“HOY LAS MU­JE­RES PUE­DEN TE­NER EL CUER­PO QUE DESEEN”

Luz - - BELLEZA - -MA­RIA­NA COMOLLI

EL MÉ­DI­CO CI­RU­JANO SUNEEL CHILUKURI, UN ES­TA­DOU­NI­DEN­SE DESCENDIENTE DE IN­DIOS, ASE­GU­RA QUE CON UNA COM­BI­NA­CIÓN DE TEC­NO­LO­GÍAS, EL EN­VE­JE­CI­MIEN­TO FA­CIAL Y COR­PO­RAL PUE­DE SER PAR­TE DEL PA­SA­DO. PRE­SEN­TE Y FU­TU­RO DE LA ES­TÉ­TI­CA FE­ME­NI­NA EN UNA CHAR­LA CON UN RE­FE­REN­TE IN­TER­NA­CIO­NAL.

Eli­za­beth Tay­lor di­jo que cuan­do una mu­jer cum­ple 40 años y su ca­ra lu­ce bien, es por­que su co­la no es­tá na­da bien. Ella sos­te­nía que a par­tir de los 40, era im­po­si­ble es­tar es­plén­di­da en am­bos ´fren­tes´. Te­nía ra­zón. Ha­ce al­gu­nas dé­ca­das, las del­ga­das so­lían te­ner ros­tros arru­ga­dos y las gor­di­tas no se arru­ga­ban tan­to. La tec­no­lo­gía mo­di­fi­có ra­di­cal­men­te eso. Hoy las mu­je­res pue­den te­ner el cuer­po que deseen.” Es­ta in­quie­tan­te afir­ma­ción sa­le de la bo­ca del Dr. Suneel Chilukuri, mé­di­co egre­sa­do de la Uni­ver­si­dad de Ya­le y ac­tual di­rec­tor de ci­ru­gía cos­mé­ti­ca de Re­fresh Der­ma­to­logy, en Hous­ton, EEUU. Sen­ta­do en un sillón del Ho­tel Fae­na, es­te ex pre­si­den­te de la Li­ga In­ter­na­cio­nal de Ci­ru­gía Der­ma­to­ló­gi­ca y Es­té­ti­ca, vi­si­ta por pri­me­ra vez Ar­gen­ti­na y nos ex­pli­ca có­mo cam­bió y se­gui­rá cam­bian­do la cien­cia en ma­te­ria de es­té­ti­ca.

-¿Qué por­cen­ta­je de pro­duc­tos de es­té­ti­ca cree que fun­cio­na real­men­te?

-Di­ría que el 5 por cien­to, o me­nos. El res­to es mar­ke­ting.

-¿Y có­mo po­de­mos sa­ber si es­ta­mos eli­gien­do co­rrec­ta­men­te?

-Yo sue­lo plan­tear: “Si te­nés di­ne­ro pa­ra in­ver­tir en tu be­lle­za, ¿vas a la far­ma­cia o al der­ma­tó­lo­go?” Con la can­ti­dad de ofer­tas que hay en el mer­ca­do, yo acon­se­jo con­sul­tar con mé­di­cos. Ellos sa­ben real­men­te qué pro­duc­tos son bue­nos y acon­se­jan en ba­se a las ne­ce­si­da­des de ca­da cuer­po.

-Al­gu­nos pro­fe­sio­na­les de la sa­lud di­cen que los mé­di­cos sal­van vi­das y los ci­ru­ja­nos es­té­ti­cos “cam­bian vi­das”. ¿Coin­ci­de con esa con­cep­ción?

-Ab­so­lu­ta­men­te. Su­ce­de que cuan­do los mé­di­cos nos for­ma­mos en la uni­ver­si­dad, pen­sa­mos en sal­var vi­das, pe­ro no nos fo­ca­li­za­mos en el cos­ta­do emo­cio­nal de las per­so­nas. Los pri­me­ros años de mi vi­da me de­di­qué a cán­cer de piel. Si eli­mi­na­ba un cán­cer, sal­va­ba una vi­da. Aho­ra que lle­vo sie­te años tra­ba­jan­do so­la­men­te en es­té­ti­ca, veo cuán­to se pue­de ayu­dar a las per­so­nas a sen­tir­se me­jor con­si­go mis­mas. Es maravilloso por­que mi tra­ba­jo ac­tual tie­ne un in­men­so im­pac­to en la sa­lud emo­cio­nal.

-¿Qué lo hi­zo pa­sar del cán­cer a la es­té­ti­ca?

-El ve­loz avan­ce tec­no­ló­gi­co. Em­pe­cé a pen­sar qué po­día ha­cer pa­ra ob­te­ner re­sul­ta­dos qui­rúr­gi­cos con tec­no­lo­gía no qui­rúr­gi­ca, lo cual hoy es po­si­ble.

-¿Eso quie­re de­cir que se pue­de te­ner un cuer­po delgado y no arru­ga­do sin pa­sar por el qui­ró­fano? ¿Có­mo se lo­gra­ría?

-Con una com­bi­na­ción de téc­ni­cas. La es­té­ti­ca de hoy tie­ne que ver con no rea­li­zar ci­ru­gías, sino ac­cio­nes “des­de afue­ra”. Te­ne­mos lá­sers, ra­dio­fre­cuen­cia, to­xi­na bo­tu­lí­mi­ca y re­lle­nos. Con ese “pa­que­te de tec­no­lo­gías” no se ne­ce­si­tan ci­ru­gías. Pe­ro hay que com­bi­nar­las, una so­la no al­can­za. Y hay que agre­gar el cui­da­do de la piel, por su­pues­to.

-Mu­chas mu­je­res des­con­fían de la to­xi­na te­men ter­mi­nar con el ros­tro “du­ro”…

- La to­xi­na bo­tuí­mi­ca cam­bió el pa­ra­dig­ma es­té­ti­co, per­mi­tió que las arru­gas se so­lu­cio­nen sin ci­ru­gías. Es cier­to que al prin­ci­pio ha­bía ex­pre­sio­nes co­mo “con­ge­la­das”, pe­ro aho­ra eso ya no su­ce­de. Ade­más, lue­go vi­nie­ron otras dos “re­vo­lu­cio­nes”: el lá­ser y la ra­dio­fre­cuen­cia. Con esas tec­no­lo­gías aho­ra se ha­ce im­po­si­ble adi­vi­nar la edad que tie­ne una per­so­na. Cual­quier mu­jer que apli­que ese “pa­que­te” de tec­no­lo­gías a par­tir de hoy, pue­de con­ser­var su as­pec­to ac­tual el res­to de tu vi­da. In­clu­so en un tiem­po pue­de lu­cir más jo­ven que hoy. Eso es el fu­tu­ro.

-Y en mo­de­la­do cor­po­ral, ¿cuál es la úl­ti­ma no­ve­dad?

-Una má­qui­na lla­ma­da BTL EMS­culp, un pro­ce­di­mien­to no in­va­si­vo que per­mi­te desa­rro­llar múscu­lo y que­mar gra­sa si­mul­tá­nea­men­te (ver re­cua­dro). Se tra­ta de tec­no­lo­gía elec­tro­mag­né­ti­ca fo­ca­li­za­da de al­ta in­ten­si­dad (HIFEM®).

-¿Qué be­ne­fi­cios tie­ne?

-En un gim­na­sio po­dés con­traer en­tre un 27 y un 64 por cien­to de un múscu­lo. Es­ta má­qui­na pro­du­ce una con­trac­ción po­ten­te del cien por cien­to, al­go im­po­si­ble de lo­grar na­tu­ral­men­te, que ade­más no pro­du­ce do­lor y no im­pli­ca un es­fuer­zo. Es un gran ejem­plo de que la tec­no­lo­gía cam­bió ra­di­cal­men­te la es­té­ti­ca fe­me­ni­na. Y lo se­gui­rá ha­cien­do.

“SÓ­LO EL CIN­CO POR CIEN­TO DE LOS PRO­DUC­TOS DE ES­TÉ­TI­CA FUN­CIO­NA”, AD­VIER­TE EL ES­PE­CIA­LIS­TA, QUIEN ASE­GU­RA QUE “ES PO­SI­BLE TE­NER RE­SUL­TA­DOS QUI­RÚR­GI­COS CON TEC­NO­LO­GÍA NO INVASIVA”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.