AC­TUA­LI­DAD. “NO FUERZO LA REALI­DAD. EN LA VI­DA HAY MU­CHOS RO­MAN­CES DE PE­LÍ­CU­LA”.

La es­cri­to­ra Glo­ria Ca­sa­ñas nos com­par­te su mi­ra­da del gé­ne­ro li­te­ra­rio ro­mán­ti­co.

Luz - - SUMARIO - –PA­BLO STEINMANN.

No se lle­va bien con los nú­me­ros pe­ro hoy en día las ci­fras (re­don­das, en­ci­ma) la per­si­guen. Aca­ba de cum­plir una dé­ca­da co­mo es­cri­to­ra y el aniversario lle­gó de la mano de su dé­ci­mo li­bro: La mi­ra­da del pu­ma, no­ve­la que res­ca­ta en­ci­ma a va­rios per­so­na­jes de aquel pri­mer y exi­to­so de­but, En alas de la se­duc­ción. “La em­pe­cé a es­cri­bir ape­nas ter­mi­né esa no­ve­la pe­ro por una u otra ra­zón, siem­pre que­da­ba pos­ter­ga­da. Pe­ro no aban­do­na­da, así que me gus­ta pen­sar que por fin ter­mi­né la no­ve­la más lar­ga del mun­do…”, bro­mea es­ta abo­ga­da y do­cen­te de pro­fe­sión que re­cién se con­vir­tió en es­cri­to­ra cuan­do sus ex com­pa­ñe­ras del fo­ro de lec­tu­ra Gau­chas Ro­mán­ti­cas (don­de se co­men­ta­ban las no­ve­las ro­mán­ti­cas de nues­tro país) la ani­ma­ron mos­trar sus pro­pias crea­cio­nes. Au­to­ra “tar­día”, hoy Glo­ria es to­da una re­fe­ren­te del gé­ne­ro y, co­mo tal, con­cen­tra mu­chí­si­ma aten­ción con ca­da una de sus obras. Su mé­to­do de tra­ba­jo es muy “sim­ple”: evi­ta siem­pre el sín­dro­me de la ho­ja en blanco. “Só­lo me sien­to fren­te a la compu­tado­ra cuan­do ya ten­go las ideas or­de­na­das en la ca­be­za y pue­do sol­tar to­do co­mo un to­rren­te. Es un po­co des­or­de­na­do pe­ro me re­sul­ta, so­bre to­do por­que si­go te­nien­do otras ac­ti­vi­da­des en mi vi­da que me di­fi­cul­tan una ru­ti­na fi­ja de es­cri­tu­ra dia­ria”, ex­pli­ca.

-¿Qué otras ac­ti­vi­da­des te lle­van el día?

-Más allá de la ca­sa, mi fa­mi­lia y los perros, doy cla­ses en la Fa­cul­tad de De­re­cho. Y por si fue­ra po­co

aho­ra vol­ví a es­tu­diar…. Te­nía ha­ce tiem­po una asig­na­tu­ra pen­dien­te con las Cien­cias Na­tu­ra­les (es­tu­dié An­tro­po­lo­gía y De­re­cho) así que fi­nal­men­te me ani­mé y es­toy ha­cien­do la tec­ni­ca­tu­ra de In­tér­pre­te Na­tu­ra­lis­ta. Es una ca­rre­ra li­ga­da al con­ser­va­cio­nis­mo que me en­can­ta y que no tie­ne tan­ta ma­te­má­ti­ca (ma­te­ria que de­tes­to) co­mo las otras op­cio­nes que ha­bía eva­lua­do. La ha­go en la So­cie­dad Aves Ar­gen­ti­nas de la que soy miem­bro ha­ce ra­to. Co­mo ve­rás, la na­tu­ra­le­za me apa­sio­na. Por eso tie­ne tan­ta pre­sen­cia en mis li­bros.

-Al­gu­na vez te es­cu­ché de­cir que nun­ca tu­vis­te la ilu­sión de ser es­cri­to­ra. ¿Fue tan así real­men­te?

-Te lo ju­ro, nun­ca pa­só por mi ca­be­za esa idea. Siem­pre me gus­tó es­cri­bir pa­ra mí. Re­cuer­do que de chica imi­ta­ba mu­cho el estilo de Mark Twain, mi ído­lo de ju­ven­tud. Pe­ro nun­ca es­cri­bí pen­sa­do que al­gún día po­dría ser… No. De he­cho mi pri­mer li­bro lle­gó por in­sis­ten­cia de mu­chas amigas, co­sa que agra­dez­co in­fi­ni­ta­men­te por­que a par­tir de ahí descubrí al lec­tor, al otro. Y esa mi­ra­da, es su­ma­men­te en­ri­que­ce­do­ra, ne­ce­sa­ria.

-Ha­blan­do del otro, te me­tis­te en un gé­ne­ro con mu­cha ma­la pren­sa…

-Sí. Igual sien­to que eso es­tá cam­bian­do. Un po­co por el éxi­to, que es irre­fu­ta­ble, y otro po­co por­que ca­da vez hay más au­to­ras que se vuel­can a es­te ti­po de his­to­rias y lo ha­cen real­men­te muy bien. Hay una suer­te de ma­chis­mo en es­to de en­sa­ñar­se tan­to con la li­te­ra­tu­ra ro­mán­ti­ca. Que tam­bién par­te de una vi­sión muy par­cial y erra­da ya que yo ten­go mu­chí­si­mos lec­to­res hom­bres. Me es­cri­ben se­gui­do y con muy bue­nos co­men­ta­rios. Nun­ca me hi­ce car­go de los pre­jui­cios aje­nos, bas­tan­te ten­go con los míos.

-¿Có­mo te lle­vás con tus co­le­gas de gé­ne­ro?

-Muy bien. Ten­go muy buen tra­to con mu­chas y con al­gu­nas una amis­tad pro­fun­da. Con Flo­ren­cia Bo­ne­lli, por ejem­plo, de quien soy ín­ti­ma ami­ga des­de an­tes de con­ver­tir­nos en co­le­gas, lo mis­mo que con Gabriela Exi­lart. Con ellas me reúno y ha­bla­mos de la vi­da, no de no­ve­las.

-¿No hay com­pe­ten­cia en­tre us­te­des?

-No. In­clu­so mu­chas ve­ces sa­li­mos ca­si al mis­mo tiem­po con un li­bro nue­vo y no pa­sa na­da. Yo sien­to que los lec­to­res de no­ve­la ro­mán­ti­ca lo que más quie­ren es se­guir le­yen­do. Es­tán ávi­dos de his­to­rias, ter­mi­nan un li­bro y en­se­gui­da bus­can otro. Nues­tra lec­tu­ra se po­ten­cia, no se es­ca­ti­ma. Y una co­sa más: pue­de es­tar mer­man­do la ven­ta de li­bros, pe­ro no la lec­tu­ra. Los lec­to­res se las in­ge­nian ca­da vez más pa­ra se­guir le­yen­do, se pres­tan los li­bros, van a bi­blio­te­cas y, so­bre to­do, acu­den a los for­ma­tos di­gi­ta­les.

-¿El fi­nal fe­liz es una re­gla de oro en las no­ve­las ro­mán­ti­cas?

-En el ro­man­ti­cis­mo clá­si­co no, de he­cho allí el amor siem­pre tie­ne un signo trá­gi­co, pe­ro hoy en día no pue­do de­jar de ver al fi­nal fe­liz co­mo una es­pe­cie de sal­va­ta­je. Hay una sen­sa­ción la­ten­te que te em­pu­ja a de­cir: “por lo me­nos que el amor triun­fe”. Pue­de ha­ber dra­ma, sí, y en mis no­ve­las hay bas­tan­te dra­ma, pe­ro el amor en de­fi­ni­ti­va tie­ne que triun­far. Por su­pues­to que es­to es lo más nos cri­ti­can. Pa­ra em­pe­zar, nos acu­san de for­zar la reali­dad. Pe­ro pa­ra mí no es así. Yo co­noz­co mu­chí­si­mos ro­man­ces de no­ve­la en la vi­da real y con fi­na­les fe­li­ces.

-¿Creés que tus lec­to­ras te re­pro­cha­rían si rom­pés esa re­gla?

-Sí, sin du­da. ¡Y ten­drían mu­cha ra­zón! (ríe).

“MI PRI­MER LI­BRO LLE­GÓ POR IN­SIS­TEN­CIA DE MU­CHAS AMIGAS, CO­SA QUE AGRA­DEZ­CO IN­FI­NI­TA­MEN­TE POR­QUE A PAR­TIR DE AHÍ DESCUBRÍ AL LEC­TOR, AL OTRO”.

La mi­ra­da del pu­ma mar­ca el re­gre­so de Glo­ria a Los No­tros, el pue­blo pa­ta­gó­ni­co don­de trans­cu­rrió su pri­me­ra no­ve­la, En alas de la se­duc­ción. Si bien apa­re­cen va­rios de los per­so­na­jes de ese de­but, se su­man mu­chos más y se am­plía la lí­nea de tiem­po, lle­gan­do a la ac­tua­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.