INÉS ESTEVEZ.

La ac­triz que aca­ba de lan­zar su pri­mer dis­co ha­bla de la ma­ter­ni­dad, el amor y el de­ba­te so­bre el abor­to.

Luz - - SUMARIO - >>

En Do­lo­res, su pue­blo, su pa­dre es­cu­cha­ba jazz, su ma­dre ópe­ra, sus her­ma­nos rock y su her­ma­na mú­si­ca bra­si­le­ña. Y ella, la más chi­ca de la fa­mi­lia, se nu­tría de todos esos rit­mos. Inés re­cuer­da que en la ca­sa no te­nían te­le­vi­sor, en­ton­ces los li­bros y los dis­cos eran su gran pa­sa­tiem­po, así co­mo las cla­ses de dan­za. El asa­do del do­min­go te­nía co­mo cor­ti­na mu­si­cal a Louis Arms­trong y cuan­do su ma­má la­va­ba los pla­tos es­cu­cha­ba La Bohé­me. Cla­ra­men­te ese dra­ma tea­tral con­ver­ti­do en ópe­ra le des­per­tó sus ga­nas de de­di­car­se a la ac­tua­ción, y, sin que­rer­lo, más tar­de a la mú­si­ca. “Es una re­co­ne­xión con un re­co­rri­do mu­si­cal de to­da mi vi­da”, cuen­ta Inés que pre­sen­ta­rá su dis­co Nu­de (“Ele­gí ese nom­bre por­que es­te pro­ce­so tie­ne to­do lo bru­tal, abru­ma­dor y es­ti­mu­lan­te de un na­ci­mien­to”) el pró­xi­mo 22 de sep­tiem­bre en el ND Ate­neo.

-Tras un re­pa­so por tu ca­rre­ra, se lle­ga a la con­clu­sión que la zo­na de confort no es cla­ra­men­te lo tu­yo...

-No la co­noz­co, pe­ro me en­can­ta­ría vi­si­tar­la

al­gu­na vez en la vi­da. Es una ex­pre­sión mo­der­na que me asom­bra y me ha­ce pen­sar en cuán­ta gen­te hay en el mun­do sin­tién­do­se in­ta­sis­fe­cha con su reali­dad. Ten­go un en­fo­que muy taoís­ta de la vi­da: no sien­to que yo bus­co, sino que la vi­da me pre­sen­ta opor­tu­ni­da­des y las voy to­man­do.

-¿Có­mo lle­gó la mú­si­ca a tu vi­da?

-De una ma­ne­ra muy for­tui­ta. Cuan­do aban­do­né la ac­tua­ción, la do­cen­cia y la di­rec­ción es­ta­ban en mis pla­nes, pe­ro sen­tía que la mú­si­ca, por el res­pe­to que le te­nía, era un te­rreno que no me co­rres­pon­día. Un día ca­sual­men­te una agen­cia de pren­sa me con­vo­có pa­ra que can­te en un even­to, en­se­gui­da lo re­cha­cé y se lo co­men­té a quién era mi pa­re­ja en ese mo­men­to (Javier Ma­lo­set­ti) que me in­cen­ti­vó a ani­mar­me a ha­cer­lo. Fi­nal­men­te can­té te­mas fren­te a mu­chas per­so­nas de pie to­man­do cham­pag­ne y co­mien­do, des­pués de que tras­cen­dí se­me­jan­te si­tua­ción hos­til, me en­tu­sias­mé y ar­ma­mos el dúo de jazz. Lue­go di­vi­di­mos aguas y la ban­da me vino a con­vo­car. Es fan­tás­ti­co lo que me su­ce­de, es ini­ciar una ca­rre­ra nue­va en un mo­men­to de la vi­da en la que la gen­te sue­le te­ner to­do re­suel­to.

-¿Qué ha­cés cuan­do no es­tás ocu­pa­da?

-No exis­te ese tiem­po, a ve­ces lo fuer­zo, ge­ne­ral­men­te cuan­do no doy más. Así es co­mo no se con­vier­te en un ocio crea­ti­vo, lo úni­co que pue­do ha­cer es que­dar­me ti­ra­da con la men­te en blan­co o dur­mien­do no más de me­dia ho­ra. No só­lo lle­vo ade­lan­te lo de la ban­da, sino la crian­za de las ni­ñas, ade­más mi ca­sa es­tá siem­pre a me­dio ha­cer así que soy de aga­rrar el ta­la­dro e ins­ta­lar al­go.

-Si tu­vie­ses tiem­po, ¿qué ha­rías?

-Es­cri­bir mi se­gun­do li­bro que es­tá pen­dien­te y via­jar.

-Si te di­go la pa­la­bra ma­ter­ni­dad, ¿qué se te vie­ne en­se­gui­da a la ca­be­za?

-Des­gra­cia­da­men­te me de­cís esa pa­la­bra y se me vie­ne a la men­te un man­da­to so­cial al que la mu­jer se es­tá re­sis­tien­do co­mo im­po­si­ción jus­ta­men­te pa­ra po­der ele­gir­lo y ha­cer­lo bien. La ma­ter­ni­dad es­tá so­bre­va­lo­ra­da e idea­li­za­da, es un sa­cer­do­cio, un pues­to irre­nun­cia­ble, las ma­dres no so­mos su­per­he­roí­nas ba­jo nin­gún pun­to de vis­ta, no so­mos se­res es­pe­cia­les, no so­mos dig­nas de loas ni plei­te­sía... Es ho­ra de des­mi­ti­fi­car­lo, que se se­pa que so­mos fa­li­bles y que no se ha­ble de la ma­ter­ni­dad co­mo al­go prís­tino y bu­có­li­co. Me ha pa­sa­do de dar una vuel­ta man­za­na an­tes de en­trar a ca­sa por­que no te­nía la fuer­za ne­ce­sa­ria pa­ra afron­tar­lo y por­que sa­bía que cuan­do cru­za­ba la puer­ta te­nía que ser Iron Man dis­fra­za­da de pa­ya­so. ¡Di­ga­mos las co­sas có­mo son!

-Se sue­le de­cir que el ser ma­dre te ha­ce co­rrer el fo­co de vos mis­ma...

-(In­te­rrum­pe). Pue­de ser que pa­ra la per­so­na que siem­pre vi­vió pa­ra sí mis­ma le su­ce­da eso y es ló­gi­co. En mi ca­so fue al re­vés, siem­pre vi­ví pa­ra los otros, en­ton­ces tu­ve que apren­der lo con­tra­rio. No hay que pos­ter­gar­se co­mo mu­jer, hay que apren­der a prio­ri­zar­se pa­ra es­tar bien y afron­trar la crian­za de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble. Hay que dar­les el ejem­plo de per­so­na ple­na a los hijos, la en­se­ña­na­za no es ver­bal, es ejem­plar. En­ton­ces cuan­do me ani­mé a can­tar, que siem­pre es a la no­che, me mu­ní de dos ni­ñe­ras y qui­zá re­sig­né ese día de ba­ñar­las a la tar­de­ci­ta, pe­ro ele­gí que vean a su ma­má fe­liz y que me di­gan: “Ma­má, ¿te vas a can­tar? Que te va­ya lindo”...

-¿Qué apren­dis­te de Cie­lo y Vi­da (N. de la R.: sus dos hi­jas que adop­tó jun­to a su ex Fa­bián Ve­na)?

-Uff. Son dos so­bre­vi­vien­tes, yo tam­bién lo soy, pe­ro ten­go mu­cha con­cien­cia de mi tra­yec­to, ellas son dos ne­nas y tie­nen una fé y ale­gría de vi­vir muy con­mo­ve­do­ra. Por otro par­te, veo a pe­sar del re­tra­so ma­du­ra­ti­vo (que en el ca­so de Vi­da es le­ve y en el de Cie­lo es bas­tan­te pro­nun­cia­do) que son cons­cien­tes de sus di­fi­cul­ta­des y que no clau­di­can. Quie­ren más pa­ra sí mis­mas, una de una for­ma más cons­cien­te y otra de ma­ne­ra más in­cons­cien­te. Tu­ve que desa­rro­llar la tem­plan­za, la pa­cien­cia, el so­bre­po­ner­me a la con­mo­ción que me pro­vo­can sus di­fi­cul­ta­des pa­ra apo­yar­las de la ma­ne­ra más desafec­ta­da po­si­ble... To­do lo que es­toy apren­dien­do con ellas es del or­den exis­ten­cial. Lue­go apren­dí a fle­xi­bi­li­zar­me y acep­tar que mi vi­da es con ellas, que es caó­ti­ca y que va a ser siem­pre una im­pro­vi­sa­ción cons­tan­te y que

“ME EN­CAN­TA LA VI­DA DE A DOS Y LA CON­VI­VEN­CIA, PE­RO SI ES FLUI­DA, AGRA­DA­BLE Y CÓM­PLI­CE. TEN­GO UNA VI­DA CON TAN­TOS FREN­TES QUE ATEN­DER QUE PIEN­SO QUE MI PRÓ­XI­MA RE­LA­CIÓN ES RE­QUE­RI­MIEN­TO BA­SE DE­BE­RÍA SER LA AU­SEN­CIA DE CON­FLIC­TO”.

ten­go que es­tar pre­pa­ra­da pa­ra ata­jar los pe­na­les con las he­rra­mien­tas con las que cuen­to, por­que las idea­les nun­ca es­tán.

-¿Por qué de­ci­dis­te es­cri­bir una car­ta pú­bli­ca re­la­tan­do so­bre tus dos abor­tos en la ju­ven­tud?

-El ob­je­ti­vo nun­ca fue ha­blar de mí, sino mos­trar­le al mun­do que co­mo el mío hay mi­les de ca­sos in­sos­pe­cha­dos y que es­tán más cer­ca de lo que cual­quie­ra su­po­ne. Qui­se de­mos­trar que na­die quie­re el abor­to y que, al con­tra­rio, es­ta­mos tra­tan­do de evi­tar­lo, por eso se ha­bla de edu­ca­ción se­xual y previsión, pe­ro que real­men­te cuan­do una per­so­na es­tá atra­ve­san­do una si­tua­ción en don­de no tie­ne una con­ten­ción fa­mi­liar de­be­ría ha­ber un Es­ta­do or­ga­ni­za­do pa­ra con­te­ner a ni­vel sa­lud pú­bli­ca y asis­ten­cia so­cial con con­ten­ción psi­coe­mo­cio­nal. En­ton­ces qui­zá per­so­nas co­mo yo po­drían ha­ber ex­pe­ri­men­ta­do otro ca­mino. Qui­se que se en­ten­die­ra lo in­jus­to de la reali­dad y de­ci­dí con­tar­lo, ¿pa­ra qué ocul­tar­lo? Per­ma­ne­cer en el ano­ni­ma­to es co­la­bo­rar con la idea del ta­bú.

-¿Có­mo te lle­vás con el pa­so del tiem­po? Es muy di­fí­cil más aún pa­ra las mu­je­res y ac­tri­ces...

-Es tre­men­da­men­te cruel. (Pien­sa). Una vez so­la me sentí vie­ja en mi vi­da y fue a los 25 años cuan­do vi que to­da mi ge­ne­ra­ción te­nía hijos y esas co­sas que ha­bía que ha­cer y pen­sé que me es­ta­ba per­dien­do de al­go... Mi gran preo­cu­pa­ción no es ir en con­tra de la ley de gra­ve­dad -que es una ba­ta­lla per­di­da-, sino que es­tá re­la­cio­na­da con no cum­plir con mi des­tino. Mi preo­cu­pa­ción es que un día me mue­ra y no ha­ber he­cho to­do eso pa­ra lo que es­ta­ba di­se­ña­da. Por otro la­do, me preo­cu­pa en re­la­ción a mi hi­ja me­nor, que es una ne­na que no va a po­der va­ler­se por sí mis­ma apa­ren­te­men­te, en­ton­ces me preo­cu­pa no es­tar o có­mo crear una red de con­ten­ción fa­mi­liar que ha­ga que no ter­mi­ne in­ter­na­da.

-¿Có­mo te lle­vás con la so­le­dad?

-La gen­te aso­cia la so­le­dad con el he­cho de no te­ner pa­re­ja, y si sos mu­jer, por­que si sos va­rón ni si­quie­ra te lo pre­gun­tan. Yo nun­ca es­toy so­la, cuan­do las ne­nas se van con el pa­pá y lo­gro tiem­po pa­ra mí mis­ma lo dis­fru­to. Res­pec­to de la pa­re­ja, me en­can­ta la vi­da de a dos y la con­vi­ven­cia, pe­ro si es flui­da, agra­da­ble y cóm­pli­ce. Ten­go una vi­da con tan­tos fren­tes que aten­der que pien­so que mi pró­xi­ma re­la­ción el re­que­ri­mien­to ba­se de­be­ría ser la au­sen­cia de con­flic­to.

-¿Qué apren­dis­te con los años so­bre el amor de pa­re­ja?

-Siem­pre lo su­pe, pe­ro aho­ra lo pon­go en prác­ti­ca. Lo más im­por­tan­te pa­ra mí es po­der ver con cla­ri­dad si con esa per­so­na va a ha­ber un in­ter­cam­bio nu­tri­ti­vo o no, y sino va a ha­ber­lo, eli­jo no per­der el tiem­po. La vi­da es muy pre­cia­da y pre­cio­sa y el amor es la su­ma de dos vo­lun­ta­des apun­tan­do a un mis­mo ob­je­ti­vo. Tam­bién me di cuen­ta de que la pa­re­ja co­mo man­da­to so­cial y el ro­man­ti­cis­mo nos arrui­na­ron. Por suer­te, las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes lo vi­ven y ven sin tan­to pre­jui­cio y sin esa idea de pa­re­ja lon­ge­va.

-¿Te pe­sa el con­cep­to de la fa­mi­lia?

-Mi fa­mi­lia de ori­gen fue en­can­tan­do­ra y pin­to­res­ca, pe­ro muy dis­fun­cio­nal, aun­que apa­ren­ta­ba ser una fa­mi­lia re tra­di­cio­nal. Pa­de­cí el en­torno un po­co y fui una ne­na ca­lla­da, ais­la­da y so­li­ta­ria que se pro­te­gió de eso co­mo pu­do. La fa­mi­lia co­mo im­po­si­ción no me pa­re­ce sa­na pa­ra na­die, el con­cep­to de for­mar una fa­mi­lia me pa­re­ce que si sa­le de tus en­tra­ñas es di­vino, pe­ro en el 98 por cien­to de los ca­sos sa­le de un man­da­to. Sí en­tien­do que cuan­do se lo­gra ar­mo­nía en­tre la pre­sen­cia, en mi ca­so, de un hom­bre y los ni­ños se no­ta que hay al­go al­go atá­vi­co po­si­ti­vo que cie­rra el círcu­lo, que ter­mi­na de com­ple­tar un rom­pe­ca­be­zas. Ja­más bus­ca­ría ese re­sul­ta­do a cos­ta de la fe­li­ci­dad de na­die. Si la ficha no en­tra, no en­tra.

-Pa­ra ter­mi­nar, ¿te­nés sue­ños por cum­plir?

-(Pien­sa). Me vino a la men­te una fra­se que di­je en mi pri­me­ra no­ta cuan­do em­pe­cé a los 19. Yo no sue­ño, pro­yec­to. No soy de tra­zar ob­je­ti­vos con­cre­tos pa­ra no ro­bar­le es­pa­cio a la sor­pre­sa, es­toy abier­ta a que la vi­da me ofrez­ca que es lo me­jor pa­ra mí, no nos queda otra, ¿o si?.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.