LI­BROS DE PA­PEL DES­TINO ES­TÉ­TI­CO DES­PUÉS DE LA LEC­TU­RA

Si bien la tec­no­lo­gía di­gi­tal se los dispu­ta a la ho­ra de leer, los que ate­so­ran esos to­mos úni­cos de lec­tu­ra tam­bién pue­den dar­les otro uso en ca­sa sin de­jar de ha­cer­los in­mor­ta­les. En­te­ra­te có­mo uti­li­zar­los de otra ma­ne­ra.

Los Andes - - Estilo -

Con la lle­ga del e- book, que per­mi­te al­ma­ce­nar cien­tos de li­bros en un dis­po­si­ti­vo, los li­bros en pa­pel pa­re­cen es­tar pa­ra al­gu­nos en re­ti­ra­da. Sin em­bar­go, la ma­yo­ría de las per­so­nas no ti­ra los li­bros. Por el con­tra­rio, hay una nue­va mo­da que in­vi­ta in­clu­so a usar­los con otros fi­nes. Los más crea­ti­vos di­se­ñan has­ta mue­bles con ellos.

Sin em­bar­go, los li­bros no son una me­ra de­co­ra­ción, sino que cuen­tan la pro­pia his­to­ria de vi­da: qué se le­yó, qué se es­tu­dió, qué pro­ble­mas lo ocu­pa­ban a uno o qué ideas se de­fien­den. To­do es­to se pue­de sa­ber con só­lo echar un vis­ta­zo a una bi­blio­te­ca per­so­nal.

Mu­chos ex­per­tos en de­co- ra­ción ase­gu­ran, ade­más, que los li­bros en pa­pel tie­nen una fun­ción pri­mor­dial en las mu­dan­zas: brin­dan sen­sa­ción de ho­gar. Y es que cuan­do uno se mu­da, en­con­trar­se pron­to con los pro­pios li­bros dis­po­nién­do­los en la nue­va vi­vien­da brin­da de in­me­dia­to la sen­sa­ción de es­tar en ca­sa.

Al­gu­nos de­co­ra­do­res re­co­mien­dan in­clu­so sa­car los li­bros de las bi­blio­te­cas y co­lo­car­los en el me­dio del sa­lón, co­mo una es­pe­cie de me­si­ta ra­to­na al la­do del so­fá. A mu­chos les gus­ta co­lo­car pi­las de li­bros so­bre el pi­so por­que apor­tan un to­que in­for­mal y des­con­trac­tu­ra­do.

Otra idea del por­tal Pin­te­rest es ha­cer me­si­tas de luz con los li­bros. Pa­ra ello, hay que unir­los con pe­ga­men­to y pin­tar­los de blan­co. Tam­bién se pue­de re­em­pla­zar el pie de una lám­pa­ra por una pi­la de li­bros o ro­dear el pie con ellos.

Hay mu­chí­si­mas ideas pa­ra re­uti­li­zar los li­bros. Por­ta­les crea­ti­vos co­mo Pin­te­rest o feeds de Ins­ta­gram ayu­dan en la bús­que­da de ideas. A ve­ces só­lo se usan al­gu­nas pá­gi­nas de los li­bros pa­ra ha­cer cua­dros de pa­red.

Tam­bién pue­den sir­ven pa­ra fa­bri­car ban­que­tas con ellos. En­ci­ma de la pi­la de li­bros hay que co­lo­car un asien­to acol­cha­do. Si bien pa­re­ce un po­co im­pro­vi­sa­do, es sú­per ori­gi­nal y per­so­na­li­za­do.

In­clu­so se pue­den ahue­car al­gu­nos to­mos y co­lo­car pe­que­ñas ma­ce­tas con plan­tas den­tro de ellos. De for­ma si­mi­lar se pue­den ar­mar ca­ji­tas pa­ra la bi­jou, usan­do la ta­pa del li­bro co­mo la de la ca­ja.

¿Otra idea? se pue­den co­lo­car de­ba­jo de esa pe­que­ña ma­ce­ta ba­jo el al­féi­zar, pa­ra des­ta­car­la, o jun­tar aque­llos que sean vie­jos, de la co­ci­na de la abue­la, atar­los con una cin­ta, y usar­los co­mo blo­que pa­ra los cu­chi­llos.

Los li­bros más vie­jos y an- ti­guos pue­den ser con­si­de­ra­dos, en sí, un ob­je­to de de­co­ra­ción. Mu­chas ve­ces tie­nen una le­tra más in­tere­san­te o una en­cua­der­na­ción más bo­ni­ta, ade­más de una his­to­ria que con­tar, lo que hoy en día es im­por­tan­te pa­ra mu­chas per­so­nas.

Eso sí: es im­por­tan­te no com­prar li­bros con una fun­ción pu­ra­men­te de­co­ra­ti­va. Es de­cir, de­be tra­tar­se de aque­llos que uno lee­ría, ya que son al­go muy per­so­nal que ha­bla de uno. No tie­ne sen­ti­do de­co­rar la ca­sa con li­bros por los cua­les uno no se sien­te re­pre­sen­ta­do.

Mi­ra­da a fu­tu­ro

Los de­co­ra­do­res ase­gu­ran que la bi­blio­te­ca se­gui­rá exis­tien­do en el fu­tu­ro co­mo un ob­je­to de es­ta­tus, aun­que pro­ba­ble­men­te cam­bie de as­pec­to y si­ga es­tan­do con­for­ma­da por me­nos li­bros com­bi­na­dos con ob­je­tos de di­se­ño que ha­blen de uno. Qui­zá so­lo se tra­te de unos 50 li­bros, pe­ro los su­fi­cien­tes co­mo pa­ra im­pre­sio­nar a po­ten­cia­les pa­re­jas, a fa­mi­lia­res y ami­gos.

¿Y qué li­bros po­drían ser? Los que re­pre­sen­tan lo­gros, de­seos y gus­tos per­so­na­les. Sí, ¡ los li­bros de au­to­ayu­da tam­bién! Y por qué no aque­llos “gus­tos se­mi se­cre­tos”, co­mo una co­lec­ción en­te­ra so­bre la sa­ga Star Wars. DPA

Una me­si­ta de luz muy ori­gi­nal. Con una ba­se y to­pe trans­pa­ren­te, ar­má tu pro­pia to­rre de lec­tu­ra de ma­ne­ra es­pe­cial.

Me­sas de li­ving. Co­lo­ri­das y de­fi­ni­ti­va­men­te fun­cio­na­les, trans­for­má tus pi­las de li­bros vie­jos y que­ri­dos en es­ta com­pa­ñe­ras in­se­pa­ra­bles de mo­men­tos úni­cos.

Co­mo lám­pa­ras. Tan ori­gi­nal y con el es­ti­lo que deseés, ani­ma­te a trans­for­mar tus li­bros en un pie de lám­pa­ra.

Cu­chi­llos a mano. Una sim­ple cin­ta pa­ra unir­los es su­fi­cien­te pa­ra dar­le co­lor y uti­li­dad a los rin­co­nes de tu co­ci­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.