¿LA CLA­VE DEL ÉXI­TO AMOROSO?

Un es­tu­dio pu­bli­ca­do en una re­vis­ta cien­tí­fi­ca de Psi­co­lo­gía afir­ma que ver­se me­nos ve­ces en las pri­me­ras épo­cas del víncu­lo afian­za su fu­tu­ro.

Los Andes - - Estilo | Tendencias -

La me­jor ma­ne­ra de pro­te­ger una nue­va re­la­ción es “usar­la con pre­cau­ción”, di­cen dos re­co­no­ci­dos au­to­res es­ta­dou­ni­den­ses.

Es­to se ejem­pli­fi­ca muy bien en el ca­pí­tu­lo “Hang the DJ”, uno de los que in­te­gra la cuar­ta temporada de “Black Mi­rror”, éxi­to de Net­flix. En él, un si­mu­la­dor al es­ti­lo de Tin­der -pe­ro un po­co más per- ver­so- ar­ma pa­re­jas y de­ter­mi­na cuál se­rá la du­ra­ción de las mis­mas. ¿El ob­je­ti­vo? En­con­trar la “ideal”.

Los pro­ta­go­nis­tas, Amy y Frank, se co­no­cen, es­tán jun­tos só­lo do­ce ho­ras y lue­go se se­pa­ran. Es­to es su­fi­cien­te pa­ra que no pue­dan de­jar de pen­sar el uno en el otro. ¿Es es­ta “ten­ta­ción”, la in­sa­tis­fac­ción del de­seo, lo que nos man­tie- ne pren­di­dos?

El filósofo grie­go Pla­tón de­cía que ama­mos aque­llo que de­sea­mos y só­lo de­sea­mos aque­llo que nos fal­ta. Ya des­de aquel mo­men­to, la in­sa­tis­fac­ción era la rei­na de los amo­ríos. Ese “que­dar­se con las ga­nas” de la pa­sión es lo que al­gu­nos ex­per­tos vuel­ven a re­co­no­cer co­mo la lla­ve maes­tra del amor.

Se­gún un ar­tícu­lo pu­bli­ca- do a fi­nes de 2017 en la re­vis­ta Psy­cho­logy To­day ti­tu­la­do “The On­ce-a-Week Ru­le for New Re­la­tions­hips” (La re­gla del una vez por se­ma­na pa­ra las nue­vas re­la­cio­nes) por el psi­có­lo­go Seth Me­yers, el “uso mo­de­ra­do” del tiem­po en los pri­me­ros mo­men­tos de un víncu­lo pro­nos­ti­ca­ría un buen fu­tu­ro.

Es­to ocu­rri­ría por dos cau­sas: por un la­do, au­men­ta la in­ti­mi­dad se­xual pe­ro len­ta­men­te, sin un en­torno que nues­tro cuer­po re­co­noz­ca quí­mi­ca­men­te co­mo ries­go­so; por otro la­do, for­zar una in­ti­mi­dad emo­cio­nal con al­guien que ape­nas co­no­cés pue­de pro­vo­car el efec­to con­tra­rio.

Aun­que el au­tor acla­ra que no exis­ten re­glas y re­ce­tas, ver­se una vez por se­ma­na du­ran­te el pri­mer mes - e ir in- cre­men­tan­do la fre­cuen­cia lue­go- es lo que se re­co­mien­da en el es­tu­dio.

La re­fle­xión que com­ple­ta es­te pe­que­ño zoom a los pri­me­ros mo­men­tos de las re­la­cio­nes son los di­chos de otro es­pe­cia­lis­ta es­ta­dou­ni­den­se, Scott Carroll, au­tor del li­bro “Don’t Settle: How to Marry the Man You We­re Meant For” ( No se con­for­me: Có­mo ca­sar­se con el hom­bre pa­ra el cual es­ta­bas des­ti­na­da, 2016).

Él ob­ser­va que “es im­por­tan­te ver­se so­lo dos ve­ces a la se­ma­na y es­tar bas­tan­te tiem­po ale­ja­do de su nue­va ci­ta pa­ra dar a sus sen­ti­mien­tos más pro­fun­dos el tiem­po su­fi­cien­te pa­ra que pue­dan bro­tar des­de su sub­cons­cien­te”.

El psi­có­lo­go ase­gu­ra que mu­cho con­tac­to fí­si­co du­ran­te los pri­me­ros tiem­pos po­dría pro­vo­car todo lo con­tra­rio a lo que se es­pe­ra, dan­do muy rá­pi­da sen­sa­ción de mo­no­to­nía y po­co lu­gar a la ima­gi­na­ción. CC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.