NUES­TRO HOM­BRE. FRAN­CO MA­SI­NI.

El ac­tor y can­tan­te que es­tre­na el fil­me So­lo el amor ha­bla de su sol­te­ría y de su pa­sión por la mú­si­ca.

Luz - - SUMARIO - -CA­RI­NA ETCHEGARAY

ES AC­TOR, MÚ­SI­CO Y CAN­TAN­TE, Y EN SO­LO EL AMOR, LA PE­LÍ­CU­LA QUE PRO­TA­GO­NI­ZA, SU­MA LA VE­TA DE COM­PO­SI­TOR. ADE­MÁS DE ES­TAR GRA­BAN­DO UNA TI­RA PA­RA TE­LE­FÉ QUE SE VE­RÁ EN 2019, ES­TE AÑO SE DIO EL GUS­TO DE HA­CER EN TEA­TRO UNA DE SUS OBRAS PRE­FE­RI­DAS. PRE­SEN­TE Y FU­TU­RO DE UN MI­LLEN­NIAL PO­CO CON­VEN­CIO­NAL.

Ba­ja, apu­ra­do, por las es­ca­le­ras del lobby del ho­tel don­de lo es­pe­ra­mos jun­to al fo­tó­gra­fo pa­ra ha­cer la no­ta pi­dien­do dis­cul­pas por lle­gar unos mi­nu­tos más tar­de. “Per­dón, es­ta­ba ha­cien­do un vi­vo pa­ra las re­des”, di­ce mien­tras sa­lu­da. Es que Fran­co Ma­si­ni, con 24 años y ca­si dos mi­llo­nes de se­gui­do­res en Ins­ta­gram, po­dría de­cir­se que es un fiel ex­po­nen­te de la ge­ne­ra­ción mi­llen­nial. Sin em­bar­go, exi­to­so en to­do lo que ha­ce y con una ca­rre­ra que no pa­ra de cre­cer, si­gue te­nien­do los pies so­bre la tie­rra. Sa­be que el éxi­to es efí­me­ro y que los li­kes en la re­des so­cia­les pue­den ser tan fu­ga­ces co­mo las crí­ti­cas más des­pia­da­das.

A pun­to de es­tre­nar la pe­lí­cu­la So­lo el amor, comedia ro­mán­ti­ca-ju­ve­nil, di­ri­gi­da por Diego Cor­si­ni y Andy Ca­ba­lle­ro y que pro­ta­go­ni­za con Ya­mi­la Saud, y en ple­na gra­ba­ción de lo que se­rá uno de los tan­ques de Te­le­fé pa­ra 2019, Cam­pa­nas en la no­che, jun­to a Es­te­ban La­mot­he, Ca­lu Rivero y Fe­de­ri­co Ama­dor, el ac­tor y can­tan­te dis­fru­ta de un gran pre­sen­te.

-¿Có­mo es Noah, tu per­so­na­je en la pe­lí­cu­la?

-Es un chi­co que sue­ña con ser can­tan­te y es­tre­lla de rock. La pe­lí­cu­la mues­tra el ca­mino que tie­ne que ir re­co­rrien­do y las tra­bas que van sur­gien­do. En ese mis­mo mo­men­to, en pa­ra­le­lo, se enamo­ra. La his­to­ria cuen­ta el cre­ci­mien­to de su ban­da, de su mú­si­ca, la fa­ma y el amor, y có­mo cam­bia to­do cuan­do lle­ga el éxi­to.

-¿Sen­tís que hay al­gún pun­to de co­ne­xión en­tre el ar­gu­men­to y tu ca­rre­ra?

-Me pa­sa que mu­chos chi­cos ven el trái­ler y se sien­ten iden­ti­fi­ca­dos con es­to del mun­do del ar­tis­ta, que a ve­ces sa­le y a ve­ces no, ha­cés un te­ma y la pe­gás y, otras, no lo es­cu­cha na­die. Cuan­do arran­cás sos inex­per­to, pue­den es­ta­far­te, a me­di­da que pa­sa el tiem­po te vas dan­do cuen­ta de al­gu­nas si­tua­cio­nes, pe­ro al prin­ci­pio es muy di­fí­cil.

-Si no la sa­bés ma­ne­jar, ¿la fa­ma pue­de ser com­pli­ca­da?

-La pe­lí­cu­la tam­bién ha­bla de eso, no es na­da fá­cil. So­bran los ejem­plos, Amy Win­hou­se fue un ca­so: una vez que lo­gró el éxi­to, no pu­do ma­ne­jar­lo.

-¿Qué fue lo que más te atra­jo del ar­gu­men­to?

-Uno de los pi­la­res que me con­ven­ció fue el po­der in­vo­lu­crar­me en la com­po­si­ción de las can­cio­nes. Es­toy en el ar­ma­do del dis­co. Ob­via­men­te, se cuen­tan his­to­rias des­de un per­so­na­je y no des­de Fran­co, no es­toy tan ex­pues­to en ese sen­ti­do, pe­ro en las le­tras uno le po­ne lo pro­pio, la mú­si­ca es muy in­tere­san­te, pa­sa por mu­chos gé­ne­ros, el prin­ci­pal es el rock, pe­ro tie­ne ba­la­das y elec­tró­ni­ca. Y que Noel Schajris, de Sin ban­de­ra, ha­ya com­pues­to la can­ción prin­ci­pal, So­lo el amor, es bue­ní­si­mo.

-Com­po­nés, ac­tuás, to­cás, can­tás, ¿có­mo lo vi­vis­te?

-Fue un lin­do pro­ce­so, un gran tra­ba­jo du­ran­te to­do el ro­da­je. Po­cas ve­ces pa­sa de te­ner la opor­tu­ni­dad de com­po­ner, to­car, can­tar y ac­tuar, to­do en el mis­mo lu­gar. A ni­vel mu­si­cal tam­bién sig­ni­fi­có un desafío, por­que no es­toy acos­tum­bra­do a can­tar rock y, po­ner­me en la piel de un roc­ke­ro, es­tu­vo bue­ní­si­mo.

-Otro pun­to cen­tral en la pe­lí­cu­la es el de las re­des so­cia­les, ¿es­tás muy pen­dien­te?

-Las re­des so­cia­les a ve­ces son una fan­ta­sía. Un día sos lin­do, sos per­fec­to, sos to­do, y en el mis­mo mo­men­to, subís una can­ción, no les gus­tó y sos una ba­su­ra. Hay tan­ta agre­sión in­ne­ce­sa­ria, tan­to bull­ying, que se con­vier­ten en una he­rra­mien­ta de po­der muy gran­de. El año pa­sa­do, con va­rios ac­to­res, hi­ci­mos una cam­pa­ña con­tra la vio­len­cia de las re­des, tra­tan­do de dar un men­sa­je po­si­ti­vo. Por­que tam­bién hay co­sas lin­das.

-Esos co­men­ta­rios ne­ga­ti­vos, ¿te afec­tan?

-Te­nés que po­der ver la esen­cia más allá de to­do, co­mo sos co­mo per­so­na, tus va­lo­res, to­dos esos con­di­men­tos. No sa­lir­te del eje, po­der mi­rar pa­ra aden­tro y de­cir `yo soy es­to, des­pués vie­ne to­do lo de­más`. Al­go pa­re­ci­do pa­sa con la fa­ma, que es efí­me­ra, hoy es­tás en un lu­gar, ma­ña­na en otro. La cla­ve es te­ner cla­ro dón­de es­ta­bas an­tes de pa­rar­te en esos dos ex­tre­mos. Por eso, mi fa­mi­lia y mis ami­gos de to­da la vi­da me ayu­dan día a día, son mi ca­ble a tie­rra.

-Co­mo si fal­ta­ra al­go, es­tás en ple­na gra­ba­ción de Cam­pa­nas en la no­che, la ti­ra de Te­le­fé, que se es­tre­na en 2019…

-Ter­mi­na­mos a fin de año y se va a ver el año que vie­ne, el elen­co es bue­ní­si­mo. Va a ser una gran apues­ta, con Fe­de­ri­co Ama­dor, Es­te­ban La­mot­he y Ca­lu Rivero.

-Con tan­to tra­ba­jo, ¿te­nés tiem­po de se­guir to­can­do con tu her­ma­na en la ban­da Té pa­ra tres?

-Mi­la­gros, mi her­ma­na, em­pe­zó a dar sus pri­me­ros pa­sos co­mo ac­triz. Es­tá en­fo­ca­da en otra co­sa, pe­ro to­do el tiem­po nos en­con­tra­mos y to­ca­mos. So­mos una fa­mi­lia muy mu­si­cal.

-Ca­si lle­gan­do a fin de año, ¿qué ba­lan­ce ha­cés?

-Es­toy fe­liz y muy agra­de­ci­do a la gen­te, fue un año in­ten­so, pe­ro es­toy dis­fru­ta­do to­do lo que me es­tá pa­san­do. Ca­da pro­yec­to me va de­jan­do un apren­di­za­je muy gran­de, sien­to que si­go for­mán­do­me. Uno tie­ne ale­grías y tris­te­zas, por su­pues­to, co­mo to­do el mun­do, pe­ro dis­fru­to a pleno ca­da mo­men­to.

-Im­po­si­ble no ter­mi­nar la no­ta ha­blan­do del co­ra­zón, des­pués de ter­mi­nar tu ro­man­ce con Can­de Ti­ne­lli, ¿hay nue­vo amor?

-Es­toy sol­te­ro, sin apu­ro, el amor lle­ga­rá cuan­do ten­ga que lle­gar.

“LAS RE­DES SO­CIA­LES A VE­CES SON UNA FAN­TA­SÍA. UN DÍA SOS LIN­DO, SOS PER­FEC­TO, SOS TO­DO, Y EN EL MIS­MO MO­MEN­TO SUBÍS UNA CAN­CIÓN, NO LES GUS­TÓ Y SOS UNA BA­SU­RA”.

FO­TOS: JO­SÉ TOLOMEI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.