AMOR SE BUS­CA

Hom­bres, los que más acu­den a la “bru­je­ría”

Los Andes - - Portada - CAR­LA ROMANELLO cro­ma­ne­llo@lo­san­des.com.ar

Ama­rres, ar­mo­ni­za­cio­nes, amu­le­tos y ta­lis­ma­nes, una se­rie de téc­ni­cas que ofre­cen vi­den­tes, pa­ra­psi­có­lo­gos y “bru­jos” pa­ra que las per­so­nas en­cuen­tren a su ama­do, ese ser es­pe­cial con quien fes­te­jar una fe­cha co­mo hoy, Día de los Enamo­ra­dos. Ex­per­tos en es­tos mé­to­dos con­sul­ta­dos por es­te dia­rio, coin­ci­die­ron en que la ma­yo­ría de los que acu­den a ellos son hom­bres que su­pe­ran los 35 años y que si bien lo ha­cen du­ran­te todo el año, la que se fes­te­ja hoy es una fe­cha es­pe­cial pa­ra so­li­ci­tar sus ser­vi­cios o agra­de­cer­les.

“Es­ta es la épo­ca en que re­ci­bo más gen­te, la ver­dad es que es­toy sa­tu­ra­da de per­so­nas, no só­lo de Men­do­za sino de todo el país”, ase­gu­ró Azu­ce­na Agüe­ro Blanch, as­tró­lo­ga, pa­ra­psi­có­lo­ga, tam­bién co­no­ci­da co­mo la “bru­ja de Me­nem”. A ella lo que más le pi­den son amu­le­tos, ta­lis­ma­nes y acei­te de co­co­dri­lo que trae des­de Bo­li­via pa­ra en­con­trar el amor. “La gen­te pue­de es­tar muy sa­na, ser mi­llo­na­ria, pe­ro si no tie­ne amor es in­fe­liz. Lo más im­por­tan­te en la vi­da de cual­quier ser hu­mano es el amor”, re­mar­có.

Si bien ella re­ci­be per­so­nas de to­das las eda­des y se­xos, los hom­bres son ma­yo­ría. “Cuan­do son aban­do­na­dos se vuel­ven lo­cos, son los que su­fren más la so­le­dad”, di­jo. Blanch los ca­li­fi­có co­mo tí­mi­dos y ase­ve­ró que con un ta­lis­mán o amu­le­to se sien­ten más po­de­ro­sos. “Es un gran em­pu­jón, pe­ro hay que sa­ber que siem­pre te va a ir de acuer­do co­mo ac­túes”, acla­ró. En­tre los va­ro­nes, par­ti­cu­lar­men­te en es­ta fe­cha lo que más le con­sul­tan son los po­lí­ti­cos. “Aun­que pue­da dar gra­cia, ellos es­tán tan me­ti­dos en otras co­sas que se acuer­dan del amor cuan­do lle­ga el Día de los Enamo­ra­dos”, sub­ra­yó.

Ilia­na, vi­den­te des­de ha­ce 22 años, no re­ci­be ma­yor can­ti­dad de vi­si­tas en es­ta épo­ca pe­ro sí agra­de­ci­mien­tos por te­lé­fono o a tra­vés de otras per­so­nas por su apor­te. “En reali­dad en San Valentín fes­te­jan las pa­re­jas que es­tán for­ma­das y vi­nie­ron mu­cho an­tes. Cuan­do real­men­te cre­ce la de­man­da es du­ran­te Na­vi­dad”, se­ña­ló.

Ella tam­bién re­ci­be hom­bres en su ma­yo­ría, en ge­ne­ral ma­yo­res de 45. “Los más chi­cos tie­nen otra men­ta­li­dad, vie­ne gen­te más gran­de que ha pa­sa­do por la vi­da, tie­ne va­rios fra­ca­sos y ne­ce­si­ta ayu­da”, con­tó. Ellos lo que más pi­den es el re­torno de la per­so­na ama­da. “Cuan­do vie­nen acá no tie­nen op­ción, han pro­ba­do de todo pa­ra re­con­quis­tar y no pue­den lle­gar a la per­so­na”, pre­ci­só Ilia­na.

Ella de­ta­lló que en esos ca­sos se les ha­ce “un tra­ba­jo” pa­ra atraer al otro que tie­ne que ver con el uso de la ener­gía. “Des­pués son las per­so­nas las que eli­gen por­que las re­la­cio­nes tie­nen que fluir”, ex­pli­có. Al es­cu­char a quie­nes le con­sul­tan, ella mu­chas ve­ces ha re­co­men­da­do que la per­so­na de­je de in­ten­tar atraer al otro. “Cuan­do es­tán muy ob­se­sio­na­dos los man­do al psi­có­lo­go, hay ve­ces que lo me­jor es que no vuel­van y que en su lu­gar tra­ten de sol­tar”, ase­gu­ró.

Has­ta el pa­ra­psi­có­lo­go Da­niel Luf­fi acu­den so­bre todo hom­bres en­tre los 35 y los 70 años que quie­ren so­lu­cio­nar sus pro­ble­mas de pa­re­ja. “La ma­yo­ría quie­re vol­ver a es­tar en ar­mo­nía con su amor, lo que per­die­ron por dis­tin­tos mo­ti­vos, pe­ro en el 80% de los ca­sos por­que in­ter­vino un tercero”, pre­ci­só el hom­bre que se de­di­ca a es­ta ac­ti­vi­dad des­de ha­ce 35 años.

Lo que él ha­ce es ar­mo­ni­zar a las per­so­nas. “Se rea­li­za a tra­vés de la ener­gía psí­qui­ca que has­ta se pue­de me­dir”, se­ña­ló a la vez que co­men­tó que pa­ra su es­pe­cia­li­dad es­tu­dió 5 años. Luf­fi re­mar­có que él tam­bién le ha­ce ver a la per­so­na el mo­ti­vo por el cual lle­gó a esa si­tua­ción. “Es fun­da­men­tal que pue­da re­fle­xio­nar so­bre su ac­ti­tud y que se­pa si se si­gue co­me­tien­do los mis­mos erro­res le va a ir igual”, ex­pli­có. Por es­ta ra­zón re­co­no­ce que los bue­nos re­sul­ta­dos no se lo­gran só­lo por el es­pe­cia­lis­ta. “El pri­mer gra­ni­to la po­nen las per­so­nas”, in­di­có.

Con res­pec­to a la fe­chas de las con­sul­tas, co­men­tó que se man­tie­nen todo el año y que no cre­cen par­ti­cu­lar­men­te por el Día de los Enamo­ra­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.