Afir­man que los di­chos de Zaf­fa­ro­ni ins­ti­gan al de­li­to

Con­sul­ta­do por Los Andes, el cons­ti­tu­cio­na­lis­ta con­si­de­ró que el ex juez de la Cor­te Su­pre­ma tie­ne la “in­ten­ción de lla­mar a la se­di­ción”. Por otro la­do, el juez fe­de­ral Ariel Li­jo abrió una cau­sa pa­ra in­ves­ti­gar si el ca­te­drá­ti­co ha­ce “apo­lo­gía del de­lit

Los Andes - - Portada - Ho­ra­cio Aiz­peo­lea Co­rres­pon­sa­lía Bue­nos Ai­res

El cons­ti­tu­cio­na­lis­ta Da­niel Sab­say di­jo a Los Andes que el ex juez de la Cor­te Raúl Zaf­fa­ro­ni, con sus ex­pre­sio­nes so­bre el go­bierno na­cio­nal, se en­mar­ca en el de­li­to de se­di­ción con­tra el or­den cons­ti­tu­cio­nal, se­gún el ar­tícu­lo 36 de la Car­ta Mag­na. El juez Li­jo abrió una cau­sa.

“¿Por­que cri­ti­co al Go­bierno ten­go que re­nun­ciar? ¿Qué es es­to? ¿Ve­ne­zue­la? ¿Cuál se­ría el cri­men?”. El ex juez de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia, Raúl Zaf­fa­ro­ni, re­cha­zó la po­si­bi­li­dad de re­nun­ciar a la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos, tal co­mo le pi­dió el mi­nis­tro de Jus­ti­cia Ger­mán Ga­ra­vano.

Zaf­fa­ro­ni reali­zó ayer nue­vas de­cla­ra­cio­nes ra­dia­les, ra­ti­fi­can­do sus di­chos del fin de se­ma­na en los que ha­bía ex­pre­sa­do su de­seo de que Mau­ri­cio Ma­cri “se va­ya an­tes” del po­der por con­si­de­rar que su ges­tión es­tá lle­van­do al país “a una ca­tás­tro­fe so­cial” co­mo la de 2001. Pa­ra el mi­nis­tro Ga­ra­vano, Zaf­fa­ro­ni en sus di­chos ma­ni­fies­ta “una fi­na­li- dad po­lí­ti­co-par­ti­da­ria” y de­be de­di­car­se a “mi­li­tar en el es­pa­cio en que con­si­de­re”. Tam­bién lo ca­li­fi­có de “gol- pis­ta” y “des­ti­tu­yen­te”.

La polémica al­re­de­dor de las ex­pre­sio­nes de Zaf­fa­ro­ni tu­vo su con­ti­nui­dad en la jus­ti­cia: ayer, el juez fe­de­ral Ariel Li­jo so­li­ci­tó “con ca­rác­ter de ur­gen­te” la gra­ba­ción de la en­tre­vis­ta al ex juez a Ra­dio Ca­put. A par­tir de una de­nun­cia he­cha por el abo­ga­do San­tia­go Du­puy de Lo­me, Li­jo abrió un ex­pe­dien­te pa­ra es­ta­ble­cer si hay “apo­lo­gía del de­li­to”.

¿ Pue­den ser ju­di­cia­bles esos di­chos o de­ben en­mar­car­se en el de­re­cho a la li­ber­tad de ex­pre­sión? Los Andes con­sul­tó al res­pec­to al cons­ti­tu­cio­na­lis­ta Da­niel Sab­say. “Cla­ro que son ju­di­cia­bles”, fue la res­pues­ta. “Evi­den­te­men­te lo veo co­mo una apo­lo­gía y una in­ten­ción de lla­mar a la se­di­ción”, agre­gó.

Sab­say fun­da­men­tó su po­si­ción en que las ex­pre­sio­nes de Zaf­fa­ro­ni “son un de­li­to con­tra el or­den cons­ti­tu­cio­nal; el ar­tícu­lo 36 de la Cons­ti­tu­ción ha­bla al res­pec­to”.

Pa­ra Sab­say, no pue­den am­pa­rar­se es­tos di­chos en la li­ber­tad de ex­pre­sión “por­que se tra­ta de un juez y por­que hay una ins­ti­ga­ción. (Zaf­fa­ro­ni) no es cual­quie­ra; es­tá ins­ti­gan­do, ha­cien­do una pro­pa­gan­da, di­cien­do que es el peor go­bierno des­de 2001, que mien­tras an­tes ter­mi­ne (el go­bierno) se­rá me­jor pa­ra el país; to­do eso es una pré­di­ca”, fun­da­men­tó Sab­say.

En la ve­re­da opues­ta, y en res­pal­do a Zaf­fa­ro­ni, se ex­pre­só la ti­tu­lar de la Cá­ma­ra de Ca­sa­ción Pe­nal, la jue­za Ma­ría Laura Ga­rri­gós de Ré­bo­ri: “Es­toy en la mis­ma lí­nea de lo que di­jo Zaf­fa­ro­ni, al go­bierno pue­de no gus­tar­le las crí­ti­cas pe­ro es­to no sig­ni­fi­ca que sea un aten­ta­do con­tra la ins­ti­tu­cio­na­li­dad. Sue­na fuer­te pe­ro el vo­lu­men de deuda que te­ne­mos tam­bién sue­na fuer­te”.

¿Pue­den ju­di­cia­li­zar­se esos di­chos? “Ju­rí­di­ca­men­te lo que di­ce Zaf­fa­ro­ni no tie­ne nin­gu­na re­le­van­cia; que ha­ya si­do mi­nis­tro de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia no le sa­ca ni le po­ne, que hoy sea juez de la Cor­te in­te­ra­me­ri­ca­na tam­po­co”, opi­nó la jue­za que pre­si­de el gru­po de opi­nión “Jus­ti­cia Le­gí­ti­ma”.

“Lo que no pue­de el go­bierno es pre­ten­der que por esos car­gos, Zaf­fa­ro­ni se li­mi­te en cuan­to a su po­si­bi­li­dad de opi­nar; él tie­ne tan­to de­re­cho a opi­nar co­mo cual­quier otro ciu­da­dano”, di­jo Ga­rri­gós.

Zaf­fa­ro­ni bus­có ayer acla­rar los di­chos del fin de se­ma­na. “No se va a pro­du­cir un gol­pe de Es­ta­do, no hay nin- gu­na fuer­za po­lí­ti­ca que pue­da des­es­ta­bi­li­zar al Go­bierno. Lo úni­co que pue­de des­es­ta­bi­li­zar­lo es su pro­pio pro­gra­ma eco­nó­mi­co”, ex­pli­có.

La Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos es­tá in­te­gra­da por sie­te jue­ces, tie­ne su se­de en San Jo­sé de Cos­ta Ri­ca y fun­cio­na ba­jo la ór­bi­ta de la OEA. El tri­bu­nal ac­túa so­bre ca­sos en los que se de­nun­cie a un Es­ta­do por vio­lar o no pro­te­ger los de­re­chos ga­ran­ti­za­dos por la Con­ven­ción Ame­ri­ca­na so­bre De­re­chos Hu­ma­nos.

El mi­nis­tro Ga­ra­vano anun­ció que en los pró­xi­mos días pe­di­rá el apar­ta­mien­to de Zaf­fa­ro­ni de la CIDH. “Es in­só­li­to que el ofi­cia­lis­mo in­ten­te des­ti­tuir­me de la CIDH. Quie­ren ma­tar al men­sa­je­ro”, re­pli­có el ex juez de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia.

Sus ex­pre­sio­nes son un de­li­to con­tra el or­den cons­ti­tu­cio­nal; el ar­tícu­lo 36 de la Cons­ti­tu­ción ha­bla al res­pec­to.”. Da­niel Sab­say

ME­DIÁ­TI­CO. Zaf­fa­ro­ni in­sis­te con que Ma­cri tendría que “ir­se”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.