“ES FAS­CI­NAN­TE TRAER ES­TA HIS­TO­RIA AL PRE­SEN­TE”.

Es­to di­ce la ac­triz Ve­ra Spinetta, que pro­ta­go­ni­za el fil­me so­bre la vi­da de So­le­dad Ro­sas.

Luz - - SUMARIO - <

Una vein­tea­ñe­ra de Re­co­le­ta, de ape­lli­do ilus­tre y buen pa­sar eco­nó­mi­co pe­ro sin rum­bo fi­jo, acep­ta ha­cer un via­je a Ita­lia pa­ra “bus­car­se a sí mis­ma”. En Bue­nos Ai­res no de­ja de­ma­sia­do: un no­vio del que nun­ca es­tu­vo muy enamo­ra­da, un tra­ba­jo co­mo pa­sea­do­ra de pe­rros y una fa­mi­lia nu­clear (pa­dre, ma­dre y her­ma­na) con la que ca­da vez con­ge­nia me­nos. Así po­dría pro­lo­guear­se la his­to­ria de So­le­dad Ro­sas, la jo­ven que a fi­nes de los ‘90 ter­mi­nó con­vir­tién­do­se en un sím­bo­lo de la lu­cha con­tra la re­pre­sión es­ta­tal, tan­to en Eu­ro­pa co­mo –un po­qui­to más tar­de- en Ar­gen­ti­na. Con mu­cho de tra­ge­dia, pe­ro tam­bién de amor y anar­quía, su his­to­ria dio vuel­ta al mun­do y mo­ti­vó una muy co­men­ta­da in­ves­ti­ga­ción de Mar­tín Ca­pa­rrós ti­tu­la­da, jus­ta­men­te, Amor y anar­quía. “Cuan­do me lle­gó el men­sa­je de Whas­tapp con la pro­pues­ta de in­ter­pre­tar a So­le­dad real­men­te no lo po­día creer. Ha­cía dos años no só­lo ha­bía leí­do aquel li­bro de Ca­pa­rrós sino que me ha­bía de­vo­ra­do to­do lo que es­ta­ba dan­do vuel­tas de ella en In­ter­net. So­le­dad me enamo­ró por com­ple­to des­de el mi­nu­to uno. Me im­pac­tó, me atra­ve­só en mu­chí­si­mos sen­ti­dos. Ha­cer es­ta pe­lí­cu­la fue co­mo cum­plir un sue­ño que, en reali­dad, nun­ca ha­bía lle­ga­do a ima­gi­nar”, di­ce Ve­ra Spinetta, la en­car­ga­da, cla­ro, de po­ner­se en la piel de la jo­ven anar­quis­ta en la pri­me­ra adap­ta­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de su his­to­ria. Ti­tu­la­da So­le­dad, y con es­treno pro­gra­ma­do pa­ra el pró­xi­mo jue­ves 20 de sep­tiem­bre, la pe­lí­cu­la mar­ca ade­más el de­but co­mo di­rec­to­ra de Agus­ti­na Ma­cri, hi­ja del ac­tual pre­si­den­te ar­gen­tino. “Ha­bía­mos tra­ba­ja­do jun­tas cua­tro años an­tes en una ti­ra de te­le­vi­sión. Nos lle­vá­ba­mos bien pe­ro no te­nía­mos un gran víncu­lo. Hoy so­mos

ami­gas y nos que­re­mos mu­cho”, afir­ma Ve­ra y en­se­gui­da acep­ta que com­par­tir la con­sa­bi­da eti­que­ta de “hi­jas de” ayu­dó en gran ma­ne­ra a ese acer­ca­mien­to. “Am­bas sa­be­mos que sig­ni­fi­ca te­ner pa­dres que son co­no­ci­dos ma­si­va­men­te, pe­ro yo no soy Luis Alberto Spinetta y Agus­ti­na tam­po­co es Mauricio Ma­cri. Las dos tu­vi­mos muy en cla­ro eso des­de el prin­ci­pio. Y que lo im­por­tan­te no era de dón­de pro­ve­nía ca­da una sino que am­bas que­ría­mos tra­ba­jar por eso que tan­to nos unía, nues­tro amor por So­le­dad”, sen­ten­cia.

Fil­ma­da en gran par­te en Tu­rín (Ita­lia) y con una ban­da so­no­ra muy po­ten­te, la pe­lí­cu­la nos mos­tra­rá a una Ve­ra ca­si irre­co­no­ci­ble, ra­pa­da al ras co­mo So­le­dad cuan­do de­ci­dió abra­zar por com­ple­to el mo­vi­mien­to “squat­ter” y anar­quis­ta en el que mi­li­ta­ba su fla­man­te no­vio Edo (in­ter­pre­ta­do por el ita­liano Giu­lio Cor­so). Acu­sa­dos fal­sa­men­te de una se­rie de aten­ta­dos con bom­bas, los jó­ve­nes aman­tes se­rán, sin nin­gu­na prue­ba en su con­tra, per­se­gui­dos por la po­li­cía lo­cal y fi­nal­men­te en­car­ce­la­dos. Allí Edo en­con­tra­rá la muer­te (en cir­cuns­tan­cias nun­ca acla­ra­das del to­do) y po­co des­pués, en su pri­sión do­mi­ci­lia­ria, lo se­gui­rá So­le­dad. “Es tan tre­men­da su his­to­ria y abar­ca tan­tos as­pec­tos hu­ma­nos que me re­sul­ta fas­ci­nan­te po­der traer­la a la ac­tua­li­dad. Me in­tere­sa­ba mu­cho res­ca­tar­la de ese lim­bo o in­cons­cien­te co­lec­ti­vo en el que sien­to que es­ta­ba”, di­ce Ve­ra y en el lis­ta­do de as­pec­tos fun­da­men­ta­les a tra­tar in­clu­ye al pro­pio ideario po­lí­ti­co que apa­re­ce siem­pre co­mo te­lón de fon­do de la his­to­ria: “El anar­quis­mo me atrae mu­chí­si­mo pe­ro tam­bién me re­sul­ta muy di­fí­cil pa­ra lle­var a la reali­dad co­ti­dia­na. Pien­so in­clu­so en mi pro­pia vi­da, con una hi­ja (Eloí­sa, de 3 años) y una es­truc­tu­ra ar­ma­da bas­tan­te com­ple­ja de tra­ba­jo, via­jes…. Me pa­re­ce que de­be­ría ir­me a vi­vir al me­dio del cam­po pa­ra vi­vir la uto­pía anar­quis­ta. En mi vi­da ac­tual, mi pe­que­ño anar­quis­mo pa­sar qui­zá por la ma­ne­ra en que me re­la­ciono con lo ma­te­rial. Y has­ta ahí, ya que es real­men­te muy di­fí­cil es­ca­par de la cul­tu­ra del con­su­mo en la que es­ta­mos todos in­mer­sos”.

De no­via con el can­tan­te y mú­si­co men­do­cino Juan Saieg, la ac­triz ju­ra que lo que más la iden­ti­fi­có de So­le­dad fue su es­pí­ri­tu de bús­que­da, pe­ro que ella de re­bel­de tie­ne po­co y na­da. “Siem­pre fui hi­per tran­qui­lla y ade­más en fa­mi­lia no ha­bía na­da con­tra qué re­be­lar­se. Mis pa­pás nos de­ja­ban ser en el sen­ti­do más am­plio de la pa­la­bra. En cier­to mo­do, siem­pre me sentí muy so­bre pro­te­gi­da por ellos, pe­ro a la vez con una gran li­ber­tad. Sue­na a con­tra­dic­ción pe­ro pa­ra mí es el me­jor equi­li­brio po­si­ble. Es en de­fi­ni­ti­va, el que in­ten­to lo­grar con Eloí­sa”, cie­rra.

“YO NO SOY LUIS ALBERTO SPINETTA Y AGUS­TI­NA TAM­PO­CO ES MAURICIO MA­CRI. LAS DOS TU­VI­MOS MUY EN CLA­RO ESO DES­DE EL PRIN­CI­PIO. LO IM­POR­TAN­TE NO ERA DE DÓN­DE PRO­VE­NÍA CA­DA UNA SINO ESO QUE NOS UNÍA TAN­TO, NUES­TRO AMOR POR SO­LE­DAD”.

Ca­rac­te­ri­za­da co­mo So­le­dad y ro­dea­da por sus “ado­ra­dos ita­lia­nos”: Giu­lio Cor­so (que in­ter­pre­ta a su no­vio Edo) y Mar­co Coc­ci (co­mo su ami­go Silvano). Di­ri­gi­da por Agus­ti­na Ma­cri, la pe­lí­cu­la ya tu­vo el vis­to bueno del au­tor de la no­ve­la ori­gi­nal, Mar­tín Ca­pa­rrós.

VER­SÁ­TIL. Ma­má de Eloí­sa (3), Ve­ra sue­le me­char tra­ba­jos co­mo can­tan­te y co­mo ac­triz. En la ac­tua­li­dad, ade­más, via­ja muy se­gui­do a Men­do­za, don­de vi­ve su no­vio, el mú­si­co Juan Saieg. “Es una lin­da di­ná­mi­ca el amor a dis­tan­cia. Ter­mi­nás ex­tra­ña­do siem­pre”, cuen­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.