JA­SON BATEMAN.

El pro­ta­go­nis­ta de la se­rie Ozark se re­fie­re a su vi­da en fa­mi­lia, a la ac­tua­li­dad es­ta­dou­ni­den­se y a los via­jes.

Luz - - SUMARIO - JA­SON BATEMAN >>

Es pro­ba­ble que la ma­yo­ría no lo re­cuer­de (o no lo se­pa) pe­ro la ca­rre­ra de Ja­son Bateman en Holly­wood co­men­zó allá por 1980, cuan­do con ape­nas 12 años se trans­for­mó en Ja­mes Coo­per In­galls, el pe­que­ño y úl­ti­mo ni­ño en ser adop­ta­do por la cé­le­bre fa­mi­lia In­galls ca­pi­ta­nea­da por el pa­triar­ca Char­les (Michael Lan­don). Na­ci­do en Nue­va York, de ma­dre aza­fa­ta (de la ex­tin­ta ae­ro­lí­nea Pan-Am) y pa­dre ac­tor, el pe­que­ño Ja­son nun­ca de­jó de tra­ba­jar des­de en­ton­ces. Los sets de te­le­vi­sión fue­ron su se­gun­do ho­gar y en los ´80 su fi­gu­ra al­can­zó el siem­pre de­li­ca­do es­ta­tus de “ído­lo teen” (cir­cuns­tan­cia que lo lle­vó a pro­ta­go­ni­zar la se­cue­la de Mu­cha­cho lo­bo, pe­lí­cu­la es­te­la­ri­za­da por otro ac­tor en as­cen­so por aquel en­ton­ces, el jo­ven Michael J. Fox). Los ‘90 mar­ca­ron, cla­ra­men­te, su eta­pa más di­fí­cil ya que su ma­yo­ría de edad lle­gó acom­pa­ña­da de se­rios pro­ble­mas con las dro­gas y el al­cohol. “Te­nía 21 años y pen­sa­ba que me po­día co­mer el mun­do. Por suer­te, pu­de re­co­no­cer mis lí­mi­tes a tiem­po”, re­cor­dó mu­cho tiem­po des­pués. Con el nue­vo mi­le­nio (y so­bre to­do con la sit­com Arres­ted De­ve­lop­ment) su nom­bre trans­cen­dió to­do ti­po de fron­te­ras gra­cias a tí­tu­los co­mo Juno, Lo­co por ella (con Jen­ni­fer Anis­ton), la sa­ga pa­ró­di­ca Quie­ro ma­tar a mi je­fe y la re­cien­te No­che de jue­gos (con Ra­chel McA­dams). Y ese ma­yor fo­co, creá­se o no, coin­ci­dió en tiem­po con una “nor­ma­li­dad” atí­pi­ca pa­ra la gran in­dus­tria del es­pec­tácu­lo, sin amo­ríos secretos

ni es­cán­da­los de nin­gún ti­po. Ca­sa­do des­de el año 2001 (con la ac­triz y can­tan­te, e hi­ja de Paul An­ka, Amanda An­ka) Ja­son sue­le de­cir que su me­jor plan es es­tar con ella y sus dos hi­jas, Fran­ces­ca (11) y Ma­ple (6). Se lo sue­le ver muy po­co en fies­tas y ca­da vez que va a una red car­pet lo ha­ce jun­to a su mu­jer o in­clu­so en fa­mi­lia (co­mo el año pa­sa­do, cuan­do le die­ron su merecida Es­tre­lla en el Pa­seo de la Fa­ma). Ese 2017 tam­bién mar­có el co­mien­zo de su nue­va aven­tu­ra: Ozark, la se­rie de Netlix en la que in­ter­pre­ta a Marty Byr­de, un fi­nan­cie­ro de Chica­go que un buen día de­be mu­dar­se con su mu­jer (Lau­ra Lin­ney) e hijos a un po­pu­lar bal­nea­rio de la Nor­tea­mé­ri­ca pro­fun­da (los la­gos de Ozark, en Mis­sou­ri) pa­ra ini­ciar allí una nue­va vi­da, ya no co­mo exi­to­so hom­bre de ne­go­cios sino co­mo un os­cu­ro blan­quea­dor de di­ne­ro ile­gal pro­ve­nien­te del nar­co­trá­fi­co. A pro­pó­si­to del re­cien­te es­treno de la se­gun­da tem­po­ra­da del en­vío, ha­bla­mos lar­go y ten­di­do con él en una char­la don­de se mez­cla­ron Trump, su fa­mi­lia, la nor­ma­li­dad y los co­di­cia­dos pre­mios Emmy. -¿Cuál di­rías que es el gran te­ma de­trás de Ozark? ¿La am­bi­ción, el de­li­to, los la­zos fa­mi­lia­res…?

-(Pien­sa) Yo sien­to que de al­gu­na ma­ne­ra con es­ta se­rie es­ta­mos re­de­fi­nien­do la idea de nor­ma­li­dad. ¿Qué es ser una per­so­na o una fa­mi­lia nor­mal? En la pri­me­ra tem­po­ra­da to­do es muy nue­vo pa­ra los Byr­de, pe­ro aho­ra en es­te se­gun­do año ya es­tán más fa­mi­lia­ri­za­dos con el am­bien­te de­lic­ti­vo y con to­do lo que van a ne­ce­si­tar ha­cer pa­ra man­te­ner­se con vi­da. Por un la­do hay una cier­ta re­sis­ten­cia a esa nue­va nor­ma­li­dad. Pe­ro tam­bién atrac­ción. -¿Creés que la era Trump es es­pe­cial­men­te in­tere­san­te pa­ra, co­mo de­cís, “re­de­fi­nir la idea de nor­ma­li­dad”? -Sí, de­fi­ni­ti­va­men­te hay un cam­bio ahí afue­ra que es in­tere­san­te pa­ra ver y re­vi­sar. Es mo­men­to de cues­tio­nar­nos to­do. Lo bueno del ca­so es que los es­cri­to­res de Ozark son tre­men­da­men­te in­te­li­gen­tes y so­fis­ti­ca­dos co­mo pa­ra po­der in­tro­du­cir te­mas co­mo nar­co­trá­fi­co y for­tu­nas que se crean de la na­da sin ba­jar nin­gu­na lí­nea en par­ti­cu­lar. De­jan que ca­da es­pec­ta­dor en­cuen­tre su pro­pia co­ne­xión con todos es­tos te­mas. -Tu per­so­na­je, Marty, pa­re­ce os­cu­re­cer­se ca­da vez más… -Sí, Du­ran­te y va a el te­ner pri­mer que año se­guir tu­vo re­man­do que tra­ba­jar con­tra du­ro ma­rea. pa­ra man­te­ner se­gui­rán lle­gan­do a todos en y lle­gan­do… pie, pe­ro las com­pli­ca­cio­nes -¿Y qué su­ce­de­rá con su ma­tri­mo­nio? ¿Se irá a pi­que? -No sé si tan­to pe­ro si es evi­den­te que van a se­guir re­ci­bien­do mu­chas ba­las. Si bien am­bos son muy de­pen­dien­tes del otro, hay mo­men­tos en los que lle­gan a odiar a esa mis­ma per­so­na con la que de­ci­die­ron cre­cer jun­tos. -¿Có­mo te re­la­cio­nás en lo per­so­nal con ese te­ma? Tu ma­tri­mo­nio de­be ser de los más du­ra­de­ros de Holly­wood… -(Ríe) Me re­sul­ta muy di­fí­cil ha­cer com­pa­ra­cio­nes en­tre el mun­do de Ozark y mi mun­do per­so­nal. ¡Por suer­te! (ríe). -Pa­ra mu­chos, los la­gos de Ozark son el lu­gar per­fec­to pa­ra ir­se de va­ca­cio­nes. ¿Vos te­nés al­gún des­tino así? -Mmm, via­jo tan­to por tra­ba­jo -gra­cias a Dios igual- que la idea de ar­mar una va­li­ja pa­ra ir­me de nue­vo cuan­do un pro­yec­to ter­mi­na no es al­go que me re­sul­te muy atrac­ti­vo. Que­dar­me en ca­sa sue­le ser mi me­jor plan de va­ca­cio­nes. -En los pró­xi­mos pre­mios Emmy es­tás no­mi­na­do co­mo ac­tor y co­mo di­rec­tor (di­ri­gió mu­chos ca­pí­tu­los de la se­rie). ¿En qué ru­bro pre­fe­ri­rías ga­nar? -Uff, no creo que pue­da res­pon­der a eso. Son dos co­sas muy di­fe­ren­tes y…. A ries­go de so­nar fal­sa­men­te hu­mil­de, la ve­dad es que no me ima­gino le­yen­do una ho­ja de agra­de­ci­mien­to esa no­che. No es­pe­ro eso. Lo cier­to es que ya es­toy más que fe­liz con que me ha­yan in­clui­do en am­bas ca­te­go­rías, eso ya es más de lo que pue­do pe­dir.

“VIA­JO TAN­TO POR TRA­BA­JO QUE LA IDEA DE AR­MAR UNA VA­LI­JA PA­RA IR­ME DE NUE­VO CUAN­DO UN PRO­YEC­TO TER­MI­NA NO ES AL­GO QUE ME RE­SUL­TE MUY ATRAC­TI­VO. QUE­DAR­ME EN CA­SA SUE­LE SER MI ME­JOR PLAN DE VA­CA­CIO­NES.”

FA­MILY GUY. Es­tá ca­sa­do des­de 2001 con la hi­ja de Paul An­ka, Amanda, con quien tu­vo dos hi­jas: Fran­ces­ca y Ma­ple. To­das ellas lo acom­pa­ña­ron cuan­do re­ci­bió el año pa­sa­do su merecida Es­tre­lla en el Pa­seo de la Fa­ma de Holly­wood.

EN PRO­BLE­MAS. Así es­tá, nue­va­men­te, el ma­tri­mo­nio Byr­ne que en­car­na jun­to a la ta­len­to­sa Lau­ra Lin­ney. Acos­tum­bra­do a la co­me­dia, Ja­son se des­ta­ca en es­te dra­ma con to­ques de th­ri­ller y po­li­cial ne­gro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.