi­cul­ta­des más in­me­dia­tas”. Agen­cias

La deu­da ex­ter­na ve­ne­zo­la­na ya al­can­za los 150.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Y las re­ser­vas del país ape­nas son de 9.700 mi­llo­nes de dó­la­res.

EFEC­TI­VO.

Ayer se veían in­ter­mi­na­bles co­las en los ca­je­ros au­to­má­ti­cos de Ca­ra­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.