Pan­te­ra Ne­gra, el su­per­hé­roe que llega de Áfri­ca

Se es­tre­na en Men­do­za la cin­ta Pan­te­raNe­gra, pe­lí­cu­la del uni­ver­so Mar­vel que in­ten­ta in­su­flar­le ai­res nue­vos a los fil­mes ba­sa­dos en pa­la­di­nes del co­mic.

Los Andes - - Portada -

Pan­te­ra Ne­gra (Black Pant­her), pe­lí­cu­la cen­tra­da en el pri­mer su­per­hé­roe afri­cano de la fran­qui­cia de Mar­vel y Dis­ney y úl­ti­ma pa­ra­da an­tes de la es­pe­ra­da Los Ven­ga­do­res: guerra in

fi­ni­ta (Aven­gers: In­fi­nity War) pro­gra­ma­da pa­ra fi­nes de abril, es­tre­na­rá hoy en las sa­las lo­ca­les con una re­fres­can­te pro­pues­ta que bus­ca am­pliar la mi­ra­da del gé­ne­ro en tér­mi­nos ra­cia­les y cul­tu­ra­les.

Se tra­ta de la dé­ci­mo oc­ta­va cin­ta de la se­rie de pe­lí­cu­las más exi­to­sa en la his­to­ria: el lla­ma­do Uni­ver­so Ci­ne­ma­to­grá­fi­co de Mar­vel (UCM) –bau­ti­za­do así pa­ra di­fe­ren­ciar­lo de otras fran­qui­cias de la edi­to­rial, co­mo X-Men,

Los Cua­tro Fan­tás­ti­cos y Spi­der-Man– lle­va diez años des­de que Iron Man es­tre­na­ra en 2008 y en to­tal lle­va re­cau­da­dos más de 13.500 mi­llo­nes de dó­la­res en las bo­le­te­rías del mun­do entero.

Crea­do por Stan Lee y Jack Kirby pa­ra el nú­me­ro 52 del co­mic de Los

Cua­tro Fan­tás­ti­cos, de 1966, Pan­te­ra Ne­gra irrum­pió en el en­ton­ces muy cau­cá­si­co es­ce­na­rio de las his­to­rie­tas y pa­só a la pos­te­ri­dad co­mo el pri­mer su­per­hé­roe ne­gro del for­ma­to di­bu­ja­do.

In­clu­so an­te­ce­dió por me­ses a la fun­da­ción del Par­ti­do Pan­te­ra Ne­gra, or­ga­ni­za­ción so­cia­lis­ta re­vo­lu­cio­na­ria ne­gra con mu­cha fuer­za en Es­ta­dos Uni­dos en los 60 y 70.

T'Cha­lla-Black Pant­her era el he­re­de­ro al trono del reino afri­cano fic­ti­cio de Wa­kan­da, una suer­te de El Do­ra­do en el Áfri­ca ecua­to­rial, ubi­ca­do jus­to en el lu­gar don­de si­glos an­tes ca­yó un in­men­so me­teo­ri­to com­pues­to de vi­bra­nium, un me­tal de la mi­to­lo­gía de Mar­vel que tie­ne pro­pie­da­des úni­cas y con el que, por ejem­plo, fue con­fec­cio­na­do el icó­ni­co es­cu­do del Ca­pi­tán Amé­ri­ca.

Por el efec­to de ese ma­te­rial en la tie­rra de Wa­kan­da es que Black Pant­her con­si­gue su fuer­za y ha­bi­li­da­des so­bre­hu­ma­nas y pue­de ela­bo­rar su tra­je-ar­ma­du­ra im­pe­ne­tra­ble.

Gra­cias a la fuen­te ca­si inago­ta­ble de vi­bra­nium, los wa­kan­dia­nos al­can­za­ron un de­sa­rro­llo tec­no­ló­gi­co y una pros­pe­ri­dad inusi­ta­dos, aun­que tam­bién el te­mor de que la co­di­cia y la guerra del ex­te­rior to­ca­ra a sus puer­tas pa­ra co­rrom­per­lo to­do lle­vó a sus go­ber­nan­tes a man­te­ner­se ais­la­dos y a ocul­tar des­de siem­pre a la vis­ta su fu­tu­ris­ta cen­tro urbano por me­dio de una suer­te de cor­ti­na ho­lo­grá­fi­ca.

Una re­pre­sen­ta­ción de la sociedad

“La di­ver­si­dad del UCM sur­ge de los co­mics de Mar­vel. Siem­pre he di­cho que só­lo es­ta­mos in­ten­tan­do emu­lar lo que los co­mics han ve­ni­do ha­cien- do du­ran­te dé­ca­das; y una de esas co­sas es re­pre­sen­tar a la sociedad tal cual es”, di­jo con or­gu­llo el pre­si­den­te de Mar­vel Stu­dios Kevin Fei­ge, en re­fe­ren­cia a lo “fas­ci­nan­te” que le re­sul­ta­ba lle­var al per­so­na­je a la gran pan­ta­lla.

El ele­gi­do de Fei­ge pa­ra pre­sen­tar la ver­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de ese uni­ver­so de Black Pant­her, quien no es el pri­mer hé­roe de ra­za ne­gra en apa­re­cer en el UCM pe­ro sí el pri­me­ro con su pro­pio lar­go­me­tra­je, re­ca­yó en el muy jo­ven di­rec­tor afro­ame­ri­cano Ryan Coo­gler, de 31 años, con dos cin­tas an­te­rio­res elo­gia­das por la crí­ti­ca y de buen desem­pe­ño en la ta­qui­lla:

Fruit­va­le Sta­tion y Creed.

Elen­co de ra­za ne­gra

El elen­co ca­si ín­te­gra­men­te com­pues­to por ac­to­res y ac­tri­ces de ra­za ne­gra es­tá li­de­ra­do por Chadwick Boseman co­mo T’Cha­lla-Black Pant­her, quien re­to­ma el rol lue­go de su pri­me­ra y úni­ca apa­ri­ción en la fran­qui­cia en Ca

pi­tán Amé­ri­ca: Ci­vil War (2016). El desem­pe­ño de Boseman no es ni de cer­ca el del hé­roe más ca­ris­má­ti­co de Mar­vel, pe­ro se be­ne­fi­cia enor­me­men­te del res­to del cas­ting, en­tre los que se cuen­ta la im­po­nen­te pre­sen­cia fí­si­ca del vi­llano en­car­na­do por Mi­chael B. Jor­dan (ha­bi­tual colaborador en los pro­yec­tos de Coo­gler), An­ge­la Bas­set, la ga­na­do­ra del Os­car Lu­pi­ta Nyong’o, la fe­roz Da­nai Gu­ri­ra (The

Wal­king Dead), el aho­ra no­mi­na­do al Os­car por ¡Hu­ye! Da­niel Ka­luu­ya, Le­ti­tia Wright, Fo­rest Whi­ta­ker, Andy Ser­kis y Mar­tin Free­man.

La es­té­ti­ca crea­da pa­ra la pe­lí­cu­la in­te­gra los vehícu­los flo­tan­tes, na­ves vo­la­do­ras y ar­mas fu­tu­ris­tas con la sa­ba­na afri­ca­na, con los co­lo­res lla­ma­ti­vos, los ca­rac­te­rís­ti­cos ador­nos tri­ba­les en el vestuario y en la piel, la so­no­ri­dad de tam­bo­res de re­so­nan­cias ne­gras, el acen­to de la len­gua xho­sa sud­afri­ca­na.

El ai­re re­no­va­dor se acen­túa aún más si se tie­ne en cuen­ta que co­mo la tra­ma plan­tea una in­tro­duc­ción al mun­do de Wa­kan­da y a las dispu­tas in­tes­ti­nas por el trono y el tra­je de Black Pant­her, se aís­la ca­si por com­ple­to del res­to del uni­ver­so na­rra­ti­vo de Los Ven­ga­do­res.

Ni si­quie­ra apa­re­ce el “co­mo­dín” Ro­bert Dow­ney Jr., que sue­le dar el pre­sen­te co­mo Iron Man-Tony Stark en las pe­lí­cu­las del res­to de los hé­roes de la se­rie, y así cons­ti­tu­ye ca­si una cin­ta in­de­pen­dien­te del res­to del UCM.

Una cin­ta con mu­chas no­ve­da­des

Un com­ba­te a muer­te en el pre­ci­pi­cio de una cas­ca­da ri­tual, gue­rre­ros mon­tan­do ri­no­ce­ron­tes en lu­gar de ca­ba­llos o la guar­dia real con­for­ma­da por le­ta­les ama­zo­nas ra­pa­das le in­su­flan a Black Pant­her una re­no­va­do­ra ima­gen a un sub­gé­ne­ro que ha to­ma­do por asal­to a Holly­wood ha­ce una dé­ca­da has­ta trans­for­mar­se en el úl­ti­mo bas­tión de una in­dus­tria que, año a año, pier­de es­pec­ta­do­res fren­te a las pla­ta­for­mas de strea­ming y a la ca­li­dad de las se­ries de te­le­vi­sión.

La ac­tua­li­za­ción del gé­ne­ro su­per­hé­roe y la in­clu­sión de mi­no­rías co­mo un pa­la­dín de ra­za ne­gra o la de mu­je­res fuer­tes co­mo lo fue el año pa­sa­do Mu­jer Ma­ra­vi­lla, avan­za aun­que por aho­ra de for­ma gra­dual, con cuen­ta­go­tas.

Por ejem­plo, el ar­que­ti­po del mi­llo­na­rio be­ne­fac­tor que se cal­za el tra­je pa­ra po­ner­le el cuer­po a la lu­cha con­tra el de­li­to –al­go así co­mo el ca­pi­ta­lis­ta bueno que con­cen­tra ri­que­za pe­ro pro­te­ge a los me­nos fa­vo­re­ci­dos? se man­tie­ne bien vi­vo: en es­te ca­so es un rey afri­cano, pe­ro so­bran ca­sos si­mi­la­res co­mo el pro­pio Tony Stark, Bruno Díaz-Bat­man, Fle­cha Ver­de-Oli­ver Queen o Char­les Xavier-Pro­fe­sor X. Agencia Té­lam

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.