DA­NIE­LA VIL­CHES

En­tre­vis­ta y lá­mi­na de la Rei­na de San Car­los

Los Andes - - Portada - Flo­ren­cia Da Sou­za Es­pe­cial pa­ra Los Andes

Vi­vió en la Ciu­dad de Men­do­za du­ran­te sus años de es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­ria, pe­ro su San Car­los na­tal es su gran amor y vol­vió a vi­vir allí con la idea de que­dar­se y desa­rro­llar su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, aun­que aún de­be al­gu­nas ma­te­rias.

Da­nie­la Vil­ches Cruz (25) es la rei­na 2018 del de­par­ta­men­to del Va­lle de Uco. Re­pre­sen­tó a Chi­le­ci­to, dis­tri­to en el que na­ció, se crió y vi­ve en la ac­tua­li­dad. “Aun­que ten­go ami­gas y com­pa­ñe­ras de la fa­cul­tad, en la ciu­dad no en­con­tré mi lu­gar. Pre­fie­ro más la tran­qui­li­dad de mi de­par­ta­men­to en to­dos los as­pec­tos: hay otro rit­mo de vi­da, un rit­mo mu­cho más tran­qui­lo”, cuen­ta Da­nie­la du­ran­te la pro­duc­ción de fotos y vi­deo con Los Andes.

¿Qué es lo que más le gus­ta de su de­par­ta­men­to? Da­nie­la -sin du­dar­lo- des­ta­ca: “La ca­li­dez de la gen­te; es al­go que se no­ta en to­dos. Siem­pre nos ayu­da­mos y nos sa­lu­da­mos aun­que no nos co­noz­ca­mos”.

Esa mis­ma ca­li­dez la no­tó cuan­do fue ele­gi­da Rei­na, pe­ro re­afir­ma que es una ca­rac­te­rís­ti­ca muy co­mún en la gen­te per­ma­nen­te­men­te. “Du­ran­te mi cam­pa­ña co­mo can- di­da­ta dis­tri­tal re­co­rrí mu­chos ba­rrios y co­no­cí mu­cha gen­te que me brin­dó su apo­yo. Es el me­jor re­cuer­do que me lle­vo; el ca­ri­ño de to­dos”, agre­ga.

En cuan­to a sus me­tas co­mo so­be­ra­na de­par­ta­men­tal, Da­nie­la an­he­la re­pre­sen­tar a San Car­los lo me­jor po­si­ble du­ran­te todo el año. “Quie­ro ser un ne­xo y ayu­dar a to­dos los que lo ne­ce­si­ten”, sos­tie­ne, ya que pien­sa que por más que sea una rei­na es im­po­si­ble ha­cer de todo; en­ton­ces, pre­fie­re ser cau­ta y ele­gir un rol de in­ter­me­dia­ria en­tre los san­car­li­nos y el mu­ni­ci­pio.

Un te­ma que es de su in­te­rés co­mo so­be­ra­na es el de las ne­ce­si­da­des del tra­ba­ja­dor agro­pe­cua­rio. Es que su pa­dre y abue­lo son pro­duc­to­res; su ho­gar es en una fin­ca de Chi­le­ci­to y sien­te que es­to tam­bién es lle­var Ven­di­mia en la san­gre. “To­dos los men­do­ci­nos so­mos par­te de la Ven­di­mia en al­guno de sus as­pec­tos”, afir­ma.

In­vo­lu­cra­da

La li­cen­cia­tu­ra en Fo­noau­dio­lo­gía y Te­ra­pia del Len­gua­je es la ca­rre­ra que eli­gió Da­nie­la. Y la pro­ble­má­ti­ca que se ge­ne­ra a par­tir del bi­lin­güis­mo que­chua - cas­te­llano con alum­nos de es­cue­las ru­ra­les de San Car­los es el pro­yec­to de te­sis que está desa­rro­llan­do -jun­to a su com­pa­ñe­ra de es­tu­dio- pa­ra ob­te­ner el tí­tu­lo.

“Hi­ci­mos una en­cues­ta en las es­cue­las ru­ra­les pa­ra ver cuál era la pro­ble­má­ti­ca que más re­sal­ta­ba y vi­mos que es­ta­ba en el idio­ma. Los ni­ños ha­blan am­bas len­guas: en su ca­sa, que­chua y en la es­cue­la, tie­nen que ha­blar cas­te­llano, o lo que ha­yan apren­di­do del cas­te­llano. Ahí es cuan­do se al­te­ra la co­mu­ni­ca­ción en­tre maes­tras y com­pa­ñe­ros y se al­te­ra tam­bién el apren­di­za­je”, cuen­ta muy com­pe­ne­tra­da Da­nie­la.

Y aun­que se sien­te muy in­vo­lu­cra­da con es­ta investigación, Da­nie­la se ha­ce tiem­po pa­ra ir al gim­na­sio -una ac­ti­vi­dad que la cau­ti­vó cuan­do vi­vía en la ciu­dad- y pa­ra cui­dar y mi­mar a su so­bri­na y ahi­ja­da Mar­ti­na, hi­ja de su her­mano Joa­quín, de 24 años.

El res­to de su fa­mi­lia, com­pues­ta por su her­ma­na Ma­ría Abril de 18 años y sus pa­dres Gra­cie­la y Ser­gio, es su prio­ri­dad, al igual que sus ami­gos. “To­dos me apo­ya­ron y me acom­pa­ña­ron pa­ra que hoy yo es­té dis­fru­tan­do de es­ta eta­pa. Na­die se lo es­pe­ra­ba y yo no que­ría ilu­sio­nar­me has­ta tan­to no fue­ra la elec­ción”, cie­rra.

IG­NA­CIO BLAN­CO / LOS ANDES

GEN­TI­LE­ZA

EN FA­MI­LIA. Da­nie­la ro­dea­da de sus se­res más que­ri­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.