MO­DA. VES­TI­DOS REALES.

El diseñador oriun­do de Ca­me­rún Lamy­ne M pre­sen­ta una se­lec­ción de crea­cio­nes que in­vi­ta a re­fle­xio­nar so­bre la mo­da co­mo pa­tri­mo­nio cul­tu­ral.

Luz - - SUMARIO - -FLO­REN­CIA RO­DRÍ­GUEZ PETERSEN

L amy­ne M na­ció en Ca­me­rún y des­de muy chico es­tu­vo en con­tac­to con la in­dus­tria tex­til ya que su pa­dre te­nía una tien­da de te­las, las cuá­les él co­men­zó a ma­ni­pu­lar a los 13 años tra­ba­jan­do co­mo apren­díz de sas­tre. Hoy, tras ha­ber in­te­gra­do la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Mo­da Afri­ca­na y ha­ber lan­za­do su pro­pia eti­que­ta, cues­tio­na el con­su­mis­mo des­me­di­do y di­se­ña pren­das que unen el pa­sa­do y el pre­sen­te, obras de ar­te que rin­den ho­me­na­je a la gran­de­za fe­me­ni­na al tiem­po que de­vuel­ven a la mo­da su ca­rác­ter so­cial e his­tó­ri­co. Su nue­va mues­tra, Los gran­des ves­ti­dos reales se pue­de vi­si­tar en la Alian­za Fran­ce­sa (Av. Cór­do­ba 946, CA­BA) has­ta el 12 de oc­tu­bre. Lue­go los mag­ní­fi­cos ves­ti­dos -ins­pi­ra­dos en los tra­jes de las mo­nar­cas fran­ce­sas- se­rán ex­pues­tos en Ro­sa­rio (Mu­seo Es­te­vez, del 18 de oc­tu­bre al 15 de no­viem­bre) y San Juan (Es­ta­ción San Mar­tín, del 22 de no­viem­bre al 20 de di­ciem­bre).

“De al­gu­na ma­ne­ra, es­te pro­yec­to in­ten­ta pen­sar en la mo­da en re­la­ción a lo so­cial y en el pa­pel de la mu­jer en la so­cie­dad”, cuen­ta el ar­tis­ta al ha­blar de tra­jes im­po­nen­tes que com­bi­nan mol­de­ría me­die­val con te­ji­dos ac­tua­les. Saint-De­nis, el dis­tri­to don­de vi­ve, fue el pun­to de par­ti­da. “Es un lu­gar muy po­la­ri­za­do, don­de hay mu­cha ri­que­za y mu­cha po­bre­za, mu­cho de la vi­da so­cial de la co­mu­na trans­cu­rre en torno a la ca­te­dral”, di­ce al re­fe­rir­se al ba­rrio en el que vi­ve, a po­cos ki­ló­me­tros del cen­tro de Pa­rís, don­de se en­cuen­tran las tum­bas de 43 re­yes y 32 rei­nas ade­más de otros miem­bros de la reale­za fran­ce­sa. “Los ves­ti­dos sir­ven co­mo ex­cu­sa pa­ra re­cu­pe­rar el pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co. Mu­chos en la so­cie­dad creen que eso no les per­te­ne­ce y de es­ta ma­ne­ra in­ten­to que se apro­pien de la his­to­ria y las tra­di­cio­nes del lu­gar en el que vi­ven.

Tra­ba­jé con la uni­dad ar­queo­ló­gi­ca de Saint De­nis y eso me per­mi­tió di­se­ñar dos mo­de­los con la ta­lla exac­ta de dos rei­nas de Fran­cia: Jua­na II y Ma­rie D’An­jou”, re­ve­la.

Si bien re­co­no­ce que la mo­da mu­chas ve­ces es, co­mo en es­te ca­so, una he­rra­mien­ta de sen­si­bi­li­za­ción, no te­me cri­ti­car al sis­te­ma por con­si­de­rar­lo au­to­ri­ta­rio. “Hay una dic­ta­du­ra de crea­do­res y me­dios que de­ci­den cuá­les son los es­te­reo­ti­pos vá­li­dos. Es una in­dus­tria que mue­ve mu­cho más di­ne­ro que la au­to­mo­triz y, aun así, hay un des­fa­sa­je en lo que res­pec­ta a los de­re­chos la­bo­ra­les. Apar­te, es un sec­tor al­ta­men­te con­ta­mi­nan­te”, se­ña­la y agre­ga: “quie­nes com­pran no se preo­cu­pan por sa­ber de dón­de vie­ne su ro­pa, en qué con­di­cio­nes fue pro­du­ci­da”. Es­ta preop­cu­pa­ción lo im­pul­só a po­ner en mar­cha Wo­nu An (ex­pre­sión de su len­gua ma­ter­na que sig­ni­fi­ca sé tu mis­mo). Se tra­ta de un pro­yec­to de re­ci­cla­do de pren­das. “Tra­ba­ja­mos con ro­pa do­na­da y dos ve­ces al año po­ne­mos lo re­ci­cla­do a dis­po­si­ción de las per­so­nas más ne­ce­si­ta­das. Ade­más doy char­las en co­le­gios pa­ra ha­blar so­bre la im­por­tan­cia de ser con­su­mi­do­res res­pon­sa­bles: es ne­ce­sa­rio que ha­ya más con­trol so­bre las con­di­cio­nes de pro­duc­ción y la pro­ce­den­cia de la ro­pa que usa­mos”, co­men­ta. Su cos­ta­do más so­cial, lo mo­vió a crear una es­pe­cie de ro­pe­ro solidario, con tra­jes de dis­tin­tas me­di­das que los jó­ve­nes pue­den to­mar pres­ta­dos pa­ra asis­tir a sus en­tre­vis­tas la­bo­ra­les. Su fa­ce­ta más ex­cén­tri­ca lo mo­ti­va a de­li­near tra­jes im­pac­tan­tes por su co­lo­ri­do y ta­ma­ño con los que re­co­rre el mun­do. Es­ta mues­tra fue la ex­cu­sa que lo tra­jo a la Ar­gen­ti­na, un país del que sa­be po­co aun­que in­tu­ye al­go de su ri­que­za cul­tu­ral. “Es­pe­ro po­der com­par­tir y no tan­to dar lec­cio­nes sino apren­der a tra­ves del in­ter­cam­bio”, di­ce jus­to an­tes de par­tir a San Juan, a don­de con­fec­cio­na­rá dos ves­ti­dos jun­to a ar­te­sa­nos lo­ca­les.

“LOS VES­TI­DOS SIR­VEN CO­MO EX­CU­SA PA­RA RE­CU­PE­RAR EL PA­TRI­MO­NIO HIS­TÓ­RI­CO. MU­CHOS EN LA SO­CIE­DAD CREEN QUE ESO NO LES PER­TE­NE­CE (...) IN­TEN­TO QUE SE APRO­PIEN DE LA HIS­TO­RIA Y LAS TRA­DI­CIO­NES”, EX­PLI­CA LAMY­NE M.

El ar­tis­ta ha via­ja­do con Les gran­des ro­bes ro­ya­les a di­ver­sos paí­ses. En ca­da lu­gar don­de los ex­hi­be rea­li­za ta­lle­res con ar­te­sa­nos lo­ca­les a fin de cons­truir pie­zas que re­cu­pe­ren el pa­tri­mo­nio de ca­da si­tio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.