Nan­cla­res pre­si­de la Cor­te con gui­ño a la am­plia­ción

Con 30 años de tra­yec­to­ria, fue ele­gi­do por sus pa­res por­que ha­ce equi­li­brio en­tre los dos sec­to­res en pug­na en el tri­bu­nal. Con­cep­tos su­yos re­cien­tes in­si­núan que ava­la­ría un ma­yor nú­me­ro de miem­bros.

Los Andes - - Portada - DANIEL PE­RAL­TA dpe­ral­ta@lo­san­des.com.ar

Jor­ge Nan­cla­res, que des­de ha­ce tres dé­ca­das vie­ne desem­pe­ñán­do­se co­mo miem­bro de la Su­pre­ma Cor­te, fue ele­gi­do ayer pre­si­den­te del má­xi­mo tri­bu­nal has­ta 2019. Ya fue ti­tu­lar du­ran­te tres pe­río­dos en­tre 2003 y 2009. Con vo­ta­ción uná­ni­me de los sie­te in­te­gran­tes, Nan­cla­res fue ele­gi­do por su ac­ti­tud de equi­dis­tan­cia en­tre los dos sec­to­res an­ta­gó­ni­cos que hoy tie­ne la Cor­te, bá­si­ca­men­te de­fi­ni­dos por la ma­yor o me­nor afi­ni­dad al es­ti­lo de con­duc­ción del go­ber­na­dor Cor­ne­jo. Sin em­bar­go, 24 ho­ras an­tes del cón­cla­ve Nan­cla­res fue el úni­co que dio se­ña­les a fa­vor de la am­plia­ción de la Cor­te que pro­mue­ve el ofi­cia­lis­mo, al in­di­car que “con un nú­me­ro de nue­ve, pro­ba­ble­men­te una Sa­la La­bo­ral in­de­pen­dien­te de la Pe­nal nos dé un po­qui­to más de agi­li­dad”.

La Su­pre­ma Cor­te men­do­ci­na tie­ne pre­si­den­te has­ta 2019. Ayer el tri­bu­nal eli­gió por una­ni­mi­dad a Jor­ge Nan­cla­res, uno de los ma­gis­tra­dos que se man­tie­ne equi­dis­tan­te de los dos ban­dos en pug­na y tam­bién el úni­co que lan­zó una fra­se com­pla­cien­te acer­ca del pro­yec­to de nom­brar dos jue­ces más en el Má­xi­mo Tri­bu­nal.

“Con un nú­me­ro de nue­ve pro­ba­ble­men­te una Sa­la La­bo­ral in­de­pen­dien­te de la Pe­nal nos pue­de dar un po­qui­to más de agi­li­dad”, ha­bía di­cho Nan­cla­res 24 ho­ras an­tes de ser ele­gi­do pre­si­den­te.

La una­ni­mi­dad no fue fru­to de una vo­ta­ción o tal vez sí. En la pre­via eran tres can­di­da­tos los que so­na­ban: Nan­cla­res, el has­ta aho­ra pre­si­den­te Pe­dro Llo­ren­te y Ju­lio Gó­mez. Di­fí­cil­men­te la Cor­te, un cuer­po con­for­ma­do por sie­te miem­bros, mos­tra­ría una vo­ta­ción di­vi­di­da en­tre esos tres nom­bres.

Los tres nom­bres de la pre­via eran re­pre­sen­ta­ti­vos de los ban­dos en pug­na. El has­ta aho­ra pre­si­den­te Llo­ren­te es uno de los más alle­ga­dos al go­ber­na­dor, Alfredo Cor­ne­jo, jun­to a Jo­sé Va­le­rio; Gó­mez era el re­pre­sen­tan­te del sec­tor que re­sis­te al man­da­ta­rio, en el que re­vis­tan Ale­jan­dro Pé­rez Hual­de y Omar Pa­ler­mo. Por el me­dio es­tán los que pi­vo­tean sin iden­ti­fi­car­se con na­die: Nan­cla­res y Ma­rio Ada­ro.

Ofi­cial­men­te se in­for­mó que la elec­ción fue uná­ni­me. El rito in­di­ca que los su­pre­mos se en­cie­rran y di­cen su pre­fe­ren­cia a vi­va voz. ¿Hu­bo un acuer­do pre­vio o una pri­me­ra vo­ta­ción di­vi­di­da y lue­go un acuer­do? Só­lo los su­pre­mos lo sa­ben. El ac­ta di­ce que la elec­ción fue uná­ni­me.

El vier­nes 24, Nan­cla­res asu­mi­rá la pre­si­den­cia de la Su­pre­ma Cor­te por cuar­ta vez. An­tes la co­man­dó en los pe­río­dos 2003-2005, 2005-2007 y 20072009. Aho­ra, se­rá pre­si­den­te has­ta no­viem­bre de 2019, es de­cir has­ta unos días an­tes de que Cor­ne­jo de­je la Go­ber­na­ción.

Nan­cla­res lle­gó a la Su­pre­ma Cor­te en 1987; fue pro­pues­to por el en­ton­ces go­ber­na­dor San­tia­go Fe­li­pe Lla­ver, un mes des­pués de la de­rro­ta elec­to­ral del ra­di­ca­lis­mo que pu­so en la Go­ber­na­ción a Jo­sé Oc­ta­vio Bor­dón.

Nan­cla­res no era pre­ci­sa­men­te un ajeno a la po­lí­ti­ca. En su ju­ven­tud fue mi­li­tan­te de la Ju­ven­tud Ra­di­cal cuan- do es­tu­dia­ba De­re­cho en Cór­do­ba. Se re­ci­bió en 1972. En el go­bierno de Al­ber­to Mar­tí­nez Ba­ca (1973-74), en­tró a la Di­rec­ción de Co­mer­cio.

Tras la dic­ta­du­ra, el en­ton­ces in­ten­den­te ra­di­cal de Guay­ma­llén, Leo­pol­do Or­quín, lo nom­bró di­rec­tor de Asun­tos Ju­rí­di­cos de la co­mu­na y lue­go pa­só a ser ase­sor ju­rí­di­co del Mi­nis­te­rio de Go­bierno.

Su plie­go fue re­mi­ti­do a la Le­gis­la­tu­ra pa­ra ob­te­ner el acuer­do del Se­na­do jun­to al de Pe­dro Llo­ren­te, el su­pre­mo a quien su­ce­de­rá en la pre­si­den­cia del má­xi­mo tri­bu­nal. En 2003 tam­bién fue el su­ce­sor de Llo­ren­te, quien pre­si­día des­de 1993.

To­dos los an­te­ce­den­tes par­ti­da­rios de Nan­cla­res fue­ron cues­tio­na­dos por el pe­ro­nis­mo en la Le­gis­la­tu­ra ha­ce 30 años. En­ton­ces te­nía 38 años y 15 de ejer­ci­cio del De­re­cho. Lo­gró pa­sar el acuer­do del Se­na­do con lo jus­to, 18 bo­li­llas blan­cas y 17 ne­gras.

Hoy su equi­dis­tan­cia con los ban­dos que pro­ta­go­ni­zan la grie­ta lo po­nen por en­ci­ma de las di­vi­sio­nes y en la pre­si­den­cia del Tri­bu­nal.

El va­lor de la equi­dis­tan­cia

Nan­cla­res lle­ga a la Pre­si­den­cia en me­dio de una pe­lea que se co­no­ce co­mo la “grie­ta ju­di­cial”. Uno de los ban­dos es un sec­tor tra­di­cio­nal de la Jus­ti­cia en­fren­ta­do con las vi­sio­nes más he­te­ro­do­xas que fue­ron lle­gan­do en los úl­ti­mos años: en­tre los pri­me­ros en­ca­jan Llo­ren­te y Va­le­rio; en­tre los se­gun­dos, se su­man Pé­rez Hual­de y Pa­ler­mo.

Des­pués se mez­clan las ads­crip­cio­nes a ca­da ban­do en fun­ción de cier­tas de­bi­li­da­des aca­dé­mi­cas o po­lí­ti­cas, mano du­ra ver­sus ga­ran­tis­mo y Jus­ti­cia Le­gí­ti­ma (la agru­pa­ción de ma­gis­tra­dos fi­lo­kirch­ne­ris­tas).

En ese cóc­tel, era ob­vio que Cor­ne­jo iba a ju­gar con­tra Jus­ti­cia Le­gí­ti­ma y so­bre el otro ban­do se mon­tó pa­ra in­ten­tar mo­de­lar al Po­der Ju­di­cial (par­ti­cu­lar­men­te al fue­ro pe­nal) a sus ne­ce­si­da­des.

Con la elec­ción de Nan­cla­res los miem­bros de la Su­pre- ma Cor­te hi­cie­ron sen­tir su dis­tan­cia del Po­der Eje­cu­ti­vo. Se eli­gió a al­guien con buen diá­lo­go con el Eje­cu­ti­vo, pe­ro con ga­ran­tía de equi­dis­tan­cia.

La Cor­te en pleno, más el pro­cu­ra­dor ge­ne­ral Ale­jan­dro Gu­llé, re­ci­bie­ron a la pren­sa pa­ra anun­ciar el re­sul­ta­do de la de­li­be­ra­ción de la ma­ña­na. Llo­ren­te se des­pe­día de la pre­si­den­cia di­cien­do: “He cum­pli­do una eta­pa en mi vi­da. Es un tiem­po im­por­tan­te y por su­pues­to sien­to la ne­ce­si­dad del cam­bio y de que es­to de­be re­no­var­se pa­ra que ven­gan nue­vos ai­res”.

Lue­go di­jo que Nan­cla­res es el hom­bre apro­pia­do pa­ra es­ta eta­pa de nue­vos desafíos; “Me voy muy con­ten­to del car­go de pre­si­den­te y aho­ra pa­so a in­te­grar la Sa­la 1”.

Co­mo desafío, Nan­cla­res di­jo que se vie­ne la ora­li­dad en el fue­ro ci­vil. “Ten­go la ex­pe­rien­cia de ha­ber­la con­du­ci­do tres pe­río­dos”, di­jo. Lue­go, se man­tu­vo en la pru­den­cia que lo ca­rac­te­ri­za: “Por aho­ra te­ne­mos un tri­bu­nal de sie­te. No ha­ga­mos con­je­tu­ras so­bre co­sas que to­da­vía no su­ce­den”.

EL ELE­GI­DO. Nan­cla­res, du­ran­te el anun­cio de su nue­va pre­si­den­cia.

EN­TRE PA­RES. Pé­rez Hual­de, Gó­mez, el elec­to Nan­cla­res, Llo­ren­te y Va­le­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.