Cons­te­la­ción de es­tre­llas

El Na­cio­nal ‘84 reunió a va­rios mons­truos sa­gra­dos de la his­to­ria de Gimnasia ba­jo la di­rec­ción téc­ni­ca de Le­gro­ta­glie. Fel­man re­gre­só y el ‘Bú­fa­lo’ Fu­nes se pro­yec­tó al mun­do.

Los Andes - - Clasificados -

“Trai­gan cie­lo que es­tre­llas so­bran”, po­dría ha­ber si­do el tra­po de los hin­chas del Lobo de la épo­ca alu­si­vo a la si­tua­ción. Es que el Na­cio­nal de 1984 aso­ció a va­rios mons­truos sa­gra­dos de la his­to­ria de Gimnasia y el fút­bol men­do­cino.

Ba­jo la di­rec­ción téc­ni­ca del Víc­tor, en el on­ce del Lobo coin­ci­die­ron fut­bo­lis­tas de la je­rar­quía de Ba­día, Rojas, So­sa. Se con­so­li­dó el le­gen­da­rio me­dio­cam­po de los ‘80 (Quin­ta­naZo­lor­za-Ol­guín), Fel­man re­gre­só al club des­pués de nue­ve años tras sa­lir cam­peón mun­dial con el Bo­ca de Lo­ren­zo y des­co­llar en el Va­len­cia de Es­pa­ña pa­ra jun­tar­se con un tal Juan Gil­ber­to Fu­nes, el Bú­fa­lo que con tan so­lo 21 años ju­gó un cam­peo­na­to ex­cep­cio­nal (mar­có 6 go­les) y cua­tro me­ses des­pués fue trans­fe­ri­do a Mi­llo­na­rios de Co­lom­bia. Po­cos ima­gi­na­ban que ese iba a ser el pe­núl­ti­mo cam­peo­na­to Na­cio­nal y úl­ti­mo pa­ra el Lobo, que co­men­zó su cam­pa­ña con al­gu­nas di­fi­cul­ta­des.

“Se ale­jó Fu­nes y fue in­cor­po­ra­do Fel­man”, ti­tu­la­ba Los An­des el 16 de fe­bre­ro de 1984. Sor­pre­si­va­men­te, y con una ac­ti­tud in­tem­pes­ti­va, el Juan Gil­ber­to Fu­nes -cu­yo pa­se era de Gimnasia y Es­gri­maha­bía via­ja­do a San Luis. ¿Mo­ti­vo? No ha­bía lle­ga­do a un arre­glo eco­nó­mi­co con los di­ri­gen­tes del Lobo.

Se­gún se pu­bli­có en los me­dios de la épo­ca, el ju­ga­dor pre­ten­día ga­nar 150 mil pe­sos de pri­ma y 20 mil pe­sos de suel­do por el tor­neo Na­cio­nal y el cam­peo­na­to lo­cal de la Li­ga Men­do­ci­na, ci­fra que no es­ta­ba al al­can­ce de los di­ri­gen­tes del men­sa­na.

El vier­nes 17 de fe­bre­ro, Le­gro­ta­glie via­jó a San Luis pa­ra dia­lo­gar con el Bú­fa­lo Fu­nes en bus­ca de una so­lu­ción que fi­nal­men­te lle­gó. Al fi­nal, el de­lan­te­ro pun­tano in­te­gró la de­le­ga­ción “por pe­di­do del téc­ni­co y de sus com­pa­ñe­ros” y fue ti­tu­lar en el es­treno an­te el de­bu­tan­te Unión de Ge­ne­ral Pi­ne­do, Cha­co.

Esa tar­de de in­so­por­ta­ble ca­lor ( más de 40°) en Re­sis­ten­cia, Fu­nes con­vir­tió dos go­les en el em­pa­te 3- 3 an­te el elen­co que hi­zo de lo­cal en can­cha de Cha­co For Ever.

Un par de días des­pués, en una char­la mano a mano con Los An­des, el Bú­fa­lo mos­tra- ba con or­gu­llo una pla­que­ta que la AFA le ha­bía en­tre­ga­do por ha­ber in­te­gra­do la Se­lec­ción Ar­gen­ti­na en los Jue­gos Pa­na­me­ri­ca­nos que se dispu­taron en Ve­ne­zue­la, en 1983.

En la se­ma­na pre­via al par­ti­do con­tra Tem­per­ley, el Bú- fa­lo arre­gló su si­tua­ción eco­nó­mi­ca con los po­pes blan­qui­ne­gros y le con­vir­tió un gol de ta­qui­to al Ga­so­le­ro en un 22 en el Es­ta­dio.

Se ha­bló de Va­len­cia de Es­pa­ña, de Ri­ver, pe­ro fue Argentinos Ju­niors el que lo vi-

El do­min­go 25 de mar­zo de 1984 Gimnasia y Es­gri­ma em­pa­tó 0-0 con Unión de Ge­ne­ral Pi­ne­do, Cha­co, y ocu­pó la se­gun­da ubi­ca­ción en la zo­na “B” de­trás de San Lo­ren­zo. Esa tar­de en el Mal­vi­nas, Gimnasia tu­vo to­do pa­ra ga­nar­le a los cha­que­ños, pe­ro fa­lló en la de­fi­ni­ción. En el pri­mer tiem­po, Fu­nes es­tre­lló dos re­ma­tes en el tra­ve­sa­ño y en el com­ple­men­to el equi­po vi­si­tan­te ata­có un po­co más por­que se que­da­ba afue­ra y apa­re­ció la fi­gu­ra del ‘Ga­to’ Ga­rín.

Así lo re­fle­jó Los An­des.

no a bus­car. Des­pués de la eli­mi­na­ción an­te el Bi­cho, es­te dia­rio in­for­ma­ba que el pa­se no se ha­cía. Guillermo Cor­de­ro, el pre­si­den­te del Fút­bol del Lobo, co­mu­ni­có que Argentinos ofre­ció una su­ma en dó­la­res por la trans­fe­ren­cia del pun­tano que Gimnasia con­si­de­ró exi­gua.

Fi­nal­men­te, en agos­to, Gimnasia se que­da­ba sin Juan Gil­ber­to Fu­nes, quien par­tía a Mi­llo­na­rios de Co­lom­bia y co­men­za­ba su ca­rre­ra as­cen­den­te a ni­vel in­ter­na­cio­nal. El Na­cio­nal '84 tie­ne una par­ti­cu­la­ri­dad en la his­to­ria de Gimnasia y es que en to­das las lí­neas han con­flu­ye­ron ju­ga­do­res que han si­do de los más gran­des que ha te­ni­do el Lobo en los úl­ti­mos 55 años. La his­to­ria nos dio el gus­to de que en ese Na­cio­nal se jun­ta­ran Ba­día, Rojas, So­sa atrás, que fue­ron de los me­jo­res de­fen­so­res re­co­no­ci­dos por to­do el mun­do; en la lí­nea me­dia Quin­ta­na, Zo­lor­za y Ol­guín, ade­más re­for­za­dos con el Pu­ma Molina. Y ade­lan­te na­da me­nos que la du­pla Fu­nes y Fel­man. La cu­rio­si­dad del ca­so es que la his­to­ria los ha­ya jun­ta­do en un mis­mo año a to­dos es­tos tre­men­dos nom­bres que son in­ter­ge­ne­ra­cio­na­les, co­mo yo les di­go. Va­rios de ellos in­te­gra­rían la se­lec­ción ideal de Gimnasia de to­dos los tiem­pos, sin lu­gar a du­das. "Cu­ta" Mo­rán ven­dría un escalón más aba­jo y al Ga­to Ga­rín, que lle­gó co­mo re­fuer­zo pa­ra ese tor­neo y ju­gó to­dos los par­ti­dos de ese Na­cio­nal, no lo po­de­mos po­ner en la his­to­ria gran­de de Gimnasia, pe­ro sí del fút­bol men­do­cino, al igual que el Pu­ma Molina. No fue el me­jor Na­cio­nal del Lobo, que hi­zo me­jo­res cam­pa­ñas en el '70 y el '71, pe­ro des­de un pun­to de vis­ta for­mal, co­mo le su­ce­dió a In­de­pen­dien­te dos años an­tes, cla­si­fi­có a los Oc­ta­vos de Fi­nal y dis­pu­tó aque­llos dos en­cuen­tros an­te Argentinos Ju­niors. En­ton­ces, hay quie­nes di­rán que fue el Na­cio­nal en el que el Lobo lle­gó más le­jos, en tér­mi­nos re­la­ti­vos por su­pues­to.

Juan Gil­ber­to Fu­nes abre la cuen­ta de pe­nal an­te San Lo­ren­zo en un es­ta­dio re­ple­to.

Le­gro­ta­glie (DT), Mo­rán, Ol­guín y Fu­nes con Gau­na (ma­sa­jis­ta), un hin­cha y chi­cos de in­fe­rio­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.