Apos­tar pe­se a to­do: los ne­go­cios que abren cuan­do mu­chos cie­rran

Al­gu­nos ya inau­gu­ra­ron y otros es­tán en pro­ce­so de re­mo­de­la­ción. Tam­bién hay cam­bios de ru­bros y de nom­bres en las vi­drie­ras.

Los Andes - - Portada - San­dra Con­te scon­te@lo­san­des.com.ar

Hu­bo ne­go­cios que no pu­die­ron re­cu­pe­rar­se de las se­ma­nas de cie­rre en los pri­me­ros dos me­ses de la cua­ren­te­na y otros que, pe­se a re­abrir sus puer­tas, no re­sis­tie­ron la caí­da en las ven­tas. De ahí que el Cen­tro men­do­cino ten­ga va­rios car­te­les de “se al­qui­la” en las vi­drie­ras de lo­ca­les va­cíos. Sin em­bar­go, hay otros que vol­vie­ron a abrir o es­tán por ha­cer­lo, con otro nom­bre y has­ta otro ru­bro. Se tra­ta de em­pren­de­do­res que, pe­se a la pan­de­mia y la cri­sis eco­nó­mi­ca, de­ci­die­ron apos­tar por lo que ven­drá.

En San Lo­ren­zo y San Mar­tín fun­cio­nó por años una de las su­cur­sa­les de Dü­nKen, una pa­na­de­ría, pas­te­le­ría y ca­fé. Pe­ro ce­rró y el es­pa­cio, de im­po­nen­te fa­cha­da, es­tu­vo de­socu­pa­do por me­ses. Un ami­go les avi­só a Clau­dia y Ale­jan­dro, quie­nes tie­nen ha­ce ca­si cua­tro años un ca­fé con pas­te­le­ría, chocolater­ía y he­la­de­ría ar­te­sa­nal so­bre el ca­rril Cer­van­tes, en Go­doy Cruz, que la es­qui­na es­ta­ba dis­po­ni­ble y no du­da­ron en in­ver­tir.

El vier­nes inau­gu­ra­ron, to­da­vía sin el car­tel que in­di­ca que aho­ra fun­cio­na ahí Sa­bo­ret­to, pe­ro los clien­tes no tar­da­ron en lle­gar. Clau­dia con­tó que al­gu­nas per­so­nas se acer­ca­ron por­que les co­men­ta­ron que abría un ne­go­cio del mis­mo ru­bro que el an­te­rior y tam­bién re­ci­bie­ron a per­so­nas que tra­ba­jan o vi­ven cer­ca.

Aun­que tu­vie­ron que pe­dir prés­ta­mos y ayu­da a la fa­mi­lia, con­fían en que el ru­bro se sos­ten­drá. Es que Clau­dia ex­pli­ca que, pe­se a que no se ce­le­bren cum­plea­ños o ha­ya jun­ta­das con mu­chas per­so­nas, las fa­mi­lias no de­jan de com­prar una tor­ta o una tar­ta y que, ade­más, la gen­te ha que­ri­do co­mer en ca­sa al­go dul­ce y ri­co.

Otro ne­go­cio gas­tro­nó­mi­co que no so­bre­vi­vió a la cua­ren­te­na fue la san­gu­che­ría y ca­fé Il Pa­nino, en San Mar­tín y Montevideo. Sin em­bar­go, en el in­te­rior del lo­cal se pue­den ver ma­te­ria­les con los que se es­tá rea­li­zan­do la re­mo­de­la­ción que lle­va­rá al lo­cal, de dos ni­ve­les, a re­abrir co­mo una he­la­de­ría. Aún más, en el es­pa­cio con­ti­guo, so­bre la ave­ni­da, tam­bién es­tán tra­ba­jan­do va­rias per­so­nas ya que, don­de por años hu­bo un co­mer­cio de te­le­fo­nía, ha­brá pron­to uno de co­mi­da.

En ca­lle Ri­va­da­via, en­tre Es­pa­ña y Pa­tri­cias, se en­con­tra­ba el ca­fé Bal­car­ce, que an­tes fue Martínez y fi­nal­men­te ce­rró. Pe­ro hoy, el lo­cal en obra per­mi­te ya apre­ciar unas ba­rras con pe­que­ños azu­le­jos blan­cos y unas pa­re­des con de­ta­lles en me­tal, en to­nos bor­dó. Gus­ta­vo ex­pli­ca que es­ta se­rá la ter­ce­ra su­cur­sal de Piz­za City, que quie­ren con­ver­tir­la en una fran­qui­cia.

El pri­me­ro de los lo­ca­les, co­men­tó, se en­cuen­tra en la Ala­me­da, con el for­ma­to de piz­za al pa­so, y el se­gun­do so­bre la ave­ni­da San Mar­tín, co­mo “ta­ke away” (pa­ra lle­var). El que abri­rá el 3 de no­viem­bre ten­drá, en cam­bio, me­sas y ba­rras pa­ra que los co­men­sa­les se pue­dan sen­tar a dis­fru­tar de una piz­za acom­pa­ña­da con cer­ve­za ti­ra­da.

An­te la pre­gun­ta de qué lo lle­vó a abrir en cua­ren­te­na, cuan­do mu­chos otros co­mer­cios es­tán ce­rran­do, Gus­ta­vo res­pon­de que lo en­ten­dió co­mo un apor­te pa­ra sa­lir del es­tan­ca­mien­to. De he­cho, tam­bién apues­ta a una ca­lle que no ha si­do tra­di­cio­nal­men­te gas­tro­nó­mi­ca. Pe­ro ya ini­cia­ron el ca­mino, en la ve­re­da del fren­te quie­nes de­ci­die­ron ocu­par un lo­cal, que ha­bía si­do de ro­pa, con Pos­ta Pas­ta, que cuen­ta con al­gu­nas me­sas y la op­ción de com­prar pa­ra lle­var o pe­dir el en­vío a do­mi­ci­lio.

A me­tros, en ca­lle 9 de Ju­lio, en­tre Ri­va­da­via y Pea­to­nal, los in­te­gran­tes de una fa­mi­lia tra­ba­jan con­tra­rre­loj por­que quie­ren abrir su ca­fé y res­tau­ran­te, Ter­cer Tiem­po, ma­ña­na. Ma­rie­la ex­pli­ca que an­tes es­ta­ban en San Mar­tín y Don Bos­co, pe­ro no pu­die­ron re­no­var el con­tra­to por­que los due­ños quie­ren ven­der pa­ra ir­se del país. Ellos, en cam­bio, li­qui­da­ron un te­rreno y un vehícu­lo pa­ra te­ner el di­ne­ro ne­ce­sa­rio pa­ra reacon­di­cio­nar el nue­vo es­pa­cio, y lo ha­cen ellos mis­mos, por­que no pu­die­ron con­tra­tar a al­guien. Sin em­bar­go, es­pe­ran te­ner bue­na suer­te en la nue­va ubi­ca­ción.

En­tre los cam­bios de há­bi­tos que tra­jo la cua­ren­te­na se en­cuen­tra la adop­ción del ho­ra­rio co­rri­do que, si bien es cues­tio­na­do por al­gu­nos, ha ge­ne­ra­do que de mo­men­to la ma­yo­ría de los ne­go­cios atien­da du­ran­te la sies­ta. De ahí que los em­plea­dos de esos lo­ca­les al­muer­cen en sus lu­ga­res de tra­ba­jo, cir­cuns­tan­cia que ha fa­vo­re­ci­do a los lo­ca­les gas­tro­nó­mi­cos del cen­tro.

Por otra par­te, los ca­fés y res­tau­ran­tes son los úni­cos es­pa­cios en los que se per­mi­ten reunio­nes con fa­mi­lia­res no con­vi­vien­tes y ami­gos, por lo que han si­do el si­tio ele­gi­do por mu­chos pa­ra man­te­ner­se en con­tac­to y pa­ra sa­lir de la ca­sa y cam­biar la ru­ti­na. Es­to, pe­se a que des­de el sec­tor re­sal­tan que es­tán en si­tua­ción crí­ti­ca, ya que se ven obli­ga­dos a tra­ba­jar con un 50% de ocu­pa­ción y el va­lor del tic­ket se ha re­du­ci­do por la caí­da del po­der ad­qui­si­ti­vo.

Mu­ta­ción

Aun­que el pai­sa­je del mi­cro­cen­tro no ha cam­bia­do de­ma­sia­do des­de prin­ci­pios de 2020 has­ta aho­ra, quien co­no­ce los co­mer­cios pue­de iden­ti­fi­car va­rios que han ce­rra­do y otros que han cam­bia­do de nom­bre o de ru­bro. Un ne­go­cio que ven­día bol­sos y va­li­jas, a me­tros de ave­ni­da Las He­ras, se convirtió en uno de cal­za­dos; un lo­cal en la en­tra­da a la ga­le­ría Ba­mac, que era de in­du­men­ta­ria, aho­ra es un mi­ni­mar­ket, y uno de ves­ti­dos de fies­ta so­bre ca­lle Ri­va­da­via dio lu­gar a otro de ven­ta de au­dí­fo­nos. Tam­bién

con­ti­núa en pá­gi­na 4

Aun­que Clau­dia y Ale­jan­dro tu­vie­ron que pe­dir prés­ta­mos y ayu­da a la fa­mi­lia pa­ra abrir el nue­vo lo­cal, con­fían en que el ca­fé y pas­te­le­ría se sos­ten­drá.

MA­RIA­NA VI­LLA / LOS AN­DES

EN OBRAS. En un lo­cal de la ca­lle Ri­va­da­via, don­de has­ta an­tes de la cua­ren­te­na fun­cio­nó un ca­fé, pron­to abri­rán una piz­ze­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.