Los chi­cos tam­bién se es­tre­san

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Por Lic. Ce­ci­lia Lo­te­ro*

El es­trés lo ex­pe­ri­men­ta­mos to­dos, tan­to adul­tos co­mo ni­ños reac­cio­na­mos a las ame­na­zas y a los desafíos co­ti­dia­nos. Cuan­do es­to su­ce­de en pe­que­ña es­ca­la pue­de ser, in­clu­so, un in­cen­ti­vo po­si­ti­vo en los chi­cos y mo­tor pa­ra ha­cer al­gu­nas ac­ti­vi­da­des co­mo es­tu­diar pa­ra una prue­ba, ha­cer los de­be­res o re­sol­ver al­gún pro­ble­ma con al­gún com­pa­ñe­ro. Pe­ro cuan­do es­te desafío se ex­tien­de en el tiem­po o cuan­do su­ce­de al­gún he­cho de al­to im­pac­to emo­cio­nal, es que apa­re­ce el es­trés.

Las cau­sas, tan­to en ni­ños co­mo ado­les­cen­tes, pue­den ser múl­ti­ples: des­de pro­ble­mas fa­mi­lia­res, mu­dan­zas, di­vor­cios de los pa­dres, si­tua­cio­nes trau­má­ti­cas al­re­de­dor, exi­gen­cias y pre­sio­nes tan­to fa­mi­lia­res co­mo es­co­la­res, el na­ci­mien­too de un her­mano, pro­ble­mas con su en­torno, de­ma­sia­das s ta­reas es­co­la­res o ex­tra­es­co­la­res e in­cluu­so, la ne­ce­si­dad de te­ner éxi­tos en to­do lo o que em­pren­de, pro­ba­ble­men­te pro­duc­to o de mu­cha exi­gen­cia fa­mi­liar.

Un chi­co que se sien­te es­tre­sa­do puee­de mos­trar las si­guien­tes con­duc­tas: es­tar ar sen­si­bles, irri­ta­bles y exal­tar­se por cua­lal­quier mo­ti­vo. Se preo­cu­pan en ex­ce­so por to­do lo que su­ce­de a su al­re­de­dor y mu­chas has ve­ces se sien­ten im­po­ten­tes por no po­der der re­sol­ver los pro­ble­mas que se les pre­sen­ta. nta. Tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra dor­mir y en oca­sio­sio­nes su­fren de pe­sa­di­llas. Co­mien­zan a te­ner ener mie­dos que pue­den ser re­cu­rren­tes o nue­vos. Mu­chas ve­ces es­to pro­vo­ca que se afe­rren más a sus pa­dres, pues no quie­ren es­tar so­los. Ma­ni­fies­tan do­lo­res de ca­be­za, pro­ble­mas es­to­ma­ca­les, pér­di­da o au­men­to del ape­ti­to, sin pre­sen­tar nin­gu­na en­fer­me­dad. Tie­nen ne­ce­si­dad de lla­mar la aten­ción com­pi­tien­do con sus her­ma­nos. Llo­ran fre­cuen­te­men­te y mu­chas ve­ces no sa­ben la cau­sa. Pa­san de la tris­te­za y an­gus­tia a sen­tir ra­bia, y re­tro­ce­den a com­por­ta­mien­tos in­fan­ti­les ya su­pe­ra­dos.

Pa­ra ayu­dar­los es im­por­tan­te brin­dar­les un es­pa­cio de co­mu­ni­ca­ción, afec­to y con­ten­ción don­de se sien­tan mo­ti­va­dos a mos­trar lo que les pa­sa, per­mi­tien­do que pue­dan re­co­no­cer, nom­brar, acep­tar y co­mu­ni­car­co sus emo­cio­nes de ma­ne­ra apra­pro­pia­da. De es­ta for­ma uno les ha­ce sab­sa­ber que siem­pre van a es­tar pre­sen­tes com­co­mo pa­dres y que pue­den con­tar con uno pa­pa­ra lo que ne­ce­si­ten. Tam­bién con­vie­ne ba­ba­jar las exi­gen­cias irra­cio­na­les que en oco­ca­sio­nes tie­nen los pa­dres con sus hi­jos. EnEn­se­ñar­les es­tra­te­gias sa­lu­da­bles pa­ra haha­cer fren­te a los pro­ble­mas de la vida co­con­tri­bui­rá a pre­pa­rar­los pa­ra ser ca­pa­ce­ces de ma­ne­jar cual­quier preo­cu­pa­ción queq en­fren­ten en el fu­tu­ro.

In­te­gran­te del equi­po pro­fe­sio­nal del

Ins­ti­tu­to de Psi­co­lo­gía Ar­gen­tino

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.