El tri­ple cri­men de Guay­ma­llén, otro ca­so de vio­len­cia sin con­trol

Ma­sa­cre. El ase­sino, que con­du­cía re­mi­ses, te­nía de­nun­cias de vio­len­cia de gé­ne­ro. Des­pués de ter­mi­nar con sus víc­ti­mas con no­ta­ble fe­ro­ci­dad, de­ci­dió qui­tar­se la vi­da ahor­cán­do­se. Al­can­zó a avi­sar­le a una ex pa­re­ja lo su­ce­di­do.

Los Andes - - Portada - Eduar­do L. Ayas­sa y Car­la Romanello ea­yas­sa@lo­san­des.com.ar

Un hom­bre que te­nía de­nun­cias por vio­len­cia de gé­ne­ro fue el au­tor de tres ase­si­na­tos en Guay­ma­llén y lue­go se qui­tó la vi­da. Jo­sé Mo­li­na, de 39 años, que se ha­cía lla­mar Jo­sé Gi­mé­nez, ma­tó en su ca­sa del ba­rrio Es­co­rihue­la a su pa­re­ja, “Mayra” Bueno; al hi­jo de és­ta, Lau­ta­ro Vega, de 7 años; y a Mó­ni­ca Ou­te­da, ma­má de “Mayra”. Ul­ti­mó a sus víc­ti­mas a gol­pes y lue­go pre­ten­dió ocul­tar los he­chos pren­dien­do fue­go a la ca­sa, que se in­cen­dió par­cial­men­te. Con pos­te­rio­ri­dad, el cri­mi­nal, que ha­bía en­tra­do en ira por­que le pi­die­ron que se fue­ra de la ca­sa y por ello actuó en for­ma des­con­tro­la­da, se ma­tó en la ca­sa de un fa­mi­liar su­yo. Ju­di­cial­men­te, no hay más que de­cir; so­cial­men­te, mu­chí­si­mo.

Men­do­za en ge­ne­ral y los ve­ci­nos del ba­rrio Es­co­rihue­la de Guay­ma­llén en par­ti­cu­lar, des­per­ta­ron es­te mar­tes 13, úl­ti­mo día fe­ria­do del fin de se­ma­na lar­go, con la peor no­ti­cia.

Una ca­sa de la pri­me­ra cua­dra de la ca­lle Bar­ce­lo­na que ha­bía su­fri­do un in­cen­dio (se que­mó el 40%) en la ma­dru­ga­da, tu­vo co­mo ma­ca­bro pro­pó­si­to fi­nal el ocul­ta­mien­to de un tri­ple ho­mi­ci­dio.

Las víc­ti­mas fue­ron iden­ti­fi­ca­das co­mo Ma­ría So­le­dad Bueno (25), su hi­jo Lau­ta­ro Va­len­tino Vega ( 7) y su ma­dre Mó­ni­ca Ou­te­da (51), que mu­rie­ron no por in­ha­la­ción de mo­nó­xi­do de car­bono, co­mo se pen­só ini­cial­men­te, sino co­mo con­se­cuen­cia de los gol­pes eje­cu­ta­dos con fuer­za y sa­ña por un hom­bre al que, en po­cas ho­ras, se iden­ti­fi­có co­mo Jo­sé Pa­tri­cio Mo­li­na (39).

Pa­ra agre­gar­le dra­ma­tis­mo a la his­to­ria, lue­go se su­po que el hom­bre, que se ha­cía lla­mar Jo­sé Gi­mé­nez, ter­mi­nó ahor­cán­do­se a va­rios ki­ló­me­tros de dis­tan­cia del lu­gar de su lo­cu­ra ase­si­na, en la ca­sa de un fa­mi­liar ubi­ca­da en Colonia Bom­bal. Pe­se a que fue res­ca­ta­do con sig­nos vi­ta­les y tras­la­da­do en una am­bu­lan­cia has­ta el hos­pi­tal Cen­tral, mu­rió a los po­cos mi­nu­tos.

Es­te es­pec­ta­cu­lar fi­nal ya el ho­mi­ci­da se lo ha­bía an­ti­ci­pa­do a una ex pa­re­ja: le co­mu­ni­có - vía what­sapp- "me man­dé una ca­gada… ma­té a tres per­so­nas".

Puer­tas afue­ra

La ca­lle ce­rra­da por fuer­zas po­li­cia­les mos­tra­ba a ve­ci­nos y al­gu­nos fa­mi­lia­res que no lo­gra­ban re­cu­pe­rar­se de la no­ti­cia. Unos ha­bla­ron, pre­fi­rien­do el ano­ni­ma­to, de un hom­bre "por lo me­nos vio­len­to"; otros, co­mo Rosa, sue­gra del her­mano de Mayra, ase­gu­ró que la fa­mi­lia veía a Mo­li­na co­mo una per­so­na "no muy cuer­da".

En el otro ex­tre­mo es­ta­ban las com­pa­ñe­ras del jar­dín Ma­ría, don­de se­ña­la­ron ( a Gi­mé­nez) co­mo una "per­so­na amo­ro­sa y nor­mal". Tam­bién co­la­bo­ra­ron con la Jus­ti­cia al en­tre­gar­le un vi­deo de la fies­ta de fin de año, don­de se ve al au­tor de los tres crí­me­nes.

Puer­tas aden­tro

No ha­ce mu­cho, unos 5 me­ses, Ma­ría So­le­dad Bueno, co­no­ci­da en el ba­rrio por el apo­do de "Mayra", maes­tra de ni­vel ini­cial, lle­vó a vi­vir a su ca­sa a “Jo­sé Gi­mé­nez”, un hom­bre de 39 años de edad que se de­di­ca­ba a ma­ne­jar un re­mi­se.

La jo­ven com­par­tía la vi­vien­da con su ma­dre, que ofre­cía sus ser­vi­cios de pe­lu­que­ra, y con su hi­jo de una re- la­ción pa­sa­da, he­cho que ha­bría mo­ti­va­do un pe­di­do an­te la Jus­ti­cia, por par­te del pro­ge­ni­tor del ni­ño, pa­ra que el tal "Gi­mé­nez" aban­do­na­ra la vi­vien­da, apor­tan­do el ar­gu­men­to de que ha­cía "co­mo 30 días que que­ría ver al ni­ño y no po­día".

Si bien no hay tes­ti­gos di­rec­tos de lo ocu­rri­do puer­tas aden­tro, pa­re­cie­ra que ese re­cla­mo al­te­ró la con­vi­ven­cia de la pa­re­ja y le pi­die­ron al hom­bre que se fue­ra.

Por eso los ve­ci­nos cer­ca­nos a la vi­vien­da di­je­ron an­te los me­dios ha­ber es­cu­cha­do "rui­dos y gri­tos", pre­vio a que las lla­mas los aler­ta­ran del in­cen­dio. Sin em­bar­go, a esa ho­ra ya ha­bía tres per­so­nas muer­tas.

Vio­len­cia sin lí­mi­te

De las dos mu­je­res, Mó­ni­ca Ou­te­da fue la que re­ci­bió múl­ti­ples gol­pes. Uno de ellos le que­bró la ba­se del crá­neo, mien­tras que otro le frac­tu­ró el hú­me­ro de uno de sus bra­zos. Por su par­te Mayra, tam­bién pre­sen­ta­ba gol­pes, que afec­ta­ron prin­ci­pal­men­te su ros­tro, le­sio­nes que tam­bién su­frió el me­nor, pe­ro al que ade­más se in­ten­tó es­tran­gu­lar.

En prin­ci­pio, en la ins­pec­ción ocu­lar rea­li­za­da en la ca­sa don­de ocu­rrió es­te te­rri­ble he­cho no se en­con­tró ele­men­to al­guno que po­dría ha­ber si- do uti­li­za­do por el ho­mi­ci­da. Sin em­bar­go, se des­car­tó que ha­ya si­do un ar­ma blan­ca, in­cli­nán­do­se los in­ves­ti­ga­do­res por un pa­lo o hie­rro, tal vez con al­gún fi­lo o cla­vo que con­tri­bu­yó a ha­cer san­gran­tes las le­sio­nes.

Y aquí va­le acla­rar que es­tos da­tos pre­li­mi­na­res se com­ple­ta­rán con los es­tu­dios del Cuer­po Mé­di­co Fo­ren­se, que de­ter­mi­na­rán la ho­ra de las muer­tes y la me­cá­ni­ca uti­li­za­da por el tri­ple ho­mi­ci­da, se­gún lo ex­pli­ca­do por la fis­cal Clau­dia Ríos pa­sa­do el me­dio­día, a car­go de la ins­truc­ción des­de la ma­dru­ga­da, ape­nas co­no­ci­do el he­cho, re­par­tien­do su per­so­nal de ho­mi­ci- dios en­tre la ca­sa de la ca­lle Bar­ce­lo­na y el do­mi­ci­lio de la Colonia Bom­bal, aten­dien­do ade­más, jun­to al gru­po de asis­ten­cia a las víc­ti­mas, a los fa­mi­lia­res en la Ofi­ci­na Fis­cal 19 de Ro­deo del Me­dio.

La ca­li­fi­ca­ción im­pues­ta des­de la Fis­ca­lía fue de ho­mi­ci­dio agra­va­do por fe­mi­ci­dio (por la muer­te de Mayra) y ho­mi­ci­dio sim­ple en dos he­chos (por el ni­ño y su abue­la), a lo que se le su­ma el hur­to de dos ce­lu­la­res y al­go de ro­pa.

JO­SÉ GU­TIÉ­RREZ / LOS ANDES

DRA­MA. Fa­mi­lia­res de la ma­dre de Mayra, sin con­sue­lo jun­to a la ca­sa.

JOZÉ GU­TIÉ­RREZ / LOS ANDES

SI­TIO. La vi­vien­da don­de ocu­rrie­ron los ase­si­na­tos; lue­go de ma­tar a los tres, el au­tor ini­ció un fue­go pa­ra fin­gir un in­cen­dio.

Pa­ra la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia de la Na­ción, a tra­vés del Re­gis­tro Na­cio­nal de Fe­mi­ci­dios, du­ran­te el año 2016 (el tra­ba­jo de 2017 aún no está ter­mi­na­do) Men­do­za es la ter­ce­ra pro­vin­cia con más ca­sos de fe­mi­ci­dio (21), su­pe­ra­da só­lo por Bue­nos Ai­res (90) y Cór­do­ba (23). Los da­tos co­rres­pon­den a las cau­sas que fue­ron ju­di­cia­li­za­das. El re­gis­tro es rea­li­za­do des­de 2015 por la Ofi­ci­na de la Mu­jer de la Cor­te Su­pre­ma e in­clu­yó por pri­me­ra vez a mu­je­res trans y tra­ves­tis ase­si­na­das (5 en Men­do­za).

JO­SÉ GU­TIÉ­RREZ / LOS ANDES

ES­TU­POR. Fa­mi­lia­res y ve­ci­nos de las tres víc­ti­mas fa­ta­les.

JO­SÉ GU­TIÉ­RREZ / LOS ANDES

VÍC­TI­MA. “Mayra” Bueno era pa­re­ja del ase­sino.

VÍC­TI­MA. Lau­ta­ro Vega, hi­jo de “Mayra”.

VÍC­TI­MA. Mó­ni­ca Ou­te­da, ma­dre de “Mayra”.

HO­MI­CI­DA. Jo­sé Mo­li­na se sui­ci­dó tras la ma­sa­cre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.