UNO X UNO NO ES NE­GO­CIO Muy po­co pa­ra las pre­ten­sio­nes de am­bos equi­pos.

El De­por­ti­vo Mai­pú y Hu­ra­cán Las Heras igua­la­ron en dos, en un par­ti­do vá­li­do por la cuar­ta fe­cha de la Fa­se Re­vá­li­da del Tor­neo Fe­de­ral A.

Los Andes - - Más Deportes - JUAN AZOR ja­zor@lo­san­des.com.ar

Un 2-2 que de­jó sa­bor amar­go en am­bas ve­re­das. De­por­ti­vo Mai­pú y Hu­ra­cán Las Heras re­par­tie­ron pun­tos en un par­ti­do con mo­men­tos bien dis­tin­tos y don­de hu­bo emo­cio­nes en am­bas áreas.

Ha­bía mu­cha ex­pec­ta­ti­va en torno a lo que po­dían ofre­cer am­bos equi­pos por su po­si­ción en la ta­bla de po­si­cio­nes y no de­frau­da­ron. Ar­ma­ron 45 mi­nu­tos de mu­cha in­ten­si­dad, con in­ter­cam­bio de ata­ques y con in­ten­cio­nes de dar­le buen des­tino al ba­lón. Den­tro de ese pa­no­ra­ma, fue un po­co más pun­zan­te el equi­po Cru­za­do des­de la ve­lo­ci­dad de Santiago Gon­zá­lez, pe­ro Hu­ra­cán LH res­pon­dió con bue­nos in­ten­tos co­lec­ti­vos y la mo­vi­li­dad de Ma­xi He­rre­ra, ubi­ca­do co­mo cla­ra re­fe­ren­cia ofen­si­va. Ha­bía pa­sa­do el pri­mer cuar­to de ho­ra, con apro­xi­ma­cio­nes en am­bos ar­cos, pe­ro la cuen­ta no se abría.

Al ra­ti­to Car­los Sper­dut­ti se dio cuen­ta que Oscar Ama­ya no da­ba más y mo­vió el ban­co pa­ra me­ter a Clau­dio Oje­da, un vo­lan­te de ca­rac­te­rís­ti­cas muy di­fe­ren­tes y con más ver­ti­ca­li­dad. Al Grin­go lo se­du­cía el gol­pe por gol­pe y arries­ga­ba en ese sen­ti­do. So­bra­ba vér­ti­go y las emo­cio­nes eran más cons­tan­tes. Y den­tro de ese pa­no­ra­ma de sa­lu­da­bles in­ten­cio­nes pa­ra ju­gar más pen­san­do en el arco ri­val que en el pro­pio, si­guie­ron fa­bri­can­do emo­cio­nes en am­bas áreas.

Avi­só He­rre­ra des­de me­dia dis­tan­cia y res­pon­dió Ma­tías Per­sia con un ca­be­za­zo que se cla­vó en el án­gu­lo de­re­cho de Gon­za­lo Gó­mez. Y ahí no­más re­cu­pe­ró la son­ri­sa la vi­si­ta des­de una bue­na de­fi­ni­ción de la “Bes­tia”. Era un trá­mi­te de ida y vuel­ta, con es­ca­sa par­ti­ci­pa­ción de los ocu­pan­tes de la zo­na me­dia. Des­de po­si­cio­nes de­fen­si­vas sur­gían lan­za­mien­tos cru­za­dos que enar­bo­la­ban las ban­de­ras de ca­da ata­que. Así se fue una pri­me­ra mi­tad a la al­tu­ra de lo que pro­me­tían en la pre­via. El 1-1 con­ta­ba mu­cho so­bre co­mo eli­gie­ron ju­gar es­te com­pro­mi­so, aún cuan­do al­gu­nos fa­llos del co­le­gia­do Luis Martínez ge­ne­ra­ron re­pro­ches de los hin­chas lo­ca­les.

La se­gun­da mi­tad fue to­tal­men­te dis­tin­ta. Co­mo si se hu­bie­ran pues­to de acuer­do pa­ra cui­dar el em­pa­te, so­bra­ron pier­nas pa­ra rom­per el jue­go y fal­ta­ron aque­llas que po­dían in­ven­tar­lo. De los es- pa­cios pa­ra ju­gar se pa­só al ro­ce co­mo así tam­bién a las fal­tas per­ma­nen­tes. Y el que más su­frió es­ta nue­va di­ná­mi­ca del par­ti­do fue el due­ño de ca­sa, que sa­có un vo­lan­te y pu­so un de­lan­te­ro des­de el co­mien­zo y no tu­vo ré­di­tos.

El Glo­bo, mu­cho más com­pac­to pa­ra la mar­ca, de­ci­dió ju­gar unos me­tros más arri­ba y en­con­tró su pre­mio en una gua­pea­da de Fran­co Dol­ci, quien en­se­gui­da vio la ro­ja por ges­tos con­tra la hin­cha­da lo­cal ( el ju­ga­dor lue­go se re­trac­tó y pi­dió dis­cul­pas a sus com­pa­ñe­ros y a la par­cia­li­dad del Cru­za­do). Y Mai­pú fue obli­ga­do por las cir­cuns­tan­cias. Lu­cas Ma­soe­ro apa­re­ció pa­ra traer cal­ma con un re­ma­te for­tí­si­mo pa­ra vol­ver a em­par­dar la his­to­ria. Y de ahí está el fi­nal hu­bo al­to vol­ta­je so­bre el área las­he­ri­na, aun­que no se mo­di­fi­có na­da y am­bos se­gui­rán sien­do lí­de­res al me­nos has­ta hoy, cuan­do jue­gue Unión Acon­qui­ja en la ve­ci­na San Juan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.