Na­die re­cla­ma 700 cuer­pos de te­rro­ris­tas del EI

Los res­tos de los yiha­dis­tas per­ma­ne­cen en una morgue im­pro­vi­sa­da, den­tro de con­te­ne­do­res fri­go­rí­fi­cos ali­nea­dos a cie­lo abier­to en la ciu­dad de Mis­ra­ta.

Los Andes - - Mundo -

Mis­ra­ta, Li­bia. En el re­cin­to del or­ga­nis­mo de lu­cha con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do de la ciu­dad li­bia de Mis­ra­ta, Ali Tu­wai­leb ve­ri­fi­ca la tem­pe­ra­tu­ra de con­te­ne­do­res fri­go­rí­fi­cos ali­nea­dos a cie­lo abier­to. En es­ta morgue im­pro­vi­sa­da ya­cen, des­de ha­ce ca­si un año, 700 ca­dá­ve­res de yiha­dis­tas del gru­po Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI).

“Hay que man­te­ner la tem­pe­ra­tu­ra en­tre -18°C y -20°C pa­ra que los cuer­pos se con­ser­ven bien”, ex­pli­ca.

Es­tos yiha­dis­tas mu­rie­ron en Sir­te (450 km al es­te de Trí­po­li), ex bas­tión de la or­ga­ni­za­ción ex­tre­mis­ta li­be­ra­do en di­ciem­bre de 2016 tras com­ba­tes en­car­ni­za­dos y una in­ter­ven­ción aé­rea de Es­ta­dos Uni­dos.

De­lan­te de los con­te­ne­do­res hay dos vie­jas ca­mi­llas ba­jo un co­ber­ti­zo im­pro­vi­sa­do con cha­pas y ba­rras me­tá­li­cas que ha­ce las ve­ces de la- bo­ra­to­rio pa­ra el fo­ren­se.

“Co­mo ve us­ted, ca­re­ce­mos de me­dios. Aquí es don­de ex­traía­mos las mues­tras pa­ra las prue­bas de ADN y fo­to­gra­fiá­ba­mos los cuer­pos”, ex­pli­ca Ali Tu­wai­leb, el res­pon­sa­ble de la “morgue”.

Otros cien­tos de ca­dá­ve­res de yiha­dis­tas que­da­ron aban­do­na­dos en Sir­te ba­jo los es­com­bros o en ce­men­te­rios cons­trui­dos por el EI.

Días des­pués del fi­nal de los com­ba­tes, los cuer­pos de yiha­dis­tas, en es­ta­do avan­za­do de pu­tre­fac­ción, ya­cían en las ca­lles y ha­cían te­mer una epi­de­mia de pes­te en la ciu­dad.

Se­gún Tu­wai­leb, en­tre 1.500 y 2.000 yiha­dis­tas es­tán en­te­rra­dos en Sir­te. “No te­ne­mos bas­tan­tes fri­go­rí­fi­cos. Si los tu­vié­ra­mos hu­bié­ra­mos des­en­te­rra­do to­dos los cuer­pos”, la­men­ta el res­pon­sa­ble li­bio, que ase­gu­ra que los dos con­te­ne­do­res en su ha­ber se los pres­ta­ron unas em­pre­sas pri­va­das.

Olor nau­sea­bun­do

De los sie­te con­te­ne­do­res fri­go­rí­fi­cos que hay en Mis­ra­ta ( 200 km al es­te de Trí­po­li), tres es­ta­ban ave­ria­dos. “Tu­vi­mos que re­par­tir los cuer­pos en fri­go­rí­fi­cos que fun­cio­nan”. “Pe­ro nos las ve­mos y nos las desea­mos, so­bre to­do en ve­rano. Pri­me­ro a cau­sa de las tem­pe­ra­tu­ras al­tas y so­bre to­do por los cor­tes eléc­tri­cos. Siem­pre hay que ase­gu­rar­se de que el gru­po elec­tró­geno fun­cio­ne y que se pue­da ali­men­tar re­gu­lar­men­te con car­bu­ran­te”.

Al abrir uno de los con­te­ne­do­res, Tu­wai­leb li­be­ra una es­pe­sa nu­be de va­por con olor a muer­te que se den­si­fi­ca en con­tac­to con el ai­re ca­lien­te.

En el in­te­rior, unas bol­sas mor­tuo­rias man­cha­das de san­gre y ba­rro es­tán co­lo­ca- das en es­tan­te­rías me­tá­li­cas, en­vuel­tas en un vaho blan­co nau­sea­bun­do.

“Las bol­sas lle­van nú­me­ro y es­tán cla­si­fi­ca­das. Ca­da ca­dá­ver dis­po­ne de su pro­pio dos­sier, de una mues­tra de ADN y de to­dos los ele­men­tos, do­cu­men­tos y otros in­di­cios ha­lla­dos en ca­da cuer­po”, ex­pli­ca Tu­wai­leb.

A los cuer­pos en­con­tra­dos en Sir­te tu­vie­ron que aña­dir los de los yiha­dis­tas muer­tos se­ma­nas des­pués en un bom­bar­deo es­ta­dou­ni­den­se al sur de la ciu­dad.

Tu­wai­leb afir­ma ha­ber re­ci­bi­do unos se­sen­ta cuer­pos pro­ce­den­tes de los lu­ga­res bom­bar­dea­dos.

Es­ta­dos Uni­dos afir­ma ha­ber ma­ta­do a más de 80 com­ba­tien­tes del EI con un cen­te­nar de bom­bas te­le­di­ri­gi­das o lá­ser, lan­za­das por dos avio­nes fur­ti­vos so­bre dos cam­pa­men­tos de yiha­dis­tas si­tua­dos a unos 45 km al sud­oes­te de Sir­te.

Los dos­sie­res fue­ron trans­por­ta­dos a la ofi­ci­na del fis­cal ge­ne­ral en Trí­po­li. “Él es quien de­be de­ci­dir qué pa­sa­rá con es­tos cuer­pos, si los en­te­rra­mos y dón­de”, ex­pli­ca Tu­wai­leb. Se­gún él, y los do­cu­men­tos de iden­ti­dad ha­lla­dos, la ma­yo­ría de los ca­dá­ve­res son de yiha­dis­tas tu­ne­ci­nos, egip­cios, su­da­ne­ses e in­clu­so li­bios. Na­die los ha re­cla­ma­do.

“No sa­be­mos si es­tos paí­ses con­tac­ta­ron con el fis­cal ge­ne­ral pa­ra re­cu­pe­rar los ca­dá­ve­res de sus ciu­da­da­nos, pe­ro en lo que nos con­cier­ne, na­die vino a vi­si­tar­nos pa­ra in­ten­tar iden­ti­fi­car los cuer­pos”, aña­de.

Con­tac­ta­da va­rias ve­ces la ofi­ci­na del fis­cal ge­ne­ral no qui­so pro­nun­ciar­se so­bre el te­ma. “En­tre tan­to, los cuer­pos se van a que­dar aquí. El pro­ble­ma es que al­gu­nas com­pa­ñías que nos pres­ta­ron los con­te­ne­do­res fri­go­rí­fi­cos quie­ren re­cu­pe­rar­los”, re­cal­ca Tu­wai­leb. “Les di­go que pue­den re­cu­pe­rar sus fri­go­rí­fi­cos pe­ro con el con­te­ni­do”. Agen­cia AFP

Ali Tu­wai­leb es el en­car­ga­do de los con­te­ne­do­res con los ca­dá­ve­res de los yiha­dis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.