CUAN­DO LA PIEL SE REJUVENECE A SÍ MIS­MA.

Crio­pre­ser­var nues­tros pro­pios te­ji­dos es hoy una in­no­va­do­ra op­ción an­ti­age.

Luz - - SUMARIO - S.P.

Pa­ra com­ba­tir la fal­ta de fir­me­za, las man­chas o las arru­gas exis­te un no­ve­do­so tra­ta­mien­to que re­ge­ne­ra la piel de un mo­do na­tu­ral: usan­do nues­tras pro­pias cé­lu­las en be­ne­fi­cio de la be­lle­za.

Se tra­ta de la nue­va te­ra­pia de fi­bro­blas­tos au­tó­lo­gos, lo úl­ti­mo en es­té­ti­ca re­ge­ne­ra­ti­va. Es­ta téc­ni­ca se rea­li­za to­man­do una mues­tra de cé­lu­las, se las cul­ti­va, y lue­go se las apli­ca en la piel don­de sea ne­ce­sa­rio. Es­ta do­sis ayu­da a re­ge­ne­rar el pro­pio co­lá­geno, el áci­do hia­lu­ró­ni­co y la elas­ti­na, los tres alia­dos de la ju­ven­tud.

¿Re­sul­ta­dos? eli­mi­na arru­gas, mar­cas de ac­né, man­chas y rejuvenece la piel a lar­go pla­zo, ya que el cul­ti­vo de cé­lu­las se con­ser­va pa­ra uti­li­zar en pró­xi­mas apli­ca­cio­nes.

FIR­ME­ZA EN DE­CA­DEN­CIA ¿Por qué per­de­mos fir­me­za aun­que nos cui­de­mos? La res­pues­ta es muy sen­ci­lla: los com­po­nen­tes que le dan tur­gen­cia y fres­cu­ra co­mien­zan a dis­mi­nuir con el pa­so de los años. Es­tas sus­tan­cias, que le dan sos­tén a la piel, “el ma­yor ór­gano del cuer­po hu­mano”, co­mien­zan a dis­mi­nuir no só­lo en nú­me­ro sino tam­bién en fun­cio­na­mien­to. Las cé­lu­las en­car­ga­das de su pro­duc­ción son los fi­bro­blas­tos. Es­tas cé­lu­las, con for­ma de cohetes o es­tre­llas, es­tán en la ca­pa me­dia de la piel, en la der­mis, y son las res­pon­sa­bles de la fa­bri­ca­ción de es­tas tres sus­tan­cias (co­lá­geno, áci­do hia­lu­ró­ni­co y elas­ti­na) , res­pon­sa­bles de la fle­xi­bi­li­dad a la piel y que tie­nen un rol muy im­por­tan­te en la re­pa­ra­ción de las le­sio­nes cu­tá­neas. Por eso, el cul­ti­vo de fi­bro­blas­tos es la gran no­ve­dad an­ti­en­ve­je­ci­mien­to.

SE­CRE­TO DEL ÉXI­TO La doc­to­ra Da­nie­la Sán­chez, (MN 142323), Di­rec­to­ra Mé­di­ca de Bioest­he­tics Health & Beauty Club, ex­pli­ca có­mo se rea­li­za es­te pro­ce­di­mien­to: 1. El cul­ti­vo de fi­bro­blas­tos au­tó­lo­gos se ini­cia con la to­ma de una pe­que­ña mues­tra de piel re­tro­au­ri­cu­lar, si­mi­lar a una biop­sia cu­tá­nea. Se ha­ce con anes­te­sia, por lo tan­to, no due­le. No se ne­ce­si­ta nin­gu­na pre­pa­ra­ción, ex­cep­to no to­mar as­pi­ri­nas ni an­ti­coa­gu­lan­tes tres días an­tes. 2. La mues­tra de piel se en­vía en tu­bos es­té­ri­les con so­lu­ción fi­sio­ló­gi­ca den­tro de las 24 ho­ras de la to­ma de la mues­tra a un la­bo­ra­to­rio es­pe­cia­li­za­do en el cul­ti­vo de los fi­bro­blas­tos. Allí és­tos se se­pa­ran del res­to de la piel y se de­jan en un me­dio de cul­ti­vo ade­cua­do por al me­nos 5 se­ma­nas. En es­ta eta­pa se re­pro­du­cen y ac­ti­van lle­gan­do a ob­te­ner has­ta 20 mi­llo­nes de cé­lu­las por mues­tra. 3. Una vez que se han pro­du­ci­do las cé­lu­las nue­vas és­tas se apli­can en la der­mis con agu­jas muy fi­ni­tas, con la téc­ni­ca de me­so­te­ra­pia pro­fun­da.

Es de­cir, que con es­ta nue­va téc­ni­ca se con­si­gue ais­lar fi­bro­blas­tos del pro­pio pa­cien­te, re­pro­du­cir­los en un me­dio de cul­ti­vo y vol­ver a in­tro­du­cir­los en la zo­na a tra­tar en un nú­me­ro muy gran­de, de­vol­vien­do a la piel la ca­pa­ci­dad de re­ge­ne­rar­se a sí mis­ma en for­ma na­tu­ral. Con una ad­ver­ten­cia, no se pue­de rea­li­zar en pa­cien­tes em­ba­ra­za­das ni con an­te­ce­den­tes de tu­mo­res de piel.

RE­SUL­TA­DOS NO­TA­BLES Con la apli­ca­ción de es­ta téc­ni­ca se ob­tie­ne nue­vo te­ji­do de sos­tén, se eli­mi­nan arru­gas, se­cue­las de ac­né, de que­ma­du­ras y se re­nue­va la piel.

Los fi­bro­blas­tos no tie­nen efec­to “re­lleno”. Se apli­can en el fon­do de la ci­ca­triz o la arru­ga pa­ra que pro­duz­can co­lá­geno, elas­ti­na y hia­lu­ró­ni­co nue­vo y las re­mo­de­len na­tu­ral­men­te o re­ge­ne­ren la zo­na.

Es­te pro­ce­so tar­da de se­ma­nas a me­ses ya que son cé­lu­las que tie­nen que po­ner­se a tra­ba­jar, a re­ge­ne­rar y re­pa­rar. El efec­to fi­nal de­pen­de de la ca­li­dad y edad de los fi­bro­blas­tos im­plan­ta­dos, lo que a su vez se re­la­cio­na con la edad en la que fue to­ma­da la mues­tra. Por eso es im­por­tan­te to­mar­la cuan­to an­tes y crio­pre­ser­var­la pa­ra fu­tu­ras apli­ca­cio­nes. Al­go se­me­jan­te a lo que se ha­ce con la criopreservación de otras cé­lu­las co­mo óvu­los.

CRIOPRESERVACIÓN: LA GRAN ALIADA Gra­cias a los avan­ces en ma­te­ria de criopreservación, la mues­tra pue­de ser re­ser­va­da y uti­li­za­da en fu­tu­ras apli­ca­cio­nes pa­ra no te­ner que re­pe­tir el pro­ce­so de to­ma. Exis­ten ban­cos con ca­rac­te­rís­ti­cas úni­cas pa­ra la guar­da de las cé­lu­las, en ca­so de que se desee vol­ver a rea­li­zar el pro­ce­di­mien­to. Di­cho sis­te­ma, con­ge­la las cé­lu­las a una tem­pe­ra­tu­ra ex­tre­ma­da­men­te ba­ja, ase­gu­ran­do el co­rrec­to man­te­ni­mien­to del ma­te­rial ge­né­ti­co “pa­ra siem­pre”, de mo­do tal que cuan­do se uti­li­cen en el fu­tu­ro, ac­túen con la po­ten­cia co­rres­pon­dien­te a la edad en la que fue­ron ob­te­ni­das. “Co­mo re­sul­ta­do ob­te­ne­mos una piel más to­ni­fi­ca­da, ac­ti­va, con bri­llo, ten­sa y lo­za­na. Con ma­yor ca­pa­ci­dad de res­pues­ta a las he­ri­das y a da­ños ex­ter­nos. Así co­mo tam­bién con ma­yor ca­pa­ci­dad de res­pues­ta ha­cia todos los tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos que lue­go se reali­cen”, sub­ra­ya la doc­to­ra Da­nie­la Sán­chez.

LAS MUES­TRAS CRIOPRESERVADAS DAN LA VEN­TA­JA DE PO­DER USAR­LAS VA­RIAS VE­CES EN FU­TU­ROS TRA­TA­MIEN­TOS REJUVENECEDORES.

FO­TO: SHUTTERSTOCK.COM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.