VIA­JE. RÍO MU­SI­CAL.

Los ecos de la bos­sa no­va son el hi­lo con­duc­tor de un via­je dis­tin­to por una ciu­dad que to­dos aman: Río de Janeiro.

Luz - - SUMARIO - -MALEN LESSER (des­de Río de janeiro)

El po­der de evo­ca­ción de la mú­si­ca es más que co­no­ci­do: una me­lo­día es ca­paz de trans­por­tar a al­guien a un lu­gar, a una vi­ven­cia, a un cli­ma y re­me­mo­rar emo­cio­nes. Es así co­mo los pri­me­ros acor­des de un tan­go nos acer­can a Bue­nos Ai­res; el es­truen­do de las trom­pe­tas y el sa­xo­fón de un jazz, a Chica­go, o la pla­ci­dez pe­ga­di­za de la bos­sa no­va, a la ciu­dad de Río de Janeiro, Bra­sil. Ya en­trar en con­tac­to con la cul­tu­ra ca­rio­ca es in­gre­sar a un mun­do de aro­mas, sa­bo­res, pai­sa­jes, sen­sa­cio­nes y me­lo­días, pe­ro no siem­pre co­no­ce­mos un lu­gar a tra­vés de su mú­si­ca. Por es­to la pro­pues­ta re­sul­ta tan atrac­ti­va. En su aniversario nú­me­ro 10, Airbnb im­pul­sa Airbnb Ex­pe­rien­cies. Es un mo­do di­fe­ren­te de ha­cer tu­ris­mo en to­dos los des­ti­nos, de la mano de un host, que es el an­fi­trión que con­du­ce al tu­ris­ta a vi­vir la ex­pe­rien­cia acer­ca de al­gu­na te­má­ti­ca, en es­te ca­so es­te rit­mo mu­si­cal, co­mo só­lo un ha­bi­tan­te ori­gi­nal pue­de co­no­cer, y dar a co­no­cer. El an­fi­trión bron­cea­do y de tono afa­ble con­du­ce a los tu­ris­tas a tra­vés de las ca­lles que ya son un ícono en el mun­do por sus tí­pi­cas ve­re­das con on­das en blanco y ne­gro. Se ha­ce lla­mar Ce­ce­lo y pa­re­ce mo­ver­se al son de los pá­ja­ros y las olas. En ese rit­mo apa­ci­ble que dio ori­gen al gé­ne­ro, que to­mó el pai­sa­je, la be­lle­za de sus atar­de­ce­res y su ca­den­cia co­mo ma­te­ria pri­ma.

Es gui­ta­rris­ta pro­fe­sio­nal, tra­ba­ja con los más gran­des mú­si­cos de su ge­ne­ra­ción y es ex­per­to en el mo­do de vi­da del lu­gar que le dio nom­bre a una de las más me­mo­ra­bles can­cio­nes de es­te gé­ne­ro mu­si­cal: Ga­ro­ta de Ipa­ne­ma. Co­no­ce los se­cre­tos de ges­ta­ción de es­te estilo que se

ta­ra­rea ape­nas se pi­sa Río de Janeiro, cui­dad fa­mo­sa por las be­llí­si­mas cos­tas de Co­pa­ca­ba­na, Ipa­ne­ma, Le­blón y Ba­rra da Ti­ju­ca, en­tre otras. RUA VINÍCIUS DE MORAES Con el tiem­po, los ba­res, clu­bes de fa­ná­ti­cos y los de­par­ta­men­tos de cla­se me­dia se fue­ron trans­for­man­do en san­tua­rios tu­rís­ti­cos. Por eso, la pri­me­ra pa­ra­da se­rá en la ca­lle Vinícius de Moraes, nú­me­ro 49. Poe­ta e in­tér­pre­te ca­rio­ca, na­ció en una fa­mi­lia de mú­si­cos. En 1950 es­cri­bió su pri­me­ra sam­ba Quan­do tu pas­sas por mim­que, que se gra­bó en 1953, cuan­do se fue a vi­vir a Fran­cia co­mo di­plo­má­ti­co. La sam­ba es lo que da­rá ori­gen a lo nue­vo, a la bos­sa no­va, una fu­sión en­tre el jazz y el blues ame­ri­cano y la sam­ba ca­rio­ca.

En 1959 Moraes en­tró en con­tac­to con Tom Jo­bim (com­po­si­tor, arre­glis­ta y can­tan­te), con quién ini­ció una amis­tad que, lue­go, con la in­cor­po­ra­ción de Joao Gil­ber­to da­ría lu­gar al mo­vi­mien­to de re­no­va­ción bra­si­le­ña.

La pro­duc­ción de esa unión ar­tís­ti­ca fue im­pre­sio­nan­te. Vi­ni­cius os­ten­ta el im­pre­sio­nan­te nú­me­ro de más de 400 can­cio­nes gra­ba­das, de las cua­les la más fa­mo­sa es Ga­ro­ta de Ipa­ne­ma, com­par­ti­da con Tom Jo­bim, el au­tor de la mú­si­ca. El nom­bre de la rua se de­be en­ton­ces a un ho­me­na­je de lo que ocu­rrió justo allí, en esa es­qui­na. En el res­tau­rant Ga­ro­ta de Ipa­ne­ma, con es­tas dos fi­gu­ras co­mo pro­ta­go­nis­tas.

Así, el guía pro­po­ne ima­gi­nar cual­quier tar­de ca­lu­ro­sa allí, só­lo que co­rría el ve­rano del año 1962. La en­so­ña­ción y el en­can­to en­vuel­ven de pron­to la te­rra­za del bar, lla­ma­do Bar Ve­lo­so an­tes de su con­sa­gra­ción co­mo hi­to y le­yen­da. Vi­ni­cius y Jo­bim sen­ta­dos allí, di­vi­sa­ron una mu­cha­cha lla­ma­da He­lo Pin­hei­ro, her­mo­sa en su ado­les­cen­cia y sur­gió na­tu­ral­men­te qué coi­sa mais lin­da, mais­cheia de gra­ca. El tí­tu­lo ori­gi­nal fue Me­ni­na que pas­sa. ES­TA­TUA DE TOM JO­BIM Lue­go de esa es­ce­na, se ha­brán ale­ja­do los ami­gos, con la gui­ta­rra al hom­bro, tal co­mo se lo in­mor­ta­li­za a Jo­bim con la es­ta­tua en ta­ma­ño na­tu­ral de ar­ci­lla y bron­ce que es­tá so­bre la ave­ni­da cos­te­ra Viei­ra Sou­to en Ipa­ne­ma. Rea­li­za­da por la ar­tis­ta Ch­ris­ti­na Mot­ta. Ubi­ca­da en la en­tra­da del Ar­poa­dor y en­car­ga­da por la mu­ni­ci­pa­li­dad en di­ciem­bre de 2014, du­ran­te el vi­gé­si­mo aniversario de su tem­pra­na muer­te (67) es un em­ble­ma de la cui­dad. Cuen­ta la le­yen­da que de ado­les­cen­te era su zo­na fa­vo­ri­ta pa­ra ir de pes­ca, don­de cap­tu­ra­ba cai­ma­nes y pe­ces. Su ver­da­de­ro nom­bre era An­tô­nio Carlos Bra­si­lei­ro de Almeida Jo­bim (1927-1994). Y en la Rua Ba­rão da To­rre, 107 es­ta­ba la ca­sa don­de vi­vía en el mis­mo ba­rrio que Vi­ni­cius que re­si­día en Hen­ri­que Du­mont de Ipa­ne­ma. En la en­tra­da pue­de ver­se una placa

“EN RÍO LA ALE­GRÍA DE VI­VIR CONVIVE CON LA PO­BRE­ZA Y LA VIO­LEN­CIA. EN LA MÚ­SI­CA SE DA UNA CON­TRA­DIC­CIÓN SI­MI­LAR. HAY UN CON­TRAS­TE EN­TRE LA RUI­DO­SA Y ANI­MA­DA SAM­BA Y LA PA­CÍ­FI­CA Y MELANCÓLICA BOS­SA NO­VA”

que lo ca­li­fi­ca co­mo poe­ta, com­po­si­tor y maes­tro. Con­si­de­ra­do el pa­dre de la bos­sa no­va jun­to a Joáo Gil­ber­to y Vi­ni­cius de Moraes. LA­GOA RO­DRI­GO DE FREI­TAS Río de Janeiro es una ciu­dad ex­ten­sa, ex­pre­si­va, hip­nó­ti­ca e in­ten­sa. Bohemios, ar­tis­tas y poe­tas con­vi­vían con los ha­bi­tan­tes de las fa­ve­las. Y la ale­gría de vi­vir, la fies­ta y el car­na­val con la po­bre­za y la vio­len­cia, si­tua­da en las la­de­ras de las co­li­nas. En la mú­si­ca se da una con­tra­dic­ción si­mi­lar. Hay un con­tras­te en­tre la rui­do­sa y ani­ma­da sam­ba y la pa­cí­fi­ca y melancólica bos­sa no­va, que tu­vo su má­xi­mo es­plen­dor al ini­cio de la dé­ca­da el 60. Por eso la ru­ta in­clu­ye la vis­ta que hay en la La­goa Ro­dri­go de Frei­tas, don­de la fi­sio­no­mía de la cui­dad se apre­cia a la per­fec­ción. Tam­bién lle­ga a com­pren­der­se la au­sen­cia de es­tri­den­cias que tie­ne es­te estilo vs. el de la sam­ba en to­das sus va­rian­tes (es­cue­la de sam­ba, sam­ba can­ción, sam­ba de bre­que). La anéc­do­ta es que la bos­sa no­va se can­ta­ba du­ran­te el día, en la pla­ya, pe­ro du­ran­te la noche en en­cuen­tros en­tre ami­gos en los de­par­ta­men­tos pe­que­ños de cla­se me­dia don­de vi­vían és­tos jó­ve­nes. Y por eso, com­po­nían ca­si en un su­su­rro, ras­guean­do sua­ve­men­te la gui­ta­rra, de mo­do que no mo­les­ta­ra a sus ve­ci­nos. ES­TU­DIO DE MÚ­SI­CA DO ANFITRIÃO El re­co­rri­do con­clu­ye con un re­pa­so en vi­vo de la his­to­ria y las dis­tin­tas fa­ses por las que pa­só el gé­ne­ro has­ta ser con­si­de­ra­do tal, a car­go de Ce­ce­lo en su es­tu­dio de gra­ba­ción. Con su gui­ta­rra de­mues­tra a los tu­ris­tas co­mo ca­si to­do pue­de ser bos­sa­no­vea­do: Ro­lling Sto­nes, The Beatles, y otras can­cio­nes a pe­di­do son to­ca­das en el mo­men­to en cla­ve de bos­sa. Por úl­ti­mo, se de­di­ca a emu­lar un te­ma de ca­da uno de los gran­des: João Do­na­to, Eli­zeth Car­do­so, Na­ra Leão, Carlos Ly­ra, y Ro­ber­to Me­nes­cal. To­dos ellos hi­cie­ron que la sua­vi­dad de un su­su­rro se con­vir­tie­ra en un estilo no­ve­do­so de mú­si­ca, que se ex­por­tó al mun­do y fue fu­ror por su be­lle­za, sen­ci­llez y con­tras­te.

Así ter­mi­na un iti­ne­ra­rio mu­si­cal en don­de ca­da tu­ris­ta si­gue las pi­sa­das de los que lo an­te­ce­die­ron en la his­to­ria pa­ra trans­for­mar con su ima­gi­na­ción el pre­sen­te y en­con­trar­se con el al­ma de los ar­tis­tas que con­vir­tie­ron la be­lle­za de las pla­yas en can­ción.

HI­TO. A 60 años de su muer­te Río de­ci­dió ha­cer­le un ho­me­na­je a unos de sus gran­des y cons­tru­yó en Ipa­ne­ma fren­te a la pla­ya es­ta es­ta­tua de Tom Jo­bim.

LA POS­TAL. La La­goa Ro­dri­go de Frei­tas es un pa­seo obli­ga­do pa­ra te­ner la fi­so­no­mía per­fec­ta de Río de Janeiro: agua, mon­ta­ñas, ve­ge­ta­ción y el Cris­to Re­den­tor.

GRAN­DES RE­FE­REN­TES. Tom Jo­bim y Vi­ni­cius de Mo­rais en ple­na tar­de de mú­si­ca y amis­tad. Arr. Ce­ce­lo, un ar­tis­ta ac­tual re­fe­ren­te de es­te rit­mo.

¡A CO­MER! El bar Ga­ro­ta de Ipa­ne­ma se ins­pi­ró la fa­mo­sa can­ción. So­bre la rua Vi­ni­cius de Moraes hay mu­chí­si­mos lo­ca­les en don­de se pue­den dis­fru­tar bri­ga­dei­ros, chu­pi­tos tra­di­cio­na­les y bue­na mú­si­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.