QUI­SIE­RA SER GRAN­DE

Luz - - MODA - < -LILIAN RINAR (DES­DE PA­RIS)

AUN­QUE COMPARADA CON OTRAS MAISONS TIE­NE PO­COS AÑOS DE VI­DA, BONPOINT ES LA CA­SA DE RO­PA DE NI­ÑOS QUE SE POSICIONÓ RÁ­PI­DA­MEN­TE CO­MO FA­VO­RI­TA Y LA ELIGEN CE­LE­BRI­TIES CO­MO AN­GE­LI­NA JOLIE PA­RA VES­TIR A SUS HI­JOS, O CO­MO KATE MOSS QUIEN COM­PRÓ VES­TI­DOS DE LA CO­LEC­CIÓN PA­RA ENGALANAR A SUS DAMITAS DE HO­NOR PA­RA SU CASAMIENTO. SE­CRE­TOS DE UN ÉXI­TO NA­DA PE­QUE­ÑO.

L a mar­ca Bonpoint fue crea­da en Fran­cia en 1975 por Ma­rie-Fran­ce y Ber­nard Cohen pen­san­do úni­ca­men­te en el buen ves­tir de sus pro­pios hi­jos y, des­de ha­ce diez años, la es­ti­lis­ta Ch­ris­ti­ne In­na­mo­ra­to es la ideó­lo­ga de es­tas “pe­que­ñe­ces” y di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca de la mar­ca.

Las pren­das de las co­lec­cio­nes son ex­clu­si­va­men­te de al­ta ga­ma, un con­cep­to crea­do pa­ra du­rar en el tiem­po al igual que ca­da una de sus pren­das. Ade­más de la fa­bri­ca­ción de co­lec­cio­nes pa­ra sus bou­ti­ques la fir­ma tie­ne un ate­lier de al­ta cos­tu­ra in­fan­til don­de ca­da pren­da re­ci­be un cui­da­do es­pe­cial; por ejem­plo, un ves­ti­di­to pue­de lle­var dos días pa­ra ar­mar­lo cui­dan­do los mí­ni­mos de­ta­lles y con mu­cha de­di­ca­ción. El smock de un ves­ti­di­to lle­va­rá al me­nos ocho ho­ras de tra­ba­jo y de­di­ca­ción.

En el 2016 du­ran­te la se­ma­na de la al­ta cos­tu­ra pa­ri­si­na pa­ra adul­tos Bonpoint con­si­guió re­ci­bir el re­co­no­ci­mien­to de su co­lec­ción al­ta cos­tu­ra pa­ra ni­ños con

su des­fi­le que se lle­vó a ca­bo en Prin­temps.

Es­te 2018, por pri­me­ra vez, in­cur­sio­nó en otra te­má­ti­ca que dio que ha­blar: creó una co­lec­ción pen­san­do en las ma­mis y a par­tir de ahí re­pli­có los mo­de­los en me­nor es­ca­la pa­ra que los ni­ños, es­pe­cial­men­te las ne­nas, pue­dan ves­tir­se co­mo ma­má

La co­lec­ción fe­me­ni­na de oto­ño in­vierno 2018-2019 es­tá com­pues­ta por pren­das de lu­jo que son:ne­ce­sa­rias, su­ma­men­te dis­cre­tas, ac­tua­les y atem­po­ra­les pa­ra una mu­jer ul­tra chic. En la co­lec­ción abun­dan las cha­que­tas en jac­quard o ter­cio­pe­lo; las blu­sas con cue­llos de en­ca­je re­fi­na­do; cue­llos, fal­das y blu­sas en plu­me­ti de­li­ca­dos y pan­ta­lo­nes, cha­que­tas, abri­gos y fal­das en co­lo­res cá­li­dos. Los ves­ti­dos de se­da na­tu­ral es­tán rea­li­za­dos con es­tam­pa­dos ba­sa­dos en las obras de los pin­to­res ame­ri­ca­nos. Eli­za­beth Pey­ton pa­ra los ca­che­mi­res, cue­llos y ves­ti­dos y los jac­quads en sa­cos, pan­ta­lo­nes o cha­que­tas re­crea­dos con las pin­tu­ras de Jean-Mi­chel Bas­quiat.

Los abri­gos, por su par­te, son en cue­ro de ove­ja tra­ta­do con las úl­ti­mas tec­no­lo­gías pa­ra un tac­to de­li­ca­do y un tra­ba­jo re­fi­na­do. Al­gu­nos abri­gos lle­van cue­llos de di­fe­ren­tes pie­les. Muy ori­gi­na­les los cue­llos de piel es­tam­pa­do pan­te­ra tan a la úl­ti­ma mo­da pa­ra es­te in­vierno pa­ri­sino. Com­ple­tan es­te look ul­tra chic pa­ra ni­ños y adul­tos los som­bre­ros de fiel­tro, las boi­nas, las go­rras te­ji­das y las ca­pe­li­nas con alas de di­fe­ren­tes ta­ma­ños. Se­gún la di­se­ña­do­ra: “la mar­ca lo­gró en­con­trar el equi­li­brio en­tre el es­ti­lo chic y el clá­si­co ba­sán­do­se en el de­seo de su pe­que­ña clien­te­la, la mo­da ac­tual y la ca­li­dad du­ra­de­ra de los pro­duc­tos. No que­re­mos un es­ti­lo me­lo­so ni de fas­hion­víc­tim. Nues­tra me­ta es que la fe­li­ci­dad del ni­ño se re­sal­te en ca­da pren­da. Hay mu­cha fan­ta­sía en nues­tras co­lec­cio­nes pa­ra ni­ños y aho­ra que­re­mos que esa fan­ta­sía sea com­par­ti­da con su ma­má” Ver el pla­cer de una ni­ñi­ta cuan­do tie­ne pues­to al­go que es igual al de su ma­má es un re­ga­lo pa­ra el con­cep­to de es­ta gran mar­ca.

Tra­ba­jan con mu­cha de­di­ca­ción pa­ra que las pren­das no sean só­lo lin­das y vis­to­sas, sino que tam­bién sean có­mo­das por­que lo ni­ños co­rren, sal­tan, es­ca­lan, se mue­ven de un la­do pa­ra el otro. Los ma­te­ria­les es­tán ele­gi­dos cui­da­do­sa­men­te, los es­tam­pa­dos son una ins­pi­ra­ción del pro­pio ate­lier y los cor­tes re­sul­tan im­pe­ca­bles. “Creo que allí re­si­de el éxi­to de nues­tra mar­ca por­que crea pa­ra ni­ños y mu­je­res ca­ris­má­ti­cos, in­de­pen­dien­tes y que ac­túan con to­da li­ber­tad de ex­pre­sión”, con­clu­ye.

EN 2018 DIO UN PA­SO MÁS. CREÓ RO­PA PA­RA MAMÁS Y PA­RA QUE SUS NE­NAS PUE­DAN USAR EL MIS­MO MO­DE­LO.

Hay mu­cha fan­ta­sía en los di­se­ños y aho­ra bus­can que esa fan­ta­sía sea com­par­ti­da con ma­má.

SIEM­PRE AL­TA GA­MA. Un ves­ti­do pue­de lle­var dos días de ar­ma­do y un cue­llo has­ta 8 ho­ras de tra­ba­jo.

Ta­pa­dos de cue­llo de piel. Los fa­vo­ri­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.