ALER­TA BLAN­CA

LA IN­TO­LE­RAN­CIA A LA PRO­TEÍ­NA DE LE­CHE VA­CU­NA AU­MEN­TÓ CON­SI­DE­RA­BLE­MEN­TE EN LOS ÚL­TI­MOS AÑOS DEN­TRO DEL PAÍS. ES UNA AFECCIÓN QUE ATA­CA, EN SU MA­YO­RÍA, A NI­ÑOS PE­QUE­ÑOS HAS­TA LOS 8 AÑOS. AQUÍ, ES­PE­CIA­LIS­TAS CUEN­TAN EL MO­TI­VO DEL CRE­CI­MIEN­TO Y DE­TA­LLAN CÓ­MO

Luz - - SALUD - GO­MEZ DOSSENA -FER­NAN­DO

La ci­fra es con­tun­den­te: el 5 por cien­to de los me­no­res de un año en Ar­gen­ti­na su­fre al­gu­na aler­gía ali­men­ta­ria. La más fre­cuen­te es la lla­ma­da aler­gia a la pro­teí­na de le­che va­cu­na (co­no­ci­da por sus si­glas APLV) que la pa­de­cen el 3 por cien­to de los me­no­res de 3 años. Y lo más alar­man­te es que los ca­sos en nues­tro país se tri­pli­ca­ron en la úl­ti­ma dé­ca­da. “Cuan­to más fre­cuen­te un ni­ño in­gie­ra un ali­men­to par­ti­cu­lar, más pro­ba­ble es que pue­da ha­cer­se alérgico a ese ali­men­to, por es­te mo­ti­vo la le­che de va­ca, el hue­vo, el pes­ca­do, el tri­go y el ma­ní li­de­ran la lis­ta”, ex­pli­ca la Dra. Noe­mí Coe, mé­di­ca del staff de Aler­gia e In­mu­no­lo­gía del Hos­pi­tal Ale­mán, quien aña­de: “Las pro­teí­nas son las cau­san­tes de las aler­gias, es por eso que en el ca­so de la le­che las que pro­vo­can el re­cha­zo son la ca­seí­na, la al­fa-lac­to­ál­bu­mi­na y la be­ta-lac­to­glo­bu­li­na”. SÍN­TO­MAS Y TRA­TA­MIEN­TO Es­ta afección se ma­ni­fies­ta nor­mal­men­te con llan­tos per­sis­ten­tes sin mo­ti­vo apa­ren­te, reac­cio­nes en la piel, sín­to­mas gas­tro­in­tes­ti­na­les, co­mo re­flu­jo o có­li­cos, y san­gra­do en la ma­te­ria fe­cal. “Al­gu­nos, los más se­ve­ros, pue­den pre­sen­tar pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios y has­ta ries­go de as­fi­xia”, aña­de el Dr. Clau­dio Pa­ri­si, especialista en aler­gia del Hos­pi­tal Ita­liano y pre­si­den­te sa­lien­te de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Aler­gia e In­mu­no­lo­gía. Mien­tras que el Dr. Da­niel Váz­quez, especialista je­rar­qui­za­do en la ma­te­ria, ad­vier­te: “El ma­yor ries­go se pre­sen­ta cuan­do se pro­du­ce una reac­ción se­ve­ra -téc­ni­ca­men­te de­no­mi­na­da anafi­la­xia- pro­duc­to de la in­ges­ta del ali­men­to en cues­tión, don­de se de­be pro­ce­der a una ur­gen­cia para evi­tar com­pli­ca­cio­nes e in­clu­si­ve la muer­te, que si bien es poco fre­cuen­te, pue­de su­ce­der”. La APLV se ma­ni­fies­ta a días del na­ci­mien­to y en el 85 por cien­to de los ca­sos des­apa­re­ce an­tes de los 5 años del ni­ño, el 50 por cien­to lo lo­gra an­tes de los 3 años y un mínimo por­cen­ta­je de los afectados la su­fre de por vi­da. Exis­ten tres di­fe­ren­tes for­mas de ma­ni­fes­ti­fa­ción de la

mis­ma: una in­me­dia­ta al ca­bo de los po­cos mi­nu­tos de in­ge­rir la le­che, una di­fe­ri­da, al menos dos ho­ras des­pués de la in­ges­ta, y tar­día, re­cién va­rios días des­pués. “El tra­ta­mien­to ge­ne­ral de las aler­gias ali­men­ta­ción se ba­sa en iden­ti­fi­car con pre­ci­sión la in­ci­den­cia y el pronóstico para lue­go diag­nos­ti­car la to­tal erra­di­ca­ción del ali­men­to res­pon­sa­ble o ali­men­tos que lo con­ten­gan co­mo in­gre­dien­te, por eso es vi­tal te­ner en cuen­ta la eti­que­ta de los pro­duc­tos”, de­ta­lla Coe, quien aña­de: “Para los lac­tan­tes exis­ten fór­mu­las de sus­ti­tu­ción para la ali­men­ta­ción, al­gu­nas a ba­se de pro­teí­nas de so­ja, de hi­dro­li­za­dos pro­tei­cos, so­ja más co­lá­geno de ce­ro y de ami­noá­ci­dos sin­té­ti­cos. La le­che de otro ma­mí­fe­ro co­mo oveja y ca­bra no es una op­ción por su si­mi­li­tud pro­teí­ca con la de va­ca”. Para de­tec­tar­lo se re­co­no­ce en pri­mer lu­gar con los sín­to­mas in­me­dia­tos, lue­go se ha­ce un test cu­tá­neo o de san­gre y, por úl­ti­mo, el lla­ma­do test de par­che sobre la piel del ni­ño. “Para sa­ber si la aler­gia ya des­apa­re­ció se es­pe­ra un año des­de el día del diag­nós­ti­co y se rea­li­za un test de pro­vo­ca­ción para ver có­mo reac­cio­na el or­ga­nis­mo”, cuen­ta Pa­ri­si. EL EN­TORNO Y LA IN­VES­TI­GA­CIÓN El mis­mo pro­fe­sio­nal ex­pli­ca la APLV tie­ne co­mo to­das las aler­gias un com­po­nen­te ge­né­ti­co y otro epi ge­né­ti­co, que se re­la­cio­na con el con­tac­to con el me­dio am­bien­te en el que el pa­cien­te vi­ve, ge­ne­ral­men­te en las ciu­da­des con mu­cha po­lu­ción. “El au­men­to en nues­tra so­cie­dad se de­be a dos fac­to­res: el ma­yor co­no­ci­mien­to y, a su vez, la po­si­bi­li­dad de diag­nos­ti­car­lo y otro mo­ti­vo que se vin­cu­la con la lla­ma­da hi­pó­te­sis de la hi­gie­ne”, ex­pli­ca el pro­fe­sio­nal. Es­ta teo­ría sur­gió en 1989 cuan­do Berlín se vol­vió a unir tras años de di­vi­sión. En la par­te más oc­ci­den­ta­li­za­da los ca­sos de aler­gia eran alar­man­tes en com­pa­ra­ción con la otra zo­na. “Nues­tro es­ti­lo de vi­da tie­ne un im­pac­to di­rec­to sobre nues­tro sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co y pro­vo­ca que es­te sis­te­ma so­bre­reac­cio­ne por fal­ta de con­tac­to o cos­tum­bre a di­fe­ren­tes ata­ques. Al vol­ver­se la mis­ma des­me­zu­ra­da es ma­la para el cuer­po y se trans­for­ma en la aler­gia”, sen­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.