GOUR­MET. CO­MER RICO Y SANO ES PO­SI­BLE.

Así lo di­ce (y de­mues­tra) Sil­va­na Ra­ba­llo, crea­do­ra de Good&Green.

Luz - - SUMARIO - -ANDREA ARBELAIZ.

En lo que fue­ra una an­ti­gua es­ta­ción del Tren de la Cos­ta en Vic­to­ria, hoy fun­cio­na un amo­ro­so res­tau­ran­te que po­ne el fo­co en lo sa­lu­da­ble. Su crea­do­ra es Sil­va­na Ra­ba­llo, con am­plia tra­yec­to­ria en co­ci­na or­gá­ni­ca y yo­ga, y des­de allí brin­da un es­pa­cio sim­ple, cá­li­do y muy aco­ge­dor que in­vi­ta a acer­car­se de ma­ne­ra de­li­cio­sa a lo que nos ha­ce bien.

Ya na­die lo dis­cu­te. Cri­sis es opor­tu­ni­dad y pa­ra Sil­va­na Ra­ba­llo la in­sa­tis­fac­ción que sen­tía fren­te a los pa­ra­dig­mas in­cul­ca­dos des­de ni­ña (re­li­gión, edu­ca­ción, es­truc­tu­ras muy rí­gi­das) sir­vió co­mo mo­tor pa­ra aven­tu­rar­se en un ca­mino de bús­que­da. “Así em­pe­cé con el yo­ga y al prac­ti­car­lo se­ria­men­te me di cuen­ta de que no me al­can­za­ba. Ne­ce­si­ta­ba ali­men­tar­me de otra ma­ne­ra pa­ra lo­grar el es­ta­do de me­di­ta­ción pos cla­se y vi­brar más su­til­men­te pa­ra aca­llar la men­te”, cuen­ta es­ta crea­do­ra em­pre­sa­ria que, ya vol­ca­da de lleno al mun­do or­gá­ni­co, creó Good&Green: un en­can­ta­dor res­tó en la es­ta­ción Ma­ri­na Nue­va, del Tren de la Cos­ta, en Vic­to­ria. Con mu­cha pa­sión por lo que ha­ce, y ayu­da de su hi­ja (crea­do­ra de Hau­la­ni he­la­dos, tam­bién or­gá­ni­cos) pro­mue­ve to­do el tiem­po un me­nú sa­lu­da­ble y muy, pe­ro muy es­té­ti­co. Sen­ci­lla­men­te por­que Sil­va­na sa­be muy bien que co­mer rico y sano es al­go po­si­ble y que las re­ce­tas que fa­vo­re­cen la sa­lud no ne­ce­sa­ria­men­te tie­nen que ser po­co es­té­ti­cas. En cuan­to a be­lle­za, va­le acla­rar que los pla­tos van en sin­to­nía con el es­pa­cio, que es su­ma­men­te agra­da­ble, aco­ge­dor y que in­vi­ta a de­gus­tar tran­qui­la­men­te las de­li­cias que ema­nan de la co­ci­na. “Siem­pre me gus­ta­ron los lu­ga­res lu­mi­no­sos -cuen­ta Ra­ba­llo al re­fe­rir­se a su lin­do res­tau­ran­te- con co­lo­res cla­ros y ma­te­ria­les no­bles al tac­to” Una pre­mi­sa que cum­ple de ma­ra­vi­lla con me­sas y si­llas cla­ras, pin­tu­ras en las pa­re­des y me­si­tas de me­tal que se dis­tri­bu­yen por la en­tra­da, el deck la­te­ral y has­ta en el an­dén, muy cer­qui­ta de don­de pa­sa el tren. La at­mós­fe­ra es­tá bien lo­gra­da y por ello la ma­yo­ría de las per­so­nas que se acer­ca es gen­te cons­cien­te de que “so­mos lo que co­me­mos” y que bus­ca no ha­cer da­ño al pla­ne­ta ni a sí mis­mo. Ade­más de exi­gir un lu­gar be­llo, con bue­na ener­gía y con lim­pie­za im­pe­ca­ble. En­tre sus pla­tos hay lan­gos­ti­nos y na­chos con hum­mus co­mo pa­ra en­trar en el pi­co­teo, pe­ro tam­bién prin­ci­pa­les co­mo ri­sot­to cro­can­te, pe­chu­gui­tas con ve­ge­ta­les gri­lla­dos, pas­ta con Por­to­be­llos y wok de arroz ya­ma­ni, en­tre otros . Quien vi­si­te el lu­gar se lle­va­rá una gra­ta sorpresa tam­bién con el mar­ket que ro­dea las me­sas, re­ple­to de op­cio­nes or­gá­ni­cas en té, ha­ri­nas, ca­cao, be­bi­das, he­la­dos y has­ta pro­duc­tos de be­lle­za. Pe­ro lo que es im­per­di­ble son los ju­gos y li­cua­dos. Hay de to­das las fru­tas pe­ro los blend son los me­jo­res. El de ma­ra­cu­yá y ba­na­na es una de­li­cia pa­ra re­pe­tir. Aun­que fun­cio­na to­dos los días, es fa­bu­lo­so pa­ra fi­nes de se­ma­na re­la­ja­dos. Un lu­gar pa­ra agen­dar y dis­fru­tar en fa­mi­lia, en especial en es­tos días de pri­ma­ve­ra que in­vi­tan a co­nec­tar­se con lo na­tu­ral y lo que nos ha­ce bien.

SIL­VA­NA RA­BA­LLO

CREA­DO­RA DE GOOD&GREEN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.