MO­DA. ¿AL­GO NUE­VO BA­JO EL SOL?

Las co­pias en el fas­hion es­tán a la or­den del día. Hoy, es­pe­cia­lis­tas y cuen­tas en re­des so­cia­les se en­car­gan de ha­cer­las no­tar.

Luz - - SUMARIO - >>

H ay de­ba­tes que se re­pi­ten tem­po­ra­da tras tem­po­ra­da. ¿Se aca­bó la al­ta cos­tu­ra? ¿Es el fin de los es­te­reo­ti­pos? ¿Eso no lo ví en al­gún la­do? ¿Cuán­to tar­da­rán las mar­cas ma­si­vas en co­piar es­te mo­de­lo? Tal vez. Se­gu­ra­men­te. Po­co. Son al­gu­nas de las res­pues­tas tí­pi­cas a es­tas pre­gun­tas. Así y to­do, la mo­da siem­pre tie­ne al­go nue­vo que de­cir. Aún cuan­do pa­re­ce que ya es­tá to­do di­cho. Los fas­hion vic­tims mue­ren por ver lo nue­vos de sus di­se­ña­do­res pre­fe­ri­dos y, al mis­mo tiem­po, an­sían ver có­mo las mar­cas ma­si­vas adop­tan o adap­tan esas pro­pues­tas.

Diet Pra­da mues­tra en su cuen­ta de Ins­ta­gram -con cer­ca de 850 mil se­gui­do­res- el ori­gi­nal y la co­pia. Tony Liu y Lind­sey Schuy­ler son mi­ra­da aten­ta y el ín­di­ce

acu­sa­dor de­trás de los posteos. Se man­tu­vie­ron tras bam­ba­li­nas has­ta ma­yo de es­te año y lue­go ex­pli­ca­ron que lo que em­pe­zó sien­do un me­dio de gen­te pe­leán­do­se en­tre sí hoy tie­ne un im­pac­to po­si­ti­vo. “He­mos vis­to en nu­me­ro­sos ca­sos a los ven­de­do­res re­ti­ran­do pro­duc­tos co­pia­dos. Se­gui­mos ha­cién­do­lo por los LOL (laug­hing out loud), pe­ro se su­ma la in­ten­ción de en­cau­zar un cam­bio”, se­ña­la­ron.

El si­tio Tren­den­cias tie­ne su sec­ción de Clo­na­dos y pi­lla­dos ade­más de mi­rar los looks de las ce­le­bri­ties y pro­po­ner dón­de con­se­guir los ítems pa­ra re­crear­los, se ocu­pa de mos­trar ob­je­tos de mar­cas co­mo H&M y Za­ra, en­tre tan­tas, ins­pi­ra­dos en pie­zas de lu­jo. En la mis­ma lí­nea van los posteos de In Their Clo­set: un si­tio web que tie­ne múl­ti­ples ver­sio­nes del mis­mo ac­ce­so­rio. Por ejem­plo, las mis­mas san­da­lias que Her­mès ven­de a U$S 680, se con­si­guen por po­co me­nos de 20 en Tar­get. En el me­dio hay un sin­fín de va­rian­tes de di­fe­ren­te ca­li­dad, siem­pre con re­mi­nis­cen­cias del mis­mo mo­de­lo.

Diez Pa­sa­re­las ha­ce su apor­te en el ám­bi­to lo­cal. Con una me­mo­ria vi­sual pri­vi­le­gia­da, Cristian Na­va­rro de­tec­ta en­se­gui­da cuan­do un con­jun­to no es ori­gi­nal. “Al prin­ci­pio ha­bía un mo­de­lo de Sar­kany que era un co­pia exac­ta de un di­se­ño de Ma­no­lo Blah­nik. Subimos am­bas imá­ge­nes y apa­re­ció un men- sa­je del za­pa­te­ro di­cien­do que en reali­dad lo ha­bían he­cho dos años an­tes que Blah­nik, que se tra­ta­ba de un mo­de­lo es­tán­dar de la mar­ca y lo re­pe­tían to­das las tem­po­ra­das”, re­cuer­da el po­li­tó­lo­go de­ve­ni­do co­mu­ni­ca­dor de mo­da y si­gue: “Pue­do en­ten­der que sea un clá­si­co, pe­ro la tra­ma era muy es­pe­cial, con re­cor­tes y co­lo­res que es im­po­si­ble re­pe­tir. Al tiem­po tu­vi­mos una si­tua­ción si­mi­lar pe­ro con un di­se­ño de Jimmy Choo”. Sa­be que en­tre los 50 mil se­gui­do­res de la cuen­ta hay ce­le­bri­ties co­mo Zai­ra Na­ra, Ce­les­te Cid, Can­de­la­ria Ti­ne­lli y Flor de la V, en­tre otras. Mar­cas co­mo Jaz­mín Che­bar, Cher y Gi­ne­bra es­tán aten­tas a la cuen­ta y fue­ron víc­ti­mas de al­gu­nos de sus posteos. “Al­gu­nas me in­vi­tan a sus even­tos, otras no”, co­men­ta en­tre ri­sas tras con­fe­sar que el nom­bre de la sec­ción, Ins­pi­ra­cio­nes, sur­gió de un en­tre­di­cho con una edi-

to­ra de mo­da que jus­ti­fi­có que las mar­cas co­pia­ran di­cien­do que si ha­bía al­go di­fe­ren­te del mo­de­lo ori­gi­nal no se tra­ta­ba de pla­gio sino de ins­pi­ra­ción. “Hay mar­cas co­mo Val­dez en las que cues­ta en­con­trar una co­pia por­que no imi­tan lo ob­vio sino mar­cas que son más de ni­cho”, sos­tie­ne.

Si bien re­co­no­ce que hay cier­to in­te­rés en ver qué es­tán co­pian­do las fir­mas y sa­be que se ge­ne­ran de­ba­tes en­tre los lec­to­res cuan­do sube fo­tos del ori­gi­nal y la co­pia, tie­ne muy cla­ro que mu­chos de los que par­ti­ci­pan en las con­ver­sa­cio­nes son, efec­ti­va­men­te, clien­tes de las mar­cas dis­pues­tos a com­prar esas pren­das y ac­ce­so­rios. “Creo que en ge­ne­ral si­guen a la cuen­ta por la es­té­ti­ca. Lo que ha­ce­mos es un gos­sip de mo­da, mos­tra­mos looks, ha­bla­mos de ten­den­cias y pa­sa­re­las ha­cien­do hin­ca­pié en las ce­le­bri­ties ar­gen­ti­nas”, co­men­ta quien re­ci­be fo­tos de se­gui­do­res mos­trán­do­le co­pias que ellos mis­mos de­tec­tan y has­ta de di­se­ña­do­res que acu­san a sus co­le­gas de pla­giar co­lec­cio­nes lo­ca­les o ex­tran­je­ras.

“En Argentina no exis­te mo­da”, sen­ten­cia desafian­te tras mar­car la di­fe­ren­cia en­tre De­sig­ners BA y BAF­WEEK. “La gri­lla de es­ta úl­ti­ma es­tá lle­na de gen­te que ha­ce co­pias. ¿Qué cre­di­bi­li­dad tie­ne que esa sea la se­ma­na de mo­da ofi­cial?”, se pre­gun­ta y re­cuer­da que les hi­zo es­te cues­tio­na­mien­to a los or­ga­ni­za­do­res. Es que su es­ti­lo irre­ve­ren­te no ca­lla na­da: tu­vo un in­ter­cam­bio pú­bli­co con Lau­ren­cio Adot (cuan­do el coutu­rier pre­sen­tó co­lec­ción de la bra­si­le­ña Apar­ta­men­to 03) y lan­za al ai­re que ya ni si­quie­ra se pue­de cri­ti­car por co­piar a mar­cas co­mo Las Pe­pas. “Ni si­quie­ra es que co­pia­ron a Lan­vin, Guc­ci o Pra­da: com­pran las co­sas ya he­chas -co­pia­das- por otros”, afir­ma. En bus­ca de pro­pues­tas in­no­va­do­ras sen­ten­cia: “Es­ta­mos tan vi­cia­dos con que to­do el mun­do co­pia que a ve­ces cues­ta re­co­no­cer al que no lo ha­ce, uno es­tá siem­pre du­dan­do”. Por suer­te, aun­que al­gu­nos in­sis­tan en que ya es­tá to­do crea­do, si­gue ha­bien­do men­tes crea­ti­vas dis­pues­tas a pro­bar al­go di­fe­ren­te (aun a ries­go de equi­vo­car­se, con el cos­to que eso im­pli­ca). Y así, la rue­da de la mo­da si­gue gi­ran­do: re­ci­clan­do vie­jos tra­pos o hil­va­nan­do nue­vas ideas.

MO­DA REAL. Con cier­ta im­pron­ta re­bel­de y una be­lle­za par­ti­cu­lar, Meg­han Mar­kle es un sím­bo­lo de es­ti­lo. To­do lo que usa se con­vier­te en ten­den­cia y por eso Za­ra sue­le re­pli­car sus looks… eso sí, con pre­cios que es­tán al al­can­ce de to­dos. Los va­lo­res se pue­den ver en la sec­ción Clo­na­dos y pi­lla­dos de Tren­den­cias.

MA­TE­RIA

LI­TE­RAL. Las perlas son un bien uni­ver­sal, pe­ro tam­bién un ícono de Cha­nel. Y por eso es al­go tri­lla­do que la ja­po­ne­sa Blind­ness ha­ya co­pia­do la cha­que­ta que Karl La­ger­feld di­se­ñó en 1991. Diet Pra­da, en­se­gui­da de­tec­tó la si­mi­li­tud en­tre am­bos mo­de­los.

SAR­KANY

PHILIPP PLEIN

H&M

UTERQÜE

ALE­XAN­DER MQUEEN PARUOLO

CE­LE­BRI­TIES EN LA MI­RA.Giam­bat­tis­ta Va­lli es uno de los fa­vo­ri­tos de la red car­pet y, tal vez por eso, a ve­ces su di­se­ños pa­re­cen sa­ca­dos de tem­po­ra­das an­te­rio­res. Se­gún la áci­da Diet Pra­da, más que ser de Al­ta Cos­tu­ra, sus pro­pues­tas pa­re­cen ren­dir tri­bu­to a los crea­teurs pa­ri­si­nos.

GIAM­BAT­TIS­TA VA­LLI VA­LEN­TINO

BA­LEN­CIA­GA

ZA­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.