NUES­TRO HOM­BRE. GAS­TÓN SOFFRITTI.

El pro­ta­go­nis­ta de Si­mo­na en vi­vo re­gre­sa a la te­vé co­mo pro­duc­tor. So­bre los mi­llen­nials y el amor ha­bla en es­ta no­ta.

Luz - - SUMARIO - GAS­TÓN SOFFRITTI

Lo más di­fí­cil de ban­car es el éxi­to, mu­cho más que el fra­ca­so. Hay que apren­der a ab­sor­ber el im­pac­to de cuan­do to­dos te fe­li­ci­tan y pal­mean…”, di­rá en un mo­men­to de la char­la Gas­tón que, pre­ci­sa­men­te, arran­có en es­te me­dio a pura pal­ma­da. Rin­cón de luz, Flo­ri­cien­ta, Pa­ti­to feo y Gra­dua­dos fue­ron al­gu­nos de sus pri­me­ros tra­ba­jos, siem­pre en sin­to­nía con el pú­bli­co. Así lle­gó su eta­pa más “adul­ta”, con pro­yec­tos pro­pios (la obra Se­xo con ex­tra­ños, con Gui­ller­mi­na Val­dés co­mo par­te­nai­re) y di­ver­sos co­que­teos con la mú­si­ca y el bai­le (es­to úl­ti­mo, en Sho­wmatch). In­quie­to, re­fle­xi­vo y muy se­duc­tor, el mu­cha­cho que en di­ciem­bre fes­te­ja­rá sus 27 de­ci­dió vol­ver es­te año al seg­men­to que tan­to co­no­ce con Si­mo­na, la ti­ra ju­ve­nil de El Tre­ce que aca­ba de des­em­bar­car con to­do en el Lu­na Park (hoy a las 15 y 18.30 y el mar­tes a las 19.30 se­rán las úl­ti­mas fun­cio­nes an­tes de la gi­ra por el in­te­rior del país). Pe­ro eso no es to­do, ya que a fi­nes de oc­tu­bre es­tre­na­rá Mi­llen­nials, la pri­me­ra fic­ción ori­gi­nal de Net TV que lo tie­ne co­mo gran pro­duc­tor. “Una vez que te pa­sás del otro la­do de la cá­ma­ra, no lo que­rés aban­do­nar nun­ca más”, ase­gu­ra.

“SI EL DÍA DE MA­ÑA­NA ME CA­SO VA A SER MÁS POR UNA CUESTIÓN LE­GAL Y DE DE­RE­CHOS QUE POR OTRA CO­SA. NO HAY NA­DA, MU­CHO ME­NOS UN PA­PEL, QUE TE PUE­DA ATAR A OTRA PER­SO­NA”.

-Res­pec­to de tu tra­ba­jo fren­te a cá­ma­ra, es­te año vi­mos co­mo tu per­so­na­je en Si­mo­na da­ba un cier­to pa­so al cos­ta­do fren­te a otras his­to­rias de la ti­ra, en par­ti­cu­lar la de Agus­tín Ca­sa­no­va y Án­ge­la To­rres. ¿Te cos­tó acep­tar esa reali­dad?

-No. Es­tá bue­ní­si­mo que ha­ya su­ce­di­do al­go así, sien­to que me hi­zo cre­cer mu­cho a ni­vel per­so­nal. Y fue­ra de eso, creo que es otro sín­to­ma de es­tos tiem­pos y que es­tá bueno in­cor­po­rar pa­ra siem­pre: ya no al­can­za con dos o tres pro­ta­go­nis­tas, ne­ce­si­tás un equi­po com­ple­to de his­to­rias, in­tér­pre­tes. Que van a te­ner di­fe­ren­tes pe­sos, sí, pe­ro que to­dos im­por­tan y mu­cho a la ho­ra de ar­mar una bue­na ti­ra. La te­le en la que yo me crié ya no exis­te más. Hay que es­for­zar­se y mu­cho pa­ra atraer la aten­ción del es­pec­ta­dor ac­tual, que es mu­cho más dis­per­so que el de an­tes.

-¿Te iden­ti­fi­cás con ese nue­vo ti­po de pú­bli­co?

-Sí, a full. To­do el tiem­po es­toy vien­do con­te­ni­dos nue­vos y sal­to de uno a otro sin pa­rar. Veo una pe­lí­cu­la, la pa­ro, me cuel­go con el ce­lu­lar, la pon­go de nue­vo al ra­to. Soy muy dis­per­so tam­bién. Ayer tar­dé 3 ho­ras en ver un ca­pí­tu­lo de Ozark. Qui­zá de­be­ría de­jar el ce­lu­lar más de la­do…

-¿Lo ha­cés?

-Muy po­co, la ver­dad. Cuan­do más in­ten­to po­ner­lo en prác­ti­ca es cuan­do sal­go a co­mer con mi no­via (N de la R: la ac­triz Ste­fa­nía Roit­man), que tam­bién es una en­fer­ma del ce­lu­lar. Es al­go muy de es­ta ge­ne­ra­ción. Y en la que vie­ne es aún peor.

-Ha­blan­do de eso, en bre­ve es­tre­nás Mi­llen­nials, pri­me­ra fic­ción ori­gi­nal del nue­vo ca­nal de ai­re Net TV…

-Sí. Ha­cía ra­to que te­nía ga­nas de ha­blar de es­ta ge­ne­ra­ción, de la que cla­ra­men­te me sien­to par­te, pe­ro que no de­jo de mi­rar con ojos crí­ti­cos. En pri­mer lu­gar me preo­cu­pa la fal­ta de có­di­gos que sue­le ha­ber en­tre los mi­llen­nials.

-¿A qué te re­fe­rís?

-A que si bien son más li­bres, por mo­men­to sien­to que les fal­ta una cier­ta cuo­ta de com­pro­mi­so. En las re­la­cio­nes, por ejem­plo, hay una co­sa de “es­tá to­do bien con to­dos” que en al­gún pun­to me pa­re­ce cual­quie­ra. Pa­ra mí, la no­via o ex no­via de un ami­go o com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo es al­guien in­to­ca­ble, pe­ro en los chi­cos me­nos de 20 ese ideal no exis­te. Lo veo in­clu­so en es­te elen­co de chi­cos de Si­mo­na, es­tán to­dos con to­dos y sin pro­ble­mas… (ri­sas)

-¿No es al­go pro­pio de esa eta­pa de la ju­ven­tud?

-Mmm, yo ese có­di­go lo tu­ve siem­pre. A los 18, ade­más, me enamo­ra­ba per­di­da­men­te, me pa­re­cía que el mun­do se ter­mi­na­ba con tal chi­ca. Aho­ra no es tan así. Y en un pun­to es­tá bueno, pe­ro en otro no tan­to. Co­mo to­do en la vi­da, tie­ne su Ying y Yang...

-¿Se­guís con tus te­ra­pias al­ter­na­ti­vas? La úl­ti­ma que ha­bías co­men­ta­do era la de­co­di­fi­ca­ción.

-Mis ami­gos me car­gan, me di­cen que soy el hom­bre de las mil te­ra­pias. Sí, si­go con la de­co­di­fi­ca­ción y aho­ra su­mé tam­bién a un psi­có­lo­go tra­di­cio­nal. Voy la­bu­ran­do la ca­be­za des­de to­dos los cos­ta­dos po­si­bles. Y no me ca­so con nin­gu­na te­ra­pia o fi­lo­so­fía, de to­das sa­co un po­qui­to.

-Con tu no­via Ste­fa­nía, ¿ya con­vi­ven?

-No. Ya con­vi­ví una vez, con mi ex (N de la R: Agus­ti­na Cor­do­va) y la ver­dad es que no me re­sul­ta sen­ci­llo com­par­tir el día a día con al­guien. Yo sien­to que hay al­go que es­tá cam­bian­do en re­la­ción a es­te te­ma, las re­la­cio­nes se abrie­ron más, ya no es to­do de una úni­ca for­ma. Ya no hay tan­to man­da­to, tan­to de­ber ser. Vol­vien­do a lo que ha­blá­ba­mos an­tes, eso sí que me pa­re­ce un gran avan­ce.

-¿In­clu­ye al ma­tri­mo­nio esa re­vi­sión de man­da­tos?

-Sí. La ver­dad, yo no creo que exis­ta el amor pa­ra to­da la vi­da. Si el día de ma­ña­na me ca­so va a ser más por una cuestión le­gal y de de­re­chos que por otra co­sa. No hay na­da, mu­cho me­nos un pa­pel, que te pue­de atar a otra per­so­na.

-¿Tu no­via coin­ci­de con esa mi­ra­da?

-Siem­pre ha­bla­mos de es­tos te­mas y, si bien los dos ve­ni­mos de fa­mi­lias más bien tra­di­cio­na­les, cree­mos que nues­tra re­la­ción pa­sa só­lo por el pre­sen­te. Co­mo el ra­ting, es mi­nu­to a mi­nu­to. Y la ver­dad es que por aho­ra las me­di­cio­nes son per­fec­tas…

FO­TOS: JO­SÉ TOLOMEI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.