Ven­di­mia, la fies­ta del vino a la que le fal­ta el vino

Los Andes - - Portada - Leo­nar­do Oli­va Jefe de sec­ción So­cie­dad

Fes­te­jar la ven­di­mia, el fin de la co­se­cha de la uva, no es pa­tri­mo­nio de Men­do­za. Re­par­ti­das por el glo­bo hay otras fies­tas que a su ma­ne­ra ce­le­bran al vino co­mo se lo me­re­ce: con vino. Mu­cho y buen vino. Al­go que nues­tra que­ri­da Fies­ta pa­re­ce ha­ber ol­vi­da­do.

El blog The Big Wi­ne Theory re­co­pi­ló 17 fies­tas ven­di­mia­les en el mun­do. Al­gu­nas eli­gen su rei­na. Tam­bién hay des­fi­les de ca­rros. Y mu­chas su­man un gran es­pec­tácu­lo cen­tral. Pe­ro lo cu­rio­so es que en to­das hay un mo­men­to don­de el vino -y el ac­to de be­ber vi­noes el prin­ci­pal pro­ta­go­nis­ta. Re­pa­se­mos al­gu­nas:

Chi­le: Fies­ta de la Ven­di­mia de Cu­ri­có. Ade­más de rei­na y mú­si­ca, hay un pe­sa­je de la so­be­ra­na en bo­te­llas de vino y un tor­neo de pi­sa­do­res de uva.

Uru­guay: Fes­ti­val de la Ven­di­mia. Hay de­gus­ta­cio­nes de co­mi­das y vi­nos, y la po­si­bi­li­dad de par­ti­ci­par de la co­se­cha y pi­sa­da de uva en ca­da una de las bo­de­gas par­ti­ci­pan­tes.

Pe­rú (Ica): Fes­ti­val Internacional de la Ven­di­mia. El even­to más po­pu­lar es una pi­sa­da mul­ti­tu­di­na­ria de uva en­tre los ve­ci­nos que se­ña­la el co­mien­zo de la fies­ta. Tam­bién se rea­li­zan de­gus­ta­cio­nes.

Fran­cia ( Bor­go­ña): Les Trois Glo­rieu­ses. La ac­ti­vi­dad más im­por­tan­te lle­ga al fi­nal: la subas­ta de los vi­nos jó­ve­nes pre­sen­ta­dos du­ran­te la fies­ta.

Ale­ma­nia ( Bern­kas­te­lKues): Wein­fest der Mit­tel- mo­sel. Ca­da can­di­da­ta a rei­na de­be sa­ber di­fe­ren­ciar cla­ra­men­te el aro­ma y sa­bor de ca­da uva. Lue­go, la ga­na­do­ra tie­ne que mos­trar lo que sa­be y so­me­ter­se a un exa­men so­bre sus co­no­ci­mien­to vi­ti­vi­ní­co­las an­te cá­ma­ras de te­le­vi­sión.

España (Va­len­cia): Fies­ta de la Ven­di­mia en Re­que­na. Una ac­ti­vi­dad po­pu­lar es la “No­che de la Zu­rra”, don­de la gen­te re­co­rre las ca­lles de la ciu­dad pro­vis­ta de bo­tas de vino y pi­dien­do agua que se les ti­ra con bal­des y man­gue­ras.

Chi­pre (Li­ma­sol): Fies­ta del Vino. Du­ran­te la no­che se or­ga­ni­za una fe­ria en don­de los vi­si­tan­tes pue­den de­gus­tar to­dos los vi­nos gra­tis.

Re­pú­bli­ca Che­ca (Mi­ku­lov): Fies­ta de la Ven­di­mia de Pa­ra­va. Todo se lle­va a ca­bo a tra­vés de una re­pre­sen­ta­ción me­die­val que in­clu­ye de­gus- ta­cio­nes y pre­sen­ta­cio­nes de los vi­nos del año.

Mé­xi­co (Que­ré­ta­ro): Fies­ta de la Ven­di­mia. Or­ga­ni­za­da por una bo­de­ga, in­vi­ta a de­gus­tar sus vi­nos y par­ti­ci­par de la pi­sa­da de la uva.

Y hay más en paí­ses co­mo Ca­na­dá, Portugal, Sui­za y Lu­xem­bur­go, don­de la fies­ta siem­pre gi­ra al­re­de­dor de un va­so o una co­pa lle­na de vino.

Aho­ra vol­va­mos a Men­do­za. Re­pa­se­mos los “ac­tos ofi­cia­les” de la Ven­di­mia que enu­me­ra la se­cre­ta­ría de Cultura en su web: Ben­di­ción de los Fru­tos: “Ce­re­mo­nia li­túr­gi­ca (...) ho­me­na­je a los pro­duc­to­res, co­se­cha­do­res, hom­bres y mu­je­res pro­ta­go­nis­tas del tra­ba­jo vi­ti­vi­ní­co­la”. ¿El vino? Bien gra­cias.

Vía Blan­ca: “Des­fi­le noc­turno de ca­rros ale­gó­ri­cos, con la par­ti­ci­pa­ción de las rei­nas de­par­ta­men­ta­les y sus cor­tes”. ¿Vino? Au­sen­te sin avi­so.

Ca­rru­sel: “Ca­rros ale­gó­ri­cos con las so­be­ra­nas de­par­ta­men­ta­les (...); agru­pa­cio­nes tra­di­cio­na­lis­tas y co­lec­ti­vi­da­des re­co­rren las ca­lles cén­tri­cas de la ciu­dad de Men­do­za”. ¿Al­guien di­jo vino? No.

Ac­to Cen­tral: Más de 850 ar­tis­tas en es­ce­na (...) en una pues­ta ma­jes­tuo­sa. In­me­dia­ta­men­te des­pués, elec­ción y co­ro­na­ción de la Rei­na Na­cio­nal de la Ven­di­mia”. ¿Un brin­dis mul­ti­tu­di­na­rio al fi­nal? No, ni na­da que se le pa­rez­ca.

Así, la “Fies­ta” de la Ven­di­mia pa­re­ce más una ce­le­bra­ción de la ley se­ca. Las bo­de­gas bri­llan por su au­sen­cia en los ac­tos ofi­cia­les y tal vez sea esa la ra­zón de que no ha­ya vino en la fies­ta del vino. Aun­que en reali­dad sí lo hay, pe­ro al cos­ta­do: en las me­sas de los tu­ris­tas que mi­ran pa­sar a los ca­rros y en los even­tos pri­va­dos que apro­ve­chan el imán de la Ven­di­mia. Allí es­tán la Pi­sa­da de la Uva (la or­ga­ni­za un shop­ping), la Me­ga­de­gus­ta­ción (un mu­ni­ci­pio) y la Fies­ta de la Co­se­cha (a car­go de un en­te que sos­tie­nen las bo­de­gas), en los que pa­ra cho­car las co­pas hay que pagar. Una fies­ta más ca­ra y ex­clu­si­va, co­mo pa­re­ce que­rer ven­der­se la in­dus­tria del vino.

La “Fies­ta” pa­re­ce más una ce­le­bra­ción de la ley se­ca. ¿Dón­de está el vino en nues­tra Ven­di­mia?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.