ROM­PER EL MOL­DE, JU­GAR DIS­TIN­TO

DI­VER­SI­DAD ES LA PA­LA­BRA DEL MO­MEN­TO EN­TRE LOS FASHIONISTAS Y FUE UNA DE LAS IDEAS QUE QUE­DÓ RESONANDO TRAS LA ÚL­TI­MA EDI­CIÓN DE BAFWEEK. YA NO SE TRA­TA SÓ­LO DE VES­TIR­SE DI­FE­REN­TE SINO DE COR­TAR CON TO­DO TI­PO DE ES­TE­REO­TI­POS.

Luz - - MODA -

Los des­fi­les de mo­da tie­nen efec­to mul­ti­pli­ca­dor: pue­den ser la pa­sa­re­la de pro­pues­tas uni­for­mes, ten­dien­tes a ma­si­fi­car una pren­da, una ti­po­lo­gía o un co­lor; pe­ro tam­bién pue­den ser una pla­ta­for­ma que in­vi­te a cues­tio­nar cá­no­nes so­cia­les. Ca­da vez es más nor­mal -aun­que to­da­vía llama la aten­ción- que con­vi­van en un show un tra­ves­ti, una chi­ca trans, al­guien con sobrepeso, per­so­nas ma­yo­res y has­ta jó­ve­nes y adul­tos ampu­tados o con dis­ca­pa­ci­da­des fí­si­cas, por norm­brar al­gu­nos as­pec­tos que lle­gan para rom­per con la mo­no­to­nía de las mo­de­los de tez cla­ra, 55 ki­los y 1,80 me­tros (cla­ro, esa des­crip­ción co­rres­pon­de a una ge­ne­ra­li­za­ción...). No ha­ce fal­ta cru­zar el océa­nos para en­con­trar ejem­plos: acos­tum­bra­do a tra­ba­jar con pro­ble­má­ti­cas so­cia­les y con el es­pí­ri­tu po­lí­ti­ca­men­te incorrecto que lo ca­rac­te­ri­za, el bra­si­le­ño Ro­nal­do Fra­ga lle­va va­rias tem­po­ra­das su­bien­do a la pa­sa­re­la a hom­bres y mu­je­res que no ne­ce­sa­ria­men­te cum­plen los re­qui­si­tos de un man­ne­quin clá­si­co. Y es­ta ten­den­cia de in­cor­po­rar per­so­nas de es­té­ti­ca poco con­ven­cio­nal a la pa­sa­re­la lle­gó a la Se­ma­na de la Mo­da de Bue­nos Ai­res. Una mues­tra evi­den­te fue el show de Mad­ness Clot­hing, la mar­ca que ha­cen Can­de­la­ria Ti­ne­lli y Ta­ti Saal. Cla­ra­men­te. El foco no es­tu­vo pues­to en la ro­pa (abun­da­ron los print, las su­per­po­si­cio­nes, los de­ta­lles len­ce­ros y las ti­po­lo­gías ex­tra lar­ge) sino en la va­rie­dad de per­so­na­jes que ca­mi­na­ron en la pa­sa­re­la. Ellas mis­mas con­vo­ca­ron al cas­ting: “Lo pu­bli­ca­mos

en Instagram y en dos días nos lle­ga­ron unos seis mil mails. No pu­di­mos leer to­dos, ci­ta­mos a unas 150 per­so­nas a la ofi­ci­na y nos reuni­mos a se­lec­cio­nar a las nue­ve que nos iban a re­pre­sen­tar y que iban a trans­mi­tir es­te men­sa­je de di­ver­si­dad” cuen­ta Saal y si­gue: “Nos sor­pren­di­mos es­cu­chan­do las his­to­rias y fue ge­nial ver su fe­li­ci­dad por par­ti­ci­par en una cam­pa­ña de una mar­ca de ro­pa”. Se­gún las so­cias de la fir­ma de ro­pa, “apos­tar a la di­ver­si­dad es en­ten­der lo que ma­ni­fies­ta la so­cie­dad ac­tual”. El mis­mo ci­clo fue se­de de una ma­ni­fes­ta­ción a fa­vor de la be­lle­za real. Ac­ti­vis­tas a fa­vor de la in­clu­sión se die­ron ci­ta en el stand de Na­tu­ra. “Ce­le­brar la be­lle­za en to­das sus for­mas” fue la con­sig­na y, en sin­to­nía con la idea de re­va­lo­ri­zar los dis­tin­tos mo­dos de ser hom­bres y mu­jer, la com­pa­ñía le­van­tó otros car­te­les: “Que la igual­dad se pon­ga de mo­da”, “be­lle­za sin pre­jui­cios· y “di­ver­si­dad es in­clu­sión”, mien­tras pú­bli­co, di­se­ña­do­res y ar­tis­tas dis­fru­ta­ban un buen mo­men­to en el Cen­tro de Ex­po­si­cio­nes y Con­ven­cio­nes de la Ciu­dad.

¿PARA ELLOS? Aun­que la mar­ca só­lo ha­ce ro­pa para mu­je­res, hu­bo hom­bres en la pa­sa­re­la de Mad­ness Clot­hing. Qui­zás, una in­vi­ta­ción a rom­per con los man­da­tos so­cia­les.

Fe­me­nino/ mas­cu­lino en la pa­sa­re­la de Fer­nan­do Mo­re.

LU­GAR PARA TO­DOS. El cas­ting de Mad­ness Clot­hing incluyó mo­de­los poco con­ven­cio­na­les. El ob­je­ti­vo de Ta­ti Saal y Can­de­la­ria Ti­ne­lli fue apos­tar a la in­clu­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.